Galactocele o quiste de leche: qué es y cómo se trata

Galactocele o quiste de leche: qué es y cómo se trata
Sin comentarios

Los bultos en el pecho durante la lactancia materna son relativamente frecuentes y, en muchas ocasiones, motivo de preocupación. Aunque muchas veces se trate de algo fácilmente solucionable, como la obstrucción de un conducto, en otras ocasiones puede tratarse de un problema más serio, por lo que siempre es importante consultar con un profesional.

¿Qué es un galactocele?

Un galactocele es un quiste de leche retenida, una acumulación de leche en forma de bulto, de mayor o menor tamaño. Este bulto es suave y redondeado, móvil; al comprimirlo puede salir leche a través del pezón.

Es una lesión benigna casi exclusiva de mujeres embarazadas o que amamantan (más frecuente que aparezcan durante el destete); también se han visto tras cirugía de aumento de pecho.  Aunque parezca poco común, los galactoceles son en realidad las masas palpables en el pecho más frecuentes en las madres que amamantan.

¿Por qué se produce?

Se cree que se produce por el bloqueo de un conducto galactóforo. Al inicio, el contenido del quiste es simplemente leche, pero progresivamente se reabsorbe el líquido y queda la parte grasa.

¿Cómo se diagnostica?

Aunque hay datos que pueden orientar a que se trata de un galactocele: bulto no doloroso, no hay fiebre o mal estado general, no hay cambios en la piel (enrojecimiento, aumento de temperatura...) es importante que un profesional quien lo diagnostique mediante una prueba de imagen, habitualmente por ecografía; también puede verse en una mamografía.

¿Cómo se trata?

lactancia-materna

En algunos casos, los galactoceles van disminuyendo solos de tamaño. Si esto no sucede y/o si resultan molestos, pueden pincharse y aspirarse el contenido. Esta técnica suele realizarla un ginecólogo guiado por ecografía. Sin embargo, es frecuente que la lesión vuelva a rellenarse de líquido, por lo que pueden necesitarse varias punciones a lo largo de la lactancia.

También puede extirparse mediante cirugía local sin necesidad de interrumpir la lactancia. Dado que es una lesión benigna, otra opción es esperar al destete para extirparlo.

En algunos casos (pocos), el galactocele podría infectarse y sería necesario entonces el tratamiento con antibióticos.

¿Afecta el galactocele a la lactancia?

Como hemos comentado, salvo que se infecten, los galactoceles son lesiones benignas no dolorosas, que no afectan, como norma general a la lactancia.

Sólo en casos particulares en los que sean muy grandes o se localicen muy cerca del pezón y la areola, pueden resultar molestos y/o pueden comprometer la eyección de leche y que ésta fluya más despacio.

En el caso de que a la madre le resulte molesto o se dificulte la eyección de leche puede, como hemos visto,  intervenirse (mediante punción-aspiración o mediante cirugía) sin necesidad de destetar.

Fotos | cookie_studio - www.freepik.es, iStockphoto

En Bebés y más | Once problemas durante la lactancia materna y cómo solucionarlos, según una consultora de lactancia

Temas
Inicio