Sigue a Bebesymas

Natación durante el embarazo

Nadar es una práctica excelente; durante el embarazo lo es aún más. El agua es un medio maravilloso para ejercitarte porque te ofrece sostén y una relativa resistencia, que es lo que necesitas durante el período prenatal. Por otra parte, estar en forma es una gran ventaja para el parto. La natación puede ejercitarla cualquier mujer en estado normal de gravidez y sin historial de complicaciones.

Lo fundamental durante la etapa de gestación es que disfrutes y saques provecho de los ejercicios físicos seguros y realizados con moderación. No es momento para exigir a tu cuerpo con metas extremas. Las rutinas acuáticas son ideales, ya que te permiten mantener una condición física óptima sin demasiados esfuerzos.

*Nadar te aportará muchos beneficios*: aliviará la presión que soporta el área pélvica de tu cuerpo, en especial durante las últimas semanas de embarazo; tonificará tus músculos y permitirá que tus articulaciones se liberen; la posición horizontal de nado permitirá que el peso se reparta sin recargar una zona en particular; tu sistema cardiorespiratorio mejorará gracias a la actividad aeróbica; te permitirá controlar el peso; además, es placentero y colaborará para que te sientas ágil y activa.

Recuerda: permanece atenta a los procesos de tu cuerpo y jamás te ejercites sin la aprobación de tu médico.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario