Síguenos

Ve el video en el sitio original.

Hace algo más de un mes os traje al blog una recomendación para ayudar a los bebés a dormir: el ruido blanco.

Traté de explicarlo de la mejor manera posible (y hasta creo que hay quien me entendió), sin embargo ya sabéis que una imagen vale más que mil palabras y, si es un vídeo, todavía vale más.

El Dr. García Tornel, del que ya hemos hablado alguna vez, publicó este mes un par de vídeos con niños siendo calmados mediante ruido blanco. He utilizado uno de ellos, el más impactante, para encabezar esta entrada. Al final de la misma encontraréis un par de ejemplos más que corren por YouTube.

Muchos os preguntaréis por qué. Por qué se calman simplemente escuchando ese ruido tan… ¿molesto?

El ruido blanco enmascara el resto de sonidos. Es posible que al escucharlos dejen incluso de oírse a si mismos llorando y les haga parar porque “eps, si ya no lloro…”.

Por otra parte, como explicara en la anterior entrada, el ruido blanco parece asemejarse bastante al sonido de los líquidos fluyendo y en general a la vida dentro del útero de su madre y por lo tanto le ayudaría a tranquilizarse.

Sea cual sea el mecanismo de acción, lo cierto es que se trata de un recurso que muchos padres utilizan (hacer que el bebé se duerma en brazos en la cocina con el extractor puesto, por ejemplo) para dormirlos o para calmarlos y lo mejor de todo es que funciona.

Os dejo con los otros vídeos, uno de ellos utiliza un grifo abierto y el otro recurre al socorrido secador (aunque me da la impresión que apunta hacia el niño…):

Ve el video en el sitio original.

Ve el video en el sitio original.

Vía | Reflexiones de un pediatra curtido
En Bebés y más | Ser papá: ruido blanco para dormir al bebé, Qué hacer y qué no hacer para que los bebés duerman mejor (I), (II) y (III), Entradas del Ser papá

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios