Publicidad

Hay que dejar de echarle la culpa al frío por ese resfriado

Hay que dejar de echarle la culpa al frío por ese resfriado
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

"Ponte una chaqueta, no vayas a coger frío". La frase la hemos escuchado tantísismas veces que lo damos por hecho: el frío es el culpable del malestar y las enfermedades a las que nos enfrentamos en invierno, especialmente el resfriado. En realidad, esto no es cierto, no de la manera que pensamos, al menos. Aunque el frío tiene su papel en esta enfermedad, no es más importante que la higiene o el hecho de pasar mucho tiempo rodeados de otras personas.

¿Qué es el resfriado?

El catarro, el resfriado, la gripe, el constipado... todas las expresiones hacen referencia (inadecuadamente) a un compendio de malestares que relacionamos con el frío. En nuestro acervo cultural, el pasar frío significa poner en peligro a nuestras defensas y, por tanto, a nuestro cuerpo. Esto no es así.

El resfriado común es una infección provocada normalmente por un virus (generalmente un rinovirus). Este virus provoca una infección de la vía respiratoria alta, es decir, nariz y garganta, malestar, mocos, dolor e incluso fiebre. Suele durar entre siete días y tres semanas, tiempo en el que nuestro cuerpo acaba con él.

Rinovirus Imagen en 3D de un rinovirus humano

Por otro lado, la gripe no es lo mismo que el resfriado. Se diferencian en varias cuestiones: el virus del resfriado es distinto al de la gripe (que es un influenzavirus). Este último provoca síntomas parecidos al del catarro pero más fuertes, cursando con fiebre y dolores generalizados más importantes u otros síntomas: nauseas, vómitos, dolores musculares...

Los causantes de todo este cuadro, insistimos, son los virus y la respuesta fisiológica para combatirlos. Es una reacción natural del cuerpo, que tiene un proceso de defensa muy complejo. Pero entonces, ¿qué papel juega el frío en todo este asunto?

El frío no provoca el resfriado

Es común pensar que el frío "baja las defensas", pero esto no es cierto. Nuestro sistema inmunitario no es menos efectivo debido al frío externo. Esto se debe, entre otras cosas, a que nuestro cuerpo está protegido ante las condiciones externas. Además, tampoco hay evidencia de que esto se produzca.

De hecho, si el frío estuviese directamente relacionado con la bajada de defensas y con el aumento de estas enfermedades, los países más fríos las padecerían más. Sin embargo, esto no es cierto. Los datos mundiales no muestran que exista una mayor tasa de gripe o resfriado en paises más fríos.

Sí que se relaciona con la vacunación y la población en riesgo. También está relacionada con la edad y los factores de riesgo: es decir, se da más a menudo en poblaciones más viejas o con menos recursos, pero no de una forma directa con el frío, al menos de la manera en la que solemos relacionarla.

¿Por qué hay más resfriados cuando hace frío?

A pesar de lo dicho anteriormente, sí es cierto que el resfriado y la gripe son dos enfermedades estacionales, es decir, aparecen asociadas a ciertas épocas del año. En concreto, otoño e invierno, las épocas en las que aparece el frío. ¿Por qué razón?

Existen varias explicaciones que sí relacionan al frío con el resfriado, pero de manera más o menos indirecta. La primera y más obvia es que pasamos más tiempo juntos, a distancias cortas. El frío provoca que estemos más tiempo a resguardo, cerca de las fuentes de calor que nos dan comodidad. Esta situación es perfecta para que se transmita virus como el rinovirus o el influenza y promueve la epidemia.

Kelly Sikkema 516850 Unsplash

En segundo lugar está la incidencia: pasamos más tiempo en lugares cerrados donde han estado otras personas. Los virus son capaces de resistir en objetos inanimados cierto tiempo. Especialmente en los que más tocamos: teclados, ratones, pomos de la puerta, mandos... El tiempo que resisten depende mucho de las condiciones de temperatura y humedad. Casualmente, las condiciones del invierno y otoño promueven su resistencia debido a una mayor humedad absoluta que se produce por la condensación del vapor de agua debida al frío.

Un interesante estudio analizaba esta variable con la tasa de incidencia de la enfermedad, probando que existe una relación, aunque no sepamos del todo su razón. Esto afecta tanto a las condiciones dentro y fuera de los lugares donde habitamos, pero especialmente en los lugares que compartimos con otras personas, donde aumenta mucho esta humedad absoluta y la posibilidad de transmisión. Aunque los virus no duran más que unos minutos sobre estas superficies, es suficiente para que otro ser humano las toque.

No es el culpable, pero así ayuda el frío a que hayan más resfriados

Aunque no podemos echarle la culpa al frío del resfriado, al menos no de la manera en la que solemos hacerlo, lo cierto es que sí que tiene un papel en la enfermedad. También desde un punto de vista médico y de salud. Existen numerosos estudios que tratan de relacionar la incidencia del resfriado con las bajas temperaturas.

Como decíamos antes, no existe evidencia de que el frío afecte negativamente a nuestro sistema inmunitario en seres humanos. Pero sí que hay indicios de que la baja temperatura podría ayudar al virus a penetrar más fácilmente debido a la sequedad de las mucosas.

Rawpixel 1055771 Unsplash

Esto tiene especial relevancia si lo relacionamos con el hecho de que la humedad absoluta ayuda a la supervivencia del virus, ya que el aire más húmedo, en contacto con la mucosa más reseca, ayuda a la infección. Sin embargo, la evidencia demuestra que no existe una diferencia de síntomas entre las personas que pasan más frío y las que se abrigan más, lo que apoya la hipótesis de que no es el frío el factor determinante.

En definitiva sabemos mucho menos de lo que creemos sobre la relación entre el frío y el resfriado. Pero está claro que una chaqueta te ayudará más bien poco a protegerte del constipado. Más efectivo es taparte la boca y nariz, pero no por el frío, sino para evitar la entrada de los virus. Aunque tampoco sirve de nada. En esta época del año lo mejor es hacerse a la idea: es bastante fácil que terminemos resfriados.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir