Compartir
Publicidad

El parto en el agua no es más peligroso que el resto de partos, señala un estudio

El parto en el agua no es más peligroso que el resto de partos, señala un estudio
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El parto en el agua se ha demostrado beneficioso para muchas mujeres porque ayuda a aliviar el dolor de las contracciones, disminuyendo el uso de analgesia epidural. Sin embargo, se recomienda que la entrada en el agua se haga cuando la dilatación esté ya avanzada, pues si se entra antes puede alargarse el proceso.

Por esa capacidad del agua caliente de permitir que la dilatación progrese con menos dolor, se recomienda el parto en el agua. Sin embargo, hace unos años, la AAP (Academia Americana de Pediatría) y la ACOG (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos) publicaron algunos casos que podrían desaconsejar el parto en el agua (que no la dilatación), por considerarlo un riesgo para la vida de algunos recién nacidos.

Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Journal os Midwifery & Women's Health concluye que el parto en el agua no solo no es más peligroso que el resto de partos, sino que tiene algunos beneficios de los que en otros estudios no se habla.

Más de 15 mil partos analizados

El estudio del que hablamos, según leemos en Babyology, se ha realizado con datos de bebés nacidos entre el año 2004 y 2009. Se analizaron 6.534 partos en el agua, que se compararon con 10.290 partos fuera del agua.

Para comparar a los recién nacidos valoraron la puntuación del test de Apgar a los 5 minutos, si el bebé debía ser ingresado con algún problema o si ingresaba en la unidad de cuidados intensivos neonatal en algún momento entre el nacimiento y las primeras 6 semanas de vida.

También compararon a las madres y analizaron los datos de trauma genital, ingreso hospitalario tras el parto y el ingreso o infección de útero o endometrio en las primeras 6 semanas.

Los partos en el agua son tan seguros como fuera de ella

Lo que vieron fue que en los bebés que nacían en el agua había un 64% menos de ingresos al nacer, un 25% menos ingresos hospitalarios en las primeras semanas y un 31% menos ingresos en la UCIN. A la hora de ver cómo el parto en el agua afectaba a las mujeres vieron que el parto en el agua supuso un 35% menos de ingresos tras el parto, un 28% menos hospitalizaciones en las primeras 6 semanas, pero un 11% más de riesgo de trauma genital. No hubo diferencias en el número de infecciones maternas tras el parto.

La autora principal del estudio Marit Bovbjerg, dijo esto al respecto:

Los resultados sugieren que el nacimiento en el agua es una opción razonablemente segura, y una opción con pocas intervenciones para las mujeres que tienen poco riesgo de complicaciones durante el parto. La decisión de tener un parto en el agua se debe tomar en conjunto con un profesional de la medicina.

A la vista de los datos del estudio está claro que no solo no es más peligroso, sino que parece que compensa si, como dicen los autores, el parto es de bajo riesgo. En los casos en que el parto se complica por alguna razón, podría ser adecuado el parto fuera del agua por los motivos que he comentado al principio, por esos pocos casos, esos pocos bebés, que al nacer jadean o intentan hacer una respiración.

Foto | iStock
En Bebés y más | El parto en el agua más extraño de la historia: se dio un baño sin saber que estaba embarazada y salió con un bebé, El parto en el agua, ¿sí o no?, La bañera antes del parto favorece el nacimiento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio