Medicamentos en el embarazo: evitarlos en la medida de lo posible

Sigue a

medicamentos

Lo mejor cuando estamos buscando un bebé o quedamos embarazadas es dejar los medicamentos de lado y por supuesto, no automedicarse.

Lo más seguro es no tomarlos salvo que sea estrictamente necesario. Puede decirse que los medicamentos en el embarazo no son una necesidad sino un lujo. Por eso, lo más recomendable es evitarlos.

La mayoría de las molestias pueden tratarse con remedios naturales sin necesidad de tomar fármacos pues no se sabe hasta qué punto pueden llegar a afectar al feto.

Hace poco hablábamos de un estudio revelaba que el paracetamol, uno de los medicamentos considerado inofensivo, aumenta las posibilidades de asma en la infancia, el mismo riesgo con el que se ha relacionado a los antiácidos.

Aún así, ambos están dentro del botiquín de los fármacos permitidos siempre que sean tomados según prescripción médica, ya que el mal uso de cualquier medicamento, especialmente en las primeras 12 semanas de gestación, puede provocar malformaciones en el feto, anomalías e incluso riesgo de aborto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que un 90% de las mujeres se medican en el embarazo, un porcentaje seguramente reducible si no echáramos mano de los fármacos ante el más leve síntoma. No digo que haya que aguantarse, pero existen también formas inocuas de tratar dolencias como resfriados, congestiones o un dolor de cabeza.

Según el especialista Francisco Zaragoza, catedrático y director del departamento de Farmacología de la Universidad de Alcalá de Henares, hay ciertos medicamentos como los antiepilépticos o los antimaníacos (sales de litio) en los que se valora más los beneficios que aportan a la madre que el riesgo que pueden suponer para el feto.

Entre los inocuos, siempre con prescripción médica, se encuentran algunos analgésicos (paracetamol, por ejemplo), algunos antibióticos como la penicilina, antieméticos (contra los vómitos y náuseas) o la heparina como anticoagulante. Desde luego, también los complementos vitamínicos y el ácido fólico que además de permitido es obligatorio desde al menos un mes antes de quedar embarazada y durante los primeros meses de embarazo.

Entre los prohibidos se encuentran el ácido retinoico, las hormonas, las vacunas, algunos antibióticos como la tetraciclina o los aminoglucósidos.

Existe además un grupo de fármacos intermedios cuya inocuidad no está comprobada, al igual que las plantas medicinales, pero hasta el momento no hay estudios que recomienden evitarlos.

De cualquier forma, antes de tomar cualquier medicamento debes consultarlo con tu ginecólogo y recuerda que la misma precacuión debes tenerla antes de quedar embarazada y durante la lactancia.

Vía | Ideal.es
En Bebés y más | Ciertos medicamentos para la hipertensión son riesgosos para el embarazo
En Bebés y más | Planificación del embarazo, ni medicamentos ni hábitos no saludables
En Bebés y más | Un embarazo sin medicinas
En Bebés y más | Hay poca información sobre los medicamentos que puedan dañar al feto
En Bebés y más | Los antiácidos en el embarazo vinculados al asma infantil
En Bebés y más | El paracetamol tomado durante el embarazo aumenta el riesgo de asma en la infancia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario