Publicidad
Publicidad

RSS Bebé de 3 meses

En nuestro repaso por la evolución del bebé mes a mes nos adentramos en el tercer mes de vida. Ya se ha adaptado a su existencia en el mundo externo, aunque no deja de conocer y aprender de su alrededor. Padres e hijo van conociéndose mejor y adaptándose a esta nueva vida.

Se expresa y comunica cada vez más. El bebé está más atento a su alrededor, incrementando la comunicación con sus padres a través de las miradas, las sonrisas, el llanto, los balbuceos… Ya se vuelve hacia nosotros cuando le hablamos, buscándonos y reconociéndonos.

Conozcamos en detalle las características de los bebés de tres meses, centrándonos en su alimentación, en el sueño, en el crecimiento y desarrollo, en la audición y el lenguaje, en la sociabilidad y la mejor estimulación.

Alimentación

El bebé a los tres meses de edad se sigue alimentando exclusivamente de leche. El alimento más saludable es la leche materna, ya que ofrece innumerables beneficios tanto para la recuperación de la madre como para el desarrollo del bebé.

Probablemente el bebé haya disminuido el número de tomas, que se espaciarán entre ellas y se harán en unos momentos más regulares. Pero hemos de seguir alimentándolo a demanda y no alargar innecesariamente los espacios entre tomas para evitar que pasen hambre (pueden tardar más en “pedirnos” comer porque se entretienen más con su entorno) y mantener una producción de leche adecuada.

Si el bebé toma leche artificial, el biberón también se da a demanda. Se recomienda la toma cada tres o cuatro horas para que dé tiempo a que el bebé digiera la leche de fórmula (la materna tarda menos en asimilarse). Como el sistema digestivo e inmunológico del pequeño es aún muy inmaduro, habremos de preparar el biberón cuidadosamente.

Para preparar correctamente el biberón hay que seguir unas estrictas normas de higiene para evitar la contaminación, siguiendo las instrucciones de cantidades que aparecen en el producto, ofrecer la leche justo después de prepararla y desechar lo que sobre.

Sueño

El bebé va consolidando sus ciclos de sueño-vigilia, durmiendo por periodos más largos, especialmente por la noche. En total, un bebé de tres meses suele dormir entre 15 y 18 horas. Debemos seguir con nuestros hábitos que hacen agradable la hora de prepararse para el sueño nocturno (baño, música, masajes, alimento…)

El bebé debe dormir boca arriba, es la posición recomendada para reducir el riesgo de muerte súbita. Debemos seguir cuidando y vigilando que el bebé no duerma siempre con la cabecita apoyada del mismo lado, ya que podría darse una plagiocefalia, una deformidad de los huesos del cráneo debido a que aún no están soldados por completo. Por ello conviene ir inclinando la cabecita alternando los dos lados mientras duerme.

Lo mejor es que el bebé duerma en la misma habitación que los padres, pues así estamos más atentos ante sus despertares, lo escuchamos mejor, podemos alimentarlo más cómodamente sin tener que salir de la habitación y el bebé está más tranquilo, pues sabe de nuestra presencia.

Crecimiento y desarrollo

A grandes rasgos, los niños durante el primer trimestre ganan alrededor de 200 gramos semanales y 3 cm de talla y 1-2 cm de perímetro craneal al mes. De cualquier modo, cada bebé es distinto y tiene su propio ritmo de crecimiento. Lo importante es que vayan cogiendo peso y talla.

También hay diferencias si alimentamos al bebé con leche materna o con fórmulas adaptadas, cuando podrían engordar más.

Cada bebé tiene su propio ritmo de desarrollo, por lo que resulta bastante difícil predecir con exactitud cuándo aprenderá una destreza en particular. Sin embargo, éstos son los logros que los bebés suelen alcanzar alrededor de los tres meses de edad.

Sigue objetos y personas en movimiento lento con la mirada Observa las caras con mucha atención, centrándose en los ojos Cuando está tumbado sigue moviendo las piernas y los brazos Sostiene su cabeza erguida cada vez más tiempo Cuando se lo coloca boca abajo levanta la cabeza y la parte superior del pecho Usa los brazos para apoyarse cuando está boca abajo Reconoce objetos y personas familiares desde lejos Empieza a coordinar las manos con los ojos Controla algo más el movimiento de manos, las abre y cierra Se empuja con las piernas apoyando los pies cuando se le coloca sobre una superficie firme Se lleva la mano a la boca cada vez más conscientemente Da manotazos a los objetos colgantes Empieza a agarrar y sacudir juguetes de mano

La visión del bebé se va desarrollando cada vez más. Ya he descubierto sus manos, y juega y las observa con atención. Es porque ahora es capaz de percibir bastante bien los detalles más pequeños, y puede enfocar casi a cualquier distancia.

Entre los tres y los cuatro meses el aumento del control muscular del ojo le permite al bebé seguir objetos, y el incremento en la agudeza visual le permite discriminar los objetos a partir de fondos con un mínimo contraste. Para estimular su visión, es bueno mostrarle distintos colores y objetos nuevos. En realidad, un simple paseo por casa le descubrirá todo un mundo nuevo que mirar.

El bebé centra sus acciones sobre su propio cuerpo (reacción circular primaria) y, repitiendo las acciones constantemente, va consiguiendo la coordinación de sus movimientos.

Como sus movimientos son más fuertes que en meses anteriores, debemos seguir vigilando al bebé constantemente y no dejarlo solo sobre el cambiador, la cama o el sofá porque podría girarse y deslizarse si no está bien apoyado sobre la espalda.

Audición y lenguaje

La forma de comunicarse del bebé sigue perfeccionándose, ampliando su capacidad de distinguir y de emitir sonidos.

Sigue sonriendo cuando la madre le sonríe o le habla Puede emitir sus primeras pequeñas risas Comienza a balbucear algunos sonidos simples Empieza a imitar algunos sonidos Al interactuar con adultos, realiza movimientos con la lengua y los labios Gira la cabeza en dirección a los sonidos Escucha fascinado sus gorjeos y fonaciones

Pero no sólo disfruta oyéndose a sí mismo. Al bebé le gusta escuchar música suave y la voz de los papás, más si le cantan alguna melodía. A partir del tercer mes comienzan a usar la voz para comunicarse y se atreven a los primeros intentos, incialmente con vocales y gorjeos. Tal vez escuchemos el primer “ajo”, “gu-gu” (o algo que se le asemeje), ya que en la mayoría de las ocasiones muestra alegría o placer utilizando consonantes guturales como. En los estados menos placenteros usa consonantes nasalizadas como “nga”.

En cualquier caso, el llanto sigue siendo el modo de comunicación primordial del bebé, convirtiéndose en sus primeras palabras, por lo que no hemos de dejar de atenderlo en ningún momento. Cuando el bebé llora, puede ser por razones múltiples que al final probablemente acabemos reconociendo sin dificultad: hambre, miedo, sueño, dolor…

Sociabilidad

Muy relacionada con el lenguaje está la sociabilidad del bebé, que es su capacidad para relacionarse con otras personas, las personas que lo rodean. El contacto y el fomento del vínculo, con cercanía física, son las bases para el desarrollo social natural y sano.

El bebé ya sonríe abiertamente ante las caras familiares. Alrededor de los tres meses de edad disfruta al jugar con otras personas y puede llorar cuando se acaba el juego o se le deja solo. El bebé es más expresivo y se comunica más con expresiones faciales y corporales. Incluso, puede imitar algunos movimientos y expresiones faciales que observe de cerca, como sacar la lengua o abrir y cerrar la boca.

Aparecen las primeras muestras de memoria cuando reacciona con placer al ver personas que ya conoce.

Estimulación

Ya hemos dado muchas pistas acerca de cómo estimular el desarrollo del bebé. El mejor estímulo para el bebé de tres meses sigue siendo nuestra voz, nuestro contacto, nuestra mirada. Si no tuviéramos ni un solo juguete, al bebé le bastaría con nuestros juegos y con observar objetos, lugares y personas nuevas. Actividades tan simples como hablarle y cantarle mientas lo bañamos o lo vestimos supone todo un mundo para los bebés.

Para estimular su desarrollo motor podemos comenzar a ofrecerle pequeños sonajeros u objetos blanditos que intentará coger. Hay que llevar cuidado con los juguetes y objetos que dejamos a su alcance, deben ser apropiados para bebés pequeños, sin piezas pequeñas ni partes duras o que puedan lastimarlo.

Como anteriormente, es conveniente colocar al bebé boca abajo mientras está despierto durante algunos ratos para que vaya fortaleciendo la parte superior del tronco. También podemos hacer “gimnasia” con ellos ahora que se puede mantener un rato incorporado, moviéndole los bracitos y doblándole las piernas.

Éstas son todas las características del bebé a los tres meses, respecto a su desarrollo físico, social y emocional. El bebé no deja de crecer, y pronto volveremos con más datos acerca de la evolución del bebé.

En Bebés y más | Calendario del bebé: el primer mes, Calendario del bebé: segundo mes

El consumo de café durante la lactancia, ¿afecta al sueño del bebé?

8 Comentarios
El consumo de café durante la lactancia, ¿afecta al sueño del bebé?

Por suerte no tuve que enfrentarme a estas dudas durante mis embarazos y lactancias, porque no tomo café, pero seguro que a muchas madres les ha surgido la duda acerca del efecto de la cafeína sobre los bebés. Pues bien, en lo referido al sueño del bebé, una cantidad moderada de café no parece afectar.

Un estudio recientemente publicado en la revista “Pediatrics”, realizado en un país eminentemente cafetero como Brasil, concluye que el sueño del bebé no se vería dañado sólo porque a su madre le gusta tomar una o dos tazas de café por día, según un estudio sobre casi 900 madres recientes.

Leer más »

El crecimiento acelerado en los primeros tres meses de vida relacionado con el asma infantil

Comentar
El crecimiento acelerado en los primeros tres meses de vida relacionado con el asma infantil

El asma es la enfermedad crónica más frecuente entre los niños. No se ha determinado una causa precisa, pues parecen ser varios los factores que la propician. Entre ellos, según una nueva investigación, el crecimiento acelerado en los primeros tres meses de vida podría estar relacionado con el asma infantil.

En base a datos obtenidos de más de cinco mil niños, los autores del estudio publicado en The American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine han podido observar que los bebés que crecen rápidamente en los primeros tres meses de vida parecen tener más probabilidades de desarrollar asma.

Comparados con los bebés cuyo crecimiento siguió un patrón normal en los meses posteriores al nacimiento, los bebés que aumentaron de peso rápidamente tuvieron 44 por ciento de probabilidades de presentar silbido al respirar, 22 por ciento más probabilidad de sufrir disnea (falta de aire) y 30 por ciento más probabilidad de tener flemas persistentes.

Leer más »
Publicidad

Desarrollo del lenguaje en el bebé: de cero a tres meses

Comentar
Desarrollo del lenguaje en el bebé: de cero a tres meses

El desarrollo del lenguaje en el bebé es un proceso amplio y complejo que busca el poder llegar a establecer un medio de comunicación verbal, el cual se produce durante aproximadamente los primeros seis años de vida, momento en el que más o menos el lenguaje es similar al de los adultos.

Ya hemos visto que existen diferentes teorías sobre la adquisición del lenguaje, como el cognitivismo o el innatismo. Ahora ha llegado el momento de ver cómo se desarrolla.

Veremos como, poco a poco, los bebés van desarrollando una herramienta que les será útil para poder expresar sus sentimientos, frustraciones o deseos mediante la comunicación verbal.

Leer más »

Triple Screening en el embarazo: qué esperar de la prueba

4 Comentarios
Triple Screening en el embarazo: qué esperar de la prueba

En las entradas anteriores hemos explicado en profundidad qué es el triple screening y en qué momento del embarazo se realiza, así como todo lo necesario para poder interpretar correctamente los valores del resultado de la prueba.

Ahora vamos a abordar un tema que preocupa a muchas embarazadas y es qué esperar del triple screening. Conocer sus ventajas y sus desventajas y qué hacer cuando la prueba arroja un resultado positivo, es decir, un alto riesgo de alteración cromosómica en el feto.

Es importante recordar en este punto algo que ya hemos explicado. El triple screening no se trata de una prueba diagnóstica, sino de una prueba estadística que, basada en marcadores bioquímicos presentes en la sangre materna, establece un índice de riesgo.

Leer más »

“Si se mete la mano en la boca es por los dientes”

4 Comentarios
“Si se mete la mano en la boca es por los dientes”

Llegan los tres o cuatro meses y ese bebé que apenas coordinaba sus gestos empieza a dirigir la mano con intención hacia su boca e incluso empieza a agarrar algunas cosas para, también, llevarlas a la boca.

No sólo es capaz de meterse los deditos un poco para chuparlos, como quien los saborea tras comer algo dulce con la mano, sino que es capaz de meterse la mano entera (o casi), morderla con las encías, incluso con intensidad, dejarlo todo perdido de babas y llegar hasta a producirse náuseas (por meterla tan adentro).

En ese momento es cuando una madre dice “uff, lleva unos días que se mete la mano entera en la boca y oye, babea un montón”, a lo que la abuela, la suegra, la vecina o quien haya cerca dice: “si se mete la mano en la boca es por los dientes”.

Leer más »

¿Cómo respondo a sus preguntas incómodas sobre la muerte?

6 Comentarios
¿Cómo respondo a sus preguntas incómodas sobre la muerte?

Cuando los niños, hacia los cuatro años, comienzan a ser capaces de transmitirnos sus preguntas elaboradas debemos estar preparados para toda clase de preguntas inquietantes. La muerte, el sexo y cuestiones complicadas sobre los procesos naturales van a llegarnos, seguro. ¿Cómo responder a sus preguntas incómodas?

Las preguntas más incómodas son una muestra del enorme deseo natural del niño por aprender, por entender la vida y la naturaleza, pero también muestran sus inquietudes y miedos, expresados de forma indirecta. Hablemos hoy de la muerte.

El sentirse inquieto o turbado por la muerte puede presentarse aunque no haya habido una muerte cercana en la familia, puede desencadenarse por la muerte de una mascota, ver un coche fúnebre, escuchar una conversación… es inevitable que tarde o temprano los niños se encuentren con el concepto de la muerte y quieran entenderlo. Necesitan saber y necesitan poder integrarlo en su vida, sin perder la seguridad y la alegría.

Las preguntas pueden varias: ¿todos vamos a morirnos?, ¿me voy a morir yo?, ¿papá y mamá pueden morirse mañana?, ¿qué pasa cuando uno se muere?, ¿me dolerá morirme?...

Leer más »
Publicidad

Cómo almacenar, refrigerar y descongelar la leche materna

6 Comentarios
Cómo almacenar, refrigerar y descongelar la leche materna

La vuelta al trabajo no tiene por qué implicar el fin de la lactancia materna. Prolongar la lactancia es posible gracias a la extracción y la conservación de la leche para que el bebé pueda beneficiarse de ella aunque la madre no esté con él. Para ello, es necesario saber cómo almacenar, refrigerar y descongelar la leche materna de forma correcta.

Tener alimento de reserva disponible para cualquier ocasión, ya sea por trabajo o por otra circunstancia en la que la madre se ausenta, puede solucionar muchos problemas.

A priori puede parecer algo tedioso, pero con la práctica podrás extraerte leche y alamacenarla con facilidad para que tu pequeño siga recibiendo el mejor alimento que puedes darle.

Leer más »

Qué ve un bebé en un cochecito y qué ve en un portabebé

5 Comentarios

Si un día me preguntaran cuál es el mejor consejo que puedes darle a un padre que acaba de tener un hijo diría que es el de “tratar siempre de ponerse en su lugar”.

Para entender a un bebé y para saber qué quiere, por qué lo quiere y por qué lo pide, lo ideal es tratar de saber qué pasa por su cabecita. Así no pensamos en los niños como si fueran pequeños adultos, tratando de ponerlos a nuestro nivel, sino que somos nosotros los que nos ponemos al nivel de un bebé, siendo más fácil entenderles.

Por esta razón me gustan especialmente aquellos escritos o aquellos vídeos en que la gente intenta ponerse en el lugar de los bebés y por eso os traigo este vídeo en el que podemos ver qué ve un bebé que va en un cochecito y qué ve uno que va en un portabebé (y ahora lo comentamos).

Leer más »

Una nueva teoría acerca del “malacostumbramiento”: hasta los tres meses no se acostumbran a los brazos

33 Comentarios
Una nueva teoría acerca del “malacostumbramiento”: hasta los tres meses no se acostumbran a los brazos

Mira que he oído cosas raras en los pocos años que llevo trabajando como enfermero de pediatría (y mira que he leído cosas extrañas en diversos foros de Internet), pero la pregunta que me hizo una madre hace un tiempo sobre el “malacostumbrarse” de los niños me dejó bastante sorprendido.

Estaba acabando de vestir a su bebé recién nacido cuando me preguntó acerca de cogerlo en brazos o no cogerlo, ya sabéis, para que no se acostumbren demasiado como se sigue recomendando, al parecer, en muchos hospitales y en muchas casas (las abuelas, que a nosotros nos cogieron lo que les dio la gana y más y a sus hijas les dicen que no cojan a sus bebés), cuando me preguntó cuándo tendría que dejar de coger al bebé en brazos.

Como no entendí muy bien la pregunta, porque no sabía muy bien a qué se refería (yo estaba por responder que “si pesa ya demasiado, si tiene 8 años,…”), le pedí que me ampliara un poco más la pregunta para saber cuál era su inquietud real. Entonces me explicó que en el hospital donde fue a parir una de las enfermeras le dijo que podía coger al bebé hasta los tres meses, porque a partir de entonces se acostumbraban a los brazos.

Leer más »

No hay que dar agua a los bebés amamantados

Comentar
No hay que dar agua a los bebés amamantados

La costumbre de ofrecer agua a los bebés está muy generalizada a pesar de que la Organización Mundial de la Salud y otros muchos organismos señalan que para un bebé sano la única alimentación que va a necesitar durante sus primeros seis meses de vida es exclusivamente la leche materna. No hay que darle agua a los bebés amamantados a demanda.

Debo recalcar que la lactancia materna exclusiva es exclusiva, y no implica que se incluyan otras leches, agua o infusiones de ninguna clase. Tampoco las supuestas infusiones comercializadas para calmar cólicos o gases, ni tampoco los zumos. Nada más que leche materna.

Si ofrecemos el pecho a demanda y permitimos al bebé el acceso a la lactancia libremente y sin restricciones, día y noche, sus necesidades de agua estarán perfectamente atendidas, sobre todo si atendemos sus signos y no limitamos las tomas a determinadas horas establecidas externamente.

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos