Esclerosis múltiple en niños y adolescentes: cuáles son sus síntomas y tratamiento
Salud infantil

Esclerosis múltiple en niños y adolescentes: cuáles son sus síntomas y tratamiento

Aunque la esclerosis múltiple es una enfermedad que en la mayoría de los casos se diagnostica en adultos de 20 a 40 años, alrededor de un 7 por ciento de los casos son detectados en la infancia y adolescencia. Aunque sus síntomas pueden variar mucho de unas personas a otras (por eso se llama la enfermedad de las mil caras), sí es que es necesario tener en cuenta algunas cuestiones cuando quien lo padece es un niño.

¿Qué es la Esclerosis Múltiple?

Se trata de una enfermedad crónica caracterizada por el ataque del sistema inmune al sistema nervioso central, produciendo grados variables de lesión neurológica persistente. Los primeros síntomas de esta enfermedad neurológica suelen comenzar en la juventud, es 2-3 veces más frecuente en mujeres que en varones y, después de la epilepsia, es la enfermedad neurológica más frecuente en adultos jóvenes.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que aproximadamente 50.000-55.000 personas padecen en España esta enfermedad, de la que cada año se diagnostican unos 2.000 nuevos casos, de los cuales el 70% se presentan en personas de entre 20 y 40 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

¿Cuáles son los síntomas de la Esclerosis Múltiple en niños?

Ninos Sintomas Eclerosis Multiple

En el 90% de los pacientes la esclerosis múltiple produce episodios de disfunción neurológica llamados brotes, que duran días o semanas y que suelen remitir parcial o totalmente. Sin tratamiento, una parte importante de estos pacientes desarrolla, a lo largo de la evolución de enfermedad, lo que se denominan formas secundariamente progresivas en las que el deterioro neurológico progresa casi siempre sin evidencia de dichos brotes. En torno a un 10% padece formas primariamente progresivas, caracterizadas por un deterioro neurológico progresivo sin brotes desde el comienzo de la enfermedad.

“Por esa razón es tan importante la detección precoz de esta enfermedad ya que la utilización temprana y adecuada de los recursos terapéuticos disponibles es un factor esencial para mejorar el pronóstico de los pacientes. Actualmente en España hay una demora en el diagnóstico de uno a dos años, por lo que aún hay margen de mejora”, señala el Dr. Miguel Ángel Llaneza, Coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la Sociedad Española de Neurología

Como consecuencia de este deterioro neurológico, los pacientes pueden desarrollar numerosos síntomas dependiendo de la zona del sistema nervioso central que se haya visto afectada. Mientras que los primeros síntomas más comunes son debilidad muscular, borrosidad visual, visión doble, inestabilidad, dificultad para mantener el equilibrio, vértigo y hormigueos en extremidades; posteriormente, cuando la enfermedad avanza, afecta de una forma más significativa al funcionamiento de los músculos. En niños pequeños, la enfermedad puede iniciarse con una encefalomielitis diseminada aguda, o a través de una neuritis óptica, una inflamación del nervio óptico que puede originar una pérdida parcial o total de la visión.

Además, aproximadamente el 50% de los pacientes con esclerosis múltiple desarrollan deterioro cognitivo en forma de alteración de la memoria, de la capacidad de atención y de procesamiento de la información. En niños se puede apreciar notables signos de cansancio y dificultad en el lenguaje, lo que incide directamente en su estado de ánimo y rendimiento escolar.

¿Cual es el tratamiento para la esclerosis múltiple infantil?

Ninos Eclerosis Multiple

Aunque actualmente aún no se ha encontrado la cura definitiva para esta enfermedad, existen un tratamiento aprobado para su uso en niños, que puede ayudar a controlarla.

Teniendo en cuenta que en los más pequeños la enfermedad puede tener una progresión más acusada a través de los brotes, son precisamente estos los que se deben tratar. Al igual que el tratamiento en adultos, con ellos debe combinarse fármacos, seguimiento médico, un estilo de vida saludable y terapia ocupacional para apoyar emocionalmente a los niños de forma que puedan llevar una vida completamente normal.

En Bebés y Más | Amamantar reduce el riesgo de recaída en mujeres con escelorisis múltiple

Temas
Inicio