Nueve cosas que tu pareja (y padre o madre de tus hijos) quiere que sepas

Nueve cosas que tu pareja (y padre o madre de tus hijos) quiere que sepas
Sin comentarios

Cuando nace el primer hijo la relación de pareja cambia, pues la llegada al mundo de un bebé implica una revolución en todos los aspectos que altera por completo el ritmo de convivencia que la pareja tenía antes de convertirse en padres.

Conforme el número de hijos va creciendo, suele ser más frecuente que el estrés y el cansancio se acrecienten, ya que las responsabilidades también crecen y hay que hacer un mayor esfuerzo por encajar horarios y adaptarse a las diferentes situaciones que van surgiendo con la crianza.

Pero no debemos olvidar que el vínculo de pareja es el sostén fundamental para los hijos, por eso es importante cuidarlo cada día y tener muy presentes aquellos aspectos que nuestra pareja, y padre o madre de nuestros hijos, quiere que sepamos.

"Apóyate en mí siempre que lo necesites"

La llegada de un hijo supone toda una revolución, especialmente para la madre, ya que es quien lo ha gestado durante nueve meses, lo ha parido y quien lo alimenta (en caso de haber optado por lactancia materna exclusiva). Pero además, el nacimiento de un bebé lleva aparejado un importante caos logístico, pues toca acostumbrarse a los horarios que nos marcan sus necesidades, las noches en vela y la incorporación de nuevas rutinas.

Es normal sentirse desbordado en estas primeras semanas, e incluso tener dificultades para encontrar nuestro sitio en la nueva estructura familiar. Por eso, no debemos olvidar el importante papel que juega nuestra pareja en nuestra nueva familia recién formada, no solo en la crianza del hijo en común -como es lógico-, sino especialmente como sostén emocional y apoyo incondicional siempre que lo necesitemos.

"A veces me siento desplazado/a"

tiempo en pareja

Cuando llega un bebé a la familia nos volcamos por completo en él y en sus cuidados, y le dedicamos todo nuestro tiempo. Tanto es así que es muy fácil llegar a olvidarse de las personas que nos rodean, pues todo nuestro mundo gira alrededor del bebé.

Pero antes de convertirnos en padres fuimos una pareja que disfrutábamos de la compañía del otro, charlábamos, nos reíamos, compartíamos nuestros sueños y temores, nos amábamos... y aunque indudablemente la estructura familiar cambiar con el nacimiento del bebé, no podemos olvidar que la persona que tenemos a nuestro lado lado fue la que elegimos para compartir nuestra vida, por lo que la llegada de los hijos no debería suponer jamás su desplazamiento, sino todo lo contrario: el pilar fundamental en el que apoyarnos, tal y como mencionábamos más arriba.

"Deseo pasar ratos contigo a solas"

Es cierto que las responsabilidades diarias, la crianza y la vorágine del día a día puede hacer difícil encontrar tiempo para pasarlo en exclusiva con nuestra pareja, pero es fundamental buscar ratitos a solas que nos permitan conectar y seguir nutriendo nuestra relación.

No es necesario que esos planes a solas sean especialmente sofisticados; bastará con ponerle ganas, ilusión y dedicar nuestra atención plena a la persona que tenemos a nuestro lado, algo muy sencillo pero que a veces se nos olvida.

"Desearía tener tiempo para mí"

tiempo a solas

Padres y madres siempre nos dejamos para el final. Bien sea porque nos autoexigimos demasiado, o porque es lo que la sociedad espera de nosotros, lo cierto es que rara vez pensamos en cuidarnos como nos merecemos. Sin embargo, para poder cuidar es necesario cuidarse, ya que si no lo hacemos, la relación con nuestros hijos y con nuestra pareja, podría verse afectada.

Por eso, además de dedicar tiempo a la pareja, es necesario que cada uno tenga su propio espacio y le permita al otro tenerlo también. Porque tener tiempo para uno mismo ayuda a desconectar, a relajarse, a llenarse de de energía y a poder ofrecer siempre nuestra mejor versión.

"Cuida la forma en la que te comunicas conmigo"

pareja

Con nuestra pareja es fácil caer en la frase hecha: "donde hay confianza, da asco". Y es que no siempre somos conscientes de cómo nos dirigimos a él/ella y cómo nos comunicamos. Por eso, conviene hacer un ejercicio de autocrítica y reflexión para analizar si nos comunicamos de forma positiva y respetuosa, desde la humildad, la humanidad y la empatía.

¿Interrumpimos cuando la otra persona está hablando? ¿Buscamos siempre la crítica, el juicio o la humillación? ¿Le corregimos cada vez que habla? A veces no es fácil darse cuenta de estos detalles, pero analizar nuestra comunicación para que resulte respetuosa en todo momento, no solo ayudará a cuidar la relación de pareja, sino que será un valioso aprendizaje para nuestros hijos.

"Expresemos nuestras diferencias con respeto"

expresar diferencias

Criar y educar es agotador y se requiere de tiempo y mucha paciencia, algo de lo que no siempre vamos sobrados. Y es precisamente cuando falta la paciencia y el cansancio físico comienza a hacer mella, cuando surgen los conflictos con la persona que tenemos al lado.

A veces, es imposible no discutir con nuestra pareja (de hecho, suele ser la persona con la que a menudo pagamos nuestra frustración, cansancio, nervios...). Pero no debemos discutir en un tono destructivo ni acusatorio, ni faltar al respeto a la otra persona. Es decir, discutir no tiene por qué ser algo negativo en sí mismo si sabemos manifestar nuestras diferencias con respeto, empatía y ganas de encontrar una solución.

"Seamos un equipo: no me compares contigo en la crianza de nuestros hijos"

equipo

Y muy relacionado con el punto anterior está la importancia de hacer equipo en lo que a crianza se refiere. Y es que lo que para uno es la mejor opción de cara al bienestar de un hijo, para la otra parte de la pareja puede no serlo. Cómo nos hayan criado, nuestra personalidad o nuestro bagaje son algunos de los factores que determinan la idea que tenemos sobre crianza, y lo que puede provocar una discusión en la pareja.

Si esto nos ocurre no debemos compararnos como padre o madre con respecto a la otra parte, menospreciar al otro o intentar que se haga siempre lo que nosotros queremos, sino saber exponer nuestras ideas, escuchar, negociar y establecer unas bases comunes para la crianza de los hijos.

"Déjame involucrarme de lleno en la crianza"

Muchas veces pensamos (especialmente es algo que nos ocurre a las madres) que nadie se ocupará de nuestro hijo mejor que nosotros. Además, a nivel social todavía existe la imagen estereotipada del "padre niñera", lo que provoca que muchos hombres se sientan inseguros o menos competentes que sus parejas a la hora de acometer ciertas funciones relacionadas con la crianza.

Pero la ciencia ha demostrado que implicarse de lleno en la crianza de los hijos tiene grandes beneficios para todos, y puesto que ninguno nacemos sabiendo ser madre o padre (es algo que vamos aprendiendo a lo largo de toda la vida), es fundamental que ambas partes nos involucremos en la crianza y educación de los hijos, nos ayudemos, confiemos en las capacidades del otro y compartamos responsabilidades.

"Déjame equivocarme"

padres

Esta última premisa está muy relacionada con la anterior, pues todos aprendemos a ser padres mediante ensayo y error. Y es que aunque oficialmente nos convirtamos en madre o padre tras nacer nuestro bebé, nadie nos enseña cómo debemos criar y educar a los hijos, y aspectos tan cotidianos y básicos como cambiar un pañal, peinar a un niño, bañarle o hacer la colada con la ropita del bebé, pueden suponer un auténtico reto para muchos.

Pero al igual que es importante prestar atención a la forma en la que corregimos los errores a los niños, también debemos hacer lo mismo cuando quien se equivoca es nuestra pareja. Sin embargo, con un adulto es fácil caer enseguida en la crítica, el juicio o incluso la burla, aún sabiendo que esta forma de reaccionar o responder resulta dañina para la otra persona.

Fotos | iStock, Pexels

En Bebés y Más | Besarse delante de los hijos: tranquilos, no los vais a traumatizar y es bueno para ellos Por qué hacer recados sin niños o darse una ducha a solas no debería ser considerado 'tiempo para mamá o papá'

Temas
Inicio