Compartir
Publicidad

Muere asfixiado un niño de cuatro años al tragarse un globo

Muere asfixiado un niño de cuatro años al tragarse un globo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Les encanta jugar con los globos y son casi imprescindibles en cualquier fiesta infantil, pero también entrañan riesgos. Los niños tratan de inflarlos y pueden terminar tragándolos, obstruyendo las vías respiratorias. Pero también son peligrosos cuando están hinchados: si un pequeño muerde un globo y toma aire, podría aspirarlo.

Eso es lo que pudo ocurrirle a un niño de cuatro años de Olot (Girona) el viernes pasado. Estaba jugando con sus tres hermanos en casa cuando se tragó un globo, se atragantó y empezó a mostrar síntomas de no poder respirar. El padre lo trasladó al Hospital Comarcal de Olot donde, a pesar de hacer todo lo posible para que el niño pudiera respirar, incluida una traqueotomía, acabó falleciendo por la obstrucción de las vías respiratorias.

Los pediatras recuerdan que la asfixia por globos inflables se ha convertido en la causa principal de muerte por ahogamiento relacionada con objetos que no sean alimentos.

Según informaron medios locales, la autopsia realizada al pequeño ha confirmado que el globo fue la causa de su muerte. El plástico quedó atrapado en la tráquea del niño, justo por debajo del punto donde los médicos le practicaron la traquetomía.

El peligro de los globos

Este no es por desgracia el primer caso por asfixia con globos. Según la Asociación Española de Pediatría (AEP) en su informe "Principales Accidentes por Edades”, en un 65% de los casos que los niños que sufren obstrucción de vías respiratorias por objetos externos ocurre en niños de uno a tres años y el 80% corresponden a frutos secos.

En niños mayores de esta edad, los objetos aspirados suelen ser de plástico. Según la AEP "se debe tener mucho cuidado con los globos y los trozos de globo, no deben llevarlos a la boca porque pueden obstruir la vía respiratoria". E insiste que "los globos son peligrosos, tanto hinchados como sin hinchar" cuando los niños son pequeños.

En otro de sus informes, ‘Cuerpos extraños en las vías respiratorias ’, se explica que aunque el peligro de asfixia por atragantamiento debido a la ingestión por ‘cuerpos’ pequeños, está más presente en niños menores de cinco años; se observa otro pico de incidencia a los 11 años. También que el 29% de las muertes por aspiración de cuerpo extraño no alimentario lo son por globos.

¿Cómo actuar en caso de asfixia?

Todos hemos jugado con globos de látex y nuestros hijos siguen haciéndolo. Quizás hasta que no vemos desenlaces tan graves como el de este pequeño de Olot, no somos conscientes de los peligros que implican.

Sabemos que no hay que dejar al alcance de los niños globos desinflados y, en caso de que se pinchen, inmediatamente hay que retirar todos los trozos. Pero a veces nos despistamos. Saber cómo actuar de inmediato si notamos señales de que nuestro hijop no repira bien puede salvarle la vida.

Nuestra compañera, Lola Rovati, nos explicaba cómo actuar en caso de que el niño presente señales de asfixia.

Si el pequeño se atraganta por algo que haya tragado, se recomienda que tosa para expulsar el trozo que está obstruyendo la tráquea. Si no sale, hay que aplicar la maniobra de Heimlich para expulsar el objeto que está obstruyendo las vías respiratorias.

Consiste en la compresión abdominal colocando el puño de una mano por debajo de la parrilla costal y por encima del ombligo.

Con la otra mano encima del puño hay que presionar haciendo un movimiento rápido hacia arriba para que el objeto que está obstruyendo las vías respiratorias salga hacia afuera. Si no sale, se debe continuar haciéndolo una y otra vez.

Advierte que la presión ha de ser fuerte y rápida, hacia dentro y arriba, empujando hasta que salga el cuerpo extraño que ahoga al niño. Si el niño pierde el conocimiento hay que iniciar las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Esperemos que nunca tengas que utilizarla, porque ver que tu hijo tiene problemas para respirar es realmente angustiante. Pero, si llega el caso, saber cómo hacer la maniobra de Heimlich es de gran ayuda.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Las palomitas no son para niños pequeños: la advertencia de una madre, después de que su hijo aspirara una y necesitara cirugía, Una madre advierte del peligro de los juguetes con imanes, al tener que operar a su hijo de emergencia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio