Compartir
Publicidad
¿Se puede tener un parto vaginal después de una cesárea? Un vídeo demuestra que sí
Parto

¿Se puede tener un parto vaginal después de una cesárea? Un vídeo demuestra que sí

Publicidad
Publicidad

Durante muchos años la cesárea ha sido un problema para las madres por dos razones: el bebé no nacía como se esperaba, sino que te lo extraían (con todo lo que física y emocionalmente puede llegar a afectar a una mujer y al bebé) y porque el hecho de tener una cesárea quería decir que todos los partos siguientes serían atendidos de igual modo.

Por desgracia, aún quedan profesionales que siguen con este antiguo protocolo "si se te hizo cesárea, cesárea se te hará" y esto me ha llevado a encontrarme hace unos días con lo que pensé que ya no vería más, una mujer explicando que le habían hecho una cesárea porque ya tenía una cesárea anterior.

Y digo que no lo esperaba porque lo más habitual hoy en día es que suceda lo contrario, que haya un parto vaginal después de cesárea, y para muestra un botón (bueno, un vídeo), que veréis a continuación en el que una mujer da a luz en casa, en su bañera, después de haber dado a luz a su primer hijo por cesárea.

El nacimiento de Astrid

He cogido el vídeo del nacimiento de Astrid pero podría haber cogido cualquier otro, porque experiencias como esta hay miles. Yo mismo puedo explicar que mi primer hijo nació por cesárea y tanto el segundo como el tercero fueron partos vaginales. El nacimiento de Astrid sucedió hace algo menos de 4 meses y su madre, en el momento de sostener a su bebé, entre sollozos, dijo "Lo he hecho. He conseguido mi parto vaginal después de cesárea". ¿Quizás porque para ella lo más importante era el parto, y no tanto la seguridad del bebé? No. Para nada. Quizás porque la seguridad del bebé no se ve más comprometida que si se hiciera una nueva cesárea y, seguro, porque no guardaba un buen recuerdo de su primer parto, y este segundo, en cierto modo, le demostró que ella sí es capaz de dar a luz a un bebé.

¿Cuál es el riesgo de tener una cesárea anterior en un nuevo parto?

Que te puede complicar el siguiente parto. ¿Es la OMS muy pesada cuando pide que las cesáreas solo se hagan en caso de urgencia y que habría que intentar que solo el 10-15% de los partos fueran por cesárea? No, para nada. No lo es porque los riesgos de una cesárea no solo afectan al parto del momento, a la madre y al bebé, sino también al parto siguiente.

El que a una mujer se le haya practicado una cesárea supone que en su útero haya una cicatriz. Esto hace que en el siguiente parto haya riesgo de rotura uterina, que es algo muy peligroso para la vida de la mujer y del bebé. Para evitar este riesgo lo más aconsejable es que en el segundo parto se intervenga lo menos posible, es decir, que aún se vele más por que la mujer tenga tiempo, espacio, libertad y calma para dar a luz, pues forzar las cosas, querer acelerarlas y empezar a intervenir, pueden ser estrategias que hagan que todo acabe mal.

El riesgo de rotura uterina, por si os lo estáis preguntando, es bastante variable. En los partos hospitalarios se calcula que ronda el 0,2 a 1% de los partos. En los partos en casa o en casas de parto el riesgo va desde el 0,02% al 0,2% de los partos, aunque como son pocos los partos analizados (fuera del hospital), en comparación, y hacen falta más estudios que determinen cuáles son los datos y cuán fiables son.

¿Qué pasa si hay rotura uterina?

Pues que hay que correr, porque hay riesgo de hemorragia en la madre y riesgo de histerectomía (a la mujer le acaban extrayendo el útero). En el caso del bebé, cerca del 5,5% de roturas acaban en muerte, siendo mayor el riesgo cuanto más tiempo pase entre que se produce la rotura y se detecta y se saca al bebé.

Cesárea vs. parto vaginal

Tal y como está explicado parece que es más seguro hacer una cesárea para evitar la rotura de útero, sin embargo, se corre el riesgo de desvestir a un santo para vestir a otro. Vamos, que controlas un riesgo, pero añades otros. En una cesárea hay más riesgo de morbilidad neonatal y mortalidad materna, por lo que la primera opción es siempre el parto vaginal, cuyos beneficios para la madre y el bebé compensan el riesgo de rotura de útero.

El éxito es a la hora de intentar un parto es relativamente elevado. Un hospital de Murcia mostró en 2013 que habían logrado un 51,3% de partos después de cesárea. En este caso no es un gran éxito, pero cuentan con un gran número de partos de riesgo, según explican, y siempre podrán decir que la mitad de las mujeres que habían tenido cesárea previa lograron dar a luz por vía vaginal cuando, según protocolos más antiguos, habrían dado a luz por cesárea sí o sí. Otro hospital, esta vez uno de Argentina, calculó que lo logran en el 71,8% de las ocasiones. Son solo dos ejemplos, pero se calcula que en los hospitales el éxito ronda entre el 60 y el 80% y que en las casas de parto o en casa, se consigue en el 90% de los partos.

Para saber qué es mejor, si intentar el parto o si hacer una cesárea, es interesante mostrar los datos de un meta-análisis realizado en 2010 en que se analizaron todos los estudios que podrían dar información a la hora de comparar un parto vaginal después de una cesárea, un parto vaginal después de dos cesáreas y un parto por cesárea después de una cesárea. Vieron que al comparar el PVD2C la tasa de éxito fue del 71,1% frente al 76,5% de PVDC. Los casos de rotura uterina fueron 1,59% frente a 0,72% y las tasas de histerectomía de 0,56% frente a 0,19%.

Al comparar el PVD2C frente a la repetición de cesárea, los casos de histerectomía fueron del 0,40% frente al 0.63%. La necesidad de transfusión fue del 1,68% frente a 1,67% y la morbilidad febril 6,03% frente a 6,39%. La morbilidad materna fue similar en ambos casos y en el caso de los bebés, se consideró que había mucha limitación en los datos como para sacar conclusiones, aunque sí se indicó que en los datos que tenían no se apreciaban diferencias en las tasas de ingreso en UCI neonatal, lesiones por asfixia ni tasas de mortalidad neonatal al comparar PVCD, PVC2C y repetición de cesárea.

No compararon el PVDC y la repetición de cesárea, pero si podemos ver que los datos son mejores si solo hay una cesárea previa que si hay dos, y si vemos que el PVD2C es similar a la repetición de cesárea, parece evidente que a nivel de riesgos es mejor intentar un parto vaginal que hacer directamente una cesárea.

Al menos esto es lo que ya recomiendan las sociedades científicas, que hay tratar de lograr un parto vaginal.

Más información | El Parto es Nuestro
Vídeo | YouTube
Foto | iStock
En Bebés y más | Pregunta a la matrona: Parto vaginal después de cesárea (PVDC), El parto vaginal después de la cesárea, una opción cada vez más segura, Es posible un parto vaginal después de tres o más cesáreas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio