Compartir
Publicidad

La lactancia materna, lo mejor para tu bebé

La lactancia materna, lo mejor para tu bebé
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde Bebés y más defendemos y fomentamos la lactancia materna porque es indudables que es lo mejor para tu bebé. La ciencia lo confirma a través de estudios científicos de toda índole, sencillamente porque lo normal y natural es que el bebé se alimente de la leche que produce su madre.

Este fin de semana, más de 500 profesionales de 51 países se han reunido en el IX Simposio Internacional de Lactancia Materna promovido por Medela y se ha llegado a interesantes conclusiones sobre sus beneficios. Entre ellos, se destaca el papel de la lactancia materna como un “medicamento” para reducir el riesgo de enfermedades en neonatos, como herramienta de prevención de la obesidad infantil y se destacan los beneficios que aporta al desarrollo cognitivo del bebé.

Pediatras, neonatólogos, matronas, enfermeras, y responsables y personal de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) de los hospitales se han reunido para compartir los últimos avances en investigación que os contamos a continuación.

Lactancia materna y obesidad

En cuanto a la relación entre lactancia materna y obesidad, los científicos destacan que hay factores que establecen una estrecha vinculación entre ambas. Los bebés que son amamantados son capaces de regular la cantidad de leche que ingieren y desarrollan preferencias en el gusto a través de la leche materna, lo que contribuiría a reducir el riesgo de obesidad.

Por su parte, al compararla con la leche de fórmula, la leche materna tiene un mayor componente de insulina y menos proteínas que la leche de fórmula, y los bebés que toman leche materna ganan peso de manera más saludable que los que son alimentados con leche de fórmula.

Qué es “normal” en lactancia materna

Otra conclusión interesante es que notar diferencias en la cantidad y frecuencia de las tomas a medida que el bebé crece es normal, que no significa que tu leche ya no alcance.

La doctora Jacqueline Kent, de la Facultad de Ciencias, de la Escuela de Química y Bioquímica de la Universidad de Western Australia, ha dicho:

"Entre el primer y el tercer mes, la frecuencia de tomas disminuye, el intervalo entre una toma y otra aumenta, así como la cantidad de leche ingerida y el tiempo que el bebé destina a cada toma. A partir del tercer mes y hasta el sexto, estos baremos pasan a ser constantes. Los patrones que resultan de este estudio tienen un efecto positivo sobre las mujeres que dan el pecho porque confirman a los padres lo que puede ser considerado “normal” en lactancia materna y mantiene la confianza de las madres que dan el pecho a sus hijos".

Lactancia materna y desarrollo cerebral

También se ha asociado la lactancia materna a una pequeña pero consistente ventaja en el posterior desarrollo del coeficiente intelectual (CI). Concretamente, es un beneficio de aproximadamente tres puntos de CI, aunque los recién nacidos con muy bajo peso al nacer pueden conseguir un beneficio aún mayor.

Lactancia materna y prematuros

  • En cuanto a bebés prematuros, se ha señalado que alimentar exclusivamente al niño durante los primeros 14 días de vida con leche materna reduce en tres veces el riesgo de padecer Enterocolitis Necrosante (NEC), la patología digestiva por la que mueren más bebés con muy bajo peso al nacer (por debajo de 1.500 gramos).

  • Han dado a conocer el programa SPIN que se está desarrollando en la Universidad de California, en San Diego (EE.UU.) que consiste en la alimentación exclusiva con leche materna, maximizar la producción de leche de las madres, optimizar la calidad y la seguridad de la leche materna, así como promover el contacto piel con piel y el amamantamiento. Este programa es compatible con la utilización de leche materna donada para cubrir las posibles necesidades en un entorno de partos prematuros.

  • Se han remarcado además los beneficios de los bancos de leche materna donada en las Unidades de Cuidados Intensivos. Alimentar a bebés prematuros o con muy bajo peso con leche materna (donada por otra madre cuando la de la madre del niño no está disponible o es insuficiente) reduce el riesgo de padecer una Enterocolitis Necrosante frente a la fórmula artificial.

Reduce además en estos niños el riesgo de de intolerancia a la alimentación, y facilita un inicio temprano de la nutrición enteral que, a su vez, reduce el riesgo de que el neonato contraiga una infección intrahospitalaria.

Como nota importante, uno de los expertos ha apuntado que hay mucho por conocer todavía sobre la glándula mamaria. Como dato curioso ha mencionado que es un órgano que consume más del 30% de la ingesta diaria de energía durante el periodo de lactancia.

Las conclusiones del IX Simposio Internacional de Lactancia Materna nos han parecido muy interesantes, por eso hemos querido compartirlas con vosotros. Dejan en claro que siempre que se pueda, la lactancia materna es lo mejor para tu bebé.

Foto | Thinkstock En Bebés y más| La lactancia materna favorece el desarrollo cognitivo a largo plazo, "Los bebés que no reciben leche humana tienen más posibilidades de enfermar", entrevista a la IBCLC Ana Charfén

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos