Publicidad

Los bebés amamantados son más proclives a aceptar los sabores nuevos
Lactancia

Los bebés amamantados son más proclives a aceptar los sabores nuevos

Publicidad

Publicidad

No es ningún secreto que la lactancia materna es el mejor alimento que podemos dar al bebé durante sus primeros meses de vida. Sabemos que aporta muchos beneficios para su sano crecimiento y desarrollo, y también les protege contra ciertas enfermedades o reduce sus posibilidades de padecerlas.

Pero además de ser un súper alimento que es buenísimo para su desarrollo, la leche materna también influye mucho en la alimentación que posteriormente tendrá el bebé, ya que diversos estudios han encontrado que los bebés que son amamantados son más proclives a aceptar nuevos sabores.

Los estudios

Las investigaciones acerca de la influencia que tiene la lactancia en la alimentación de los bebés es algo que se ha venido estudiando desde hace muchos años. Específicamente, diversos estudios han analizado la influencia que tiene la leche materna en la aceptación o rechazo de nuevos sabores en la dieta de los bebés al iniciar la alimentación complementaria.

Por ejemplo, un estudio realizado en 2001 y publicado en la revista Pediatrics, puso a prueba la hipótesis de que los sabores detectados en el líquido amniótico o la leche materna influía en la aceptación de alimentos con sabores similares. En este estudio, se concluyó que la exposición a ciertos sabores mejoraba el disfrute de esos mismos sabores durante la alimentación complementaria.

Otro estudio realizado en 2007, evaluó los efectos de la lactancia y la dieta de la madre en la aceptación de una fruta y un vegetal específicos en bebés de cuatro a ocho meses de edad. En él, se encontró que los bebés de aquellas madres que habían consumido dichos alimentos con mayor frecuencia los aceptaban mejor.

Un estudio más reciente, publicado en 2016, analizó la diferencia que había entre bebés alimentados con leche materna y bebés que tomaron fórmula, en la aceptación de nuevos alimentos. En él, se encontró que los niños que fueron alimentados con leche materna tienden a comer más vegetales en la ablactación que aquellos que fueron alimentados con leches artificiales.

Así influye alimentación de la madre durante la lactancia

Madre Amamantando

Desde hace tiempo se sabe que la dieta de la madre puede pasar al bebé a través de la leche materna, e incluso se han realizado otros estudios en los que se analizan los diferentes sabores que presenta la leche materna y que van cambiando de acuerdo según la alimentación que lleve mamá.

Todos estos estudios, confirman la teoría de que los bebés se familiarizan con los sabores de los alimentos que consumen sus madres y que llegan a ellos a través de la leche materna, haciendo que posteriormente esos sabores sean identificados por ellos y por lo tanto, los acepten de mejor manera.

Por ello, es importante que durante la lactancia la madre lleve una dieta muy variada, para que el bebé conozca a través de la leche materna la mayor cantidad de sabores y se acostumbre a ellos con el paso del tiempo. Además, esto ayuda a que los niños sean expuestos desde que son lactantes a nuevos sabores, como los vegetales, de una manera segura.

Debemos aclarar que, en varios de los estudios que hemos compartido, los investigadores comentan que el hecho de que los bebés identifiquen esos alimentos que ya conocían a través de la leche materna, no significa necesariamente que de inmediato les encantarán.

Sí, les resultarán familiares e incluso podrán aceptarlos con mayor facilidad, pero es responsabilidad de padres y madres continuar ofreciéndolos con frecuencia y de manera paciente para que continúen familiarizándose con ellos y terminen aceptándolos.

Fotos | iStock

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir