Compartir
Publicidad
Publicidad

El bajo consumo de fruta en los niños puede causar enfermedades. ¿Qué hacemos los mayores?

El bajo consumo de fruta en los niños puede causar enfermedades. ¿Qué hacemos los mayores?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un nuevo análisis viene a confirmar algo de lo que hemos oído hablar cada vez más en los últimos tiempos: comemos poca fruta. Y lo que es peor, los niños comen poca fruta. En el estudio "Los españoles ante las frutas 2008: Hábitos y Actitudes", elaborado por un instituto de investigación de mercados, los datos son desalentadores.

La doctora del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Ascensión Marcos, presentó ayer el estudio, haciendo hincapié en cómo ese bajo consumo de frutas por parte de los niños puede provocar el desarrollo de ciertas patologías cuando sean adolescentes. Como la obesidad, riesgos de enfermedad cardiovascular, colesterol alto, procesos inflamatorios, e incluso posibles tumores, sobre todo a nivel intestinal.

Nos falta en la dieta de los niños elementos nutricionales fundamentales como son la fibra, los minerales, las vitaminas y el agua, que ejerce un efecto diurético esencial para eliminar del organismo ciertas sustancias perjudiciales. El efecto saciante que procura la fruta también ayudará a que no tomen otros alimentos poco saludables.

Si ya encontramos porcentajes tan alarmantes en niños como que un 22% de ellos en España tienen altos índices de colesterol, qué será de los adolescentes y adultos. Todos comemos poca fruta.

Las causas de este bajo consumo de frutas son múltiples y enraizadas en muchos hogares de nuestra sociedad. Precisamente hace 2 días mencionábamos la importancia de la introducción de la fruta para un desayuno equilibrado. ¿Quién decide el desayuno en casa?

¿Quién pone la fruta en los menús de los niños? ¿Qué es lo que hace que la frtuta sea normal y habitual en sus comidas? ¿Cómo llega un niño a inclinarse por la fruta? Con estos datos, parece que nadie...

La investigadora del CSIC que presentó el estudio ha afirmado que "Es necesaria una acción en los colegios y centros educativos para fomentar el consumo de estos alimentos, y prevenir así ciertas enfermedades". No sé si se refería a los comedores escolares, lo cual me parece necesario. El menú de un comedor escolar debe incluir frutas y verduras a diario.

También sus declaraciones podrían haberse referido a que seamos los profesores los que impartamos educación nutricional, lo cual también me parece estupendo y se suele hacer en todas las asignaturas a modo de contenido transversal. Pero no caigamos en la "moda" de dejarlo todo en mano de los colegios y profesores.

Así que yo digo: bien, pero empecemos por llevar a dichos centros educativos a los padres. Es decir, el fomento de unos hábitos saludables deben empezar en casa y con unos padres formados y concienciados al respecto. Ya hemos señalado cómo la opinión pública sonsidera que asesorar sobre alimentación infantil a los padres es la mejor opción. Que se haga desde los colegios, o desde centros sociales...

Difícilmente puedo educar a los alumnos en nutrición si al salir del aula en el recreo sacan su estupendo bollycao y su zumo sobreazucarado de la mochila. ¿Alguien se imagina que su hijo le dijera "No, papi, no quiero donut, que me han dicho en el cole que es perjudicial para mi salud"? "No, mamá, no quiero Coca-Cola, prefiero un zumo de naranja natural que me ha dicho el maestro que es mucho más sano".

A mí esto me daría escalofríos y más bien me suena a niños abducidos por algún ente alienígena que controlara sus mentes... Me alegro de que los docentes no tengamos este poder.

En fin, con datos tan triste como los que aporta este estudio es por los que se pueda dar el caso de que los niños españoles puedan vivir menos que sus padres. Actuemos los mayores. Somos los responsables, desde todos los frentes posibles. Nadie sino los adultos podemos intervenir en el asunto.

Empezando porque nosotros debemos dar ejemplo a los niños con hábitos alimentarios sanos. Se supone que, antes de acudir a ningún comedor escolar, antes de acudir a la escuela ni conozcan a ningún maestro, los niños comen con sus padres y les ven comer.

Intentemos predicar con ese ejemplo antes de que los pequeños sean bombardeados por la publicidad, porque cuando se mueve tanto dinero nos olvidamos de salud y priman los intereses comerciales. Si la publicidad a los mayores nos hace comprar "el mejor pañal" para ellos, cuando crezcan, cómo no van a convencerles de que comer en McDonald's es lo más guay.

Ahora que lo pienso, aquí si que parecemos abducidos por entes extraterrestres, niños y mayores. Lo que no consiga la publicidad...

Vía | Yahoo Noticias En Bebés y más | Lazy Town (Villa Pereza): la serie de tv que enseña a comer frutas y verduras En Bebés y más | Uno de cada tres niños come lo que quiere En Bebés y más | ¿Qué alimentación reciben los niños? En Bebés y más | Expertos de salud infantil afirman que los comedores escolares no proporcionan menús equilibrados En Bebés y más | ¿Quién es el verdadero culpable de que los niños no tengan una alimentación equilibrada? En Bebés y más | Profesores y padres trabajan conjuntamente para mejorar la alimentación infantil En Bebés y más | Meriendas de frutas En Bebés y más | Frutas adecuadas para los más pequeños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos