Laringitis en niños: cómo identificarla y diferenciarla del Covid

Laringitis en niños: cómo identificarla y diferenciarla del Covid
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

En otoño e invierno son muy frecuentes las infecciones respiratorias. Dentro de estas podemos encontrar la laringitis, una inflamación de la laringe que suele producirse por virus y que afecta principalmente a niños entre seis meses y seis años. La laringitis tiene algunas características muy típicas que no aparecen en otras infecciones respiratorias.

¿Qué es la laringitis?

Como hemos mencionado, la laringitis es una inflamación de la laringe. La laringe es una estructura que se encuentra situada en la parte inferior de la garganta, donde se encuentran las cuerdas vocales. Las laringitis suelen estar causadas por virus, los más frecuente el Parainfluenzae e Influenzae.

¿Cuáles son sus síntomas?

Al principio la laringitis puede ser indistinguible de otros cuadros respiratorios. Con cierta frecuencia aparece fiebre. Lo más típico de las laringitis es la tos, similar al ladrido de un perro, metálica. 

También es frecuente que aparezca afonía (recordemos que las cuerdas vocales están en la laringe) y dolor de garganta.  

Algunos niños realizan un ruido inspiratorio (cuando cogen el aire) característico, que se llama estridor y que empeora cuando el niño está llorando o agitado. Los síntomas de laringitis empeoran por la noche. En las laringitis más graves, existe dificultad para la entrada de aire y aparecen signos de dificultad respiratoria (respiración rápida, se hunden las costillas y el hueco sobre el esternón, se hunde el pecho).

¿Cómo se diagnostica la laringitis?

laringitis

El diagnóstico de las laringitis suele ser clínico; la tos de la laringitis y el estridor son fácilmente identificables. En algunos casos colocaremos un pulsioxímetro para ver la oxigenación del niño. 

Las pruebas complementarias no suelen ser necesarias; si se sospecha alguna complicación u otra infección sobreañadida puede realizarse una radiografía de tórax.

¿Podemos distinguirlo del COVID-19?

COVID-19 es la enfermedad producida por el coronavirus SARS-CoV2. Los síntomas que produce pueden ser muy variados y son diferentes en adultos y niños, siendo en estos últimos más leves. Según diferentes estudios, los síntomas más frecuentes de COVID-19 en niños son la tos, la fiebre y los mocos, siendo muchos de ellos también asintomáticos.

Como hemos comentado, tos, mocos y fiebre aparecen también en las laringitis; sin embargo, la tos de las laringitis es muy característica: perruna, metálica.

Aunque las laringitis suelen estar producidas por virus Influenza y Parainfluenza , sí hay documentados algunos casos de laringitis por coronavirus SARS-CoV2, por lo que la única forma de distinguir con total certeza una laringitis vírica de una laringitis por COVID-19 sería utilizando un test diagnóstico: PCR o test de antígenos.

¿Cómo se trata la laringitis en niños?

laringitis

Como hemos mencionado antes, las laringitis suelen ser víricas, así que los antibióticos no serán útiles; el tratamiento irá enfocado a aliviar los síntomas.

  • La humedad y el aire frío mejoran los síntomas, así que podemos colocar un humidificador en su habitación o depósitos de agua bajo los radiadores. Respirar el aire frío también ayuda (puede respirar con la ventana abierta, en la terraza o dar un paseo al aire libre).
  • Es bueno que el niño esté sentado; cuando estamos tumbados respiramos peor.
  • También conviene que el niño esté tranquilo; recordemos que el estridor aumenta cuando lloran o se agitan.
  • Si tiene fiebre, administraremos el antitérmico a la dosis adecuada según su peso.
  • En los casos más graves, los pediatras pautaremos un corticoide vía oral y/o administraremos algún medicamento nebulizado.
  • Los casos más severos pueden necesitar oxigenoterapia y hospitalización.

¿Cuándo acudir a Urgencias?

Aunque la mayoría de las laringitis son leves, algunas sí pueden presentar síntomas de gravedad y precisar tratamiento médico por lo que es importante conocer los signos de alarma.

  • Si el estridor (ruido al respirar) aparece cuando está tranquilo.
  • Si babea mucho o le cuesta tragar.
  • Si el niño o niña tiene dificultad respiratoria: respira muy rápido, se le marcan las costillas y se le hunde el pecho. También podemos notar que les cueste hablar.
  • Si les cambia la coloración de la piel alrededor de los labios.
  • Si está muy irritable o muy somnoliento, decaído.

Foto | rawpixel.com - www.freepik.es

En Bebés y más | Los mejores remedios caseros para niños malitos que funcionan, y los que no (según una pediatra)

Temas
Comentarios cerrados
Inicio