El asombroso vídeo de una madre que muestra cómo cambia el color y composición de la leche materna desde el nacimiento del bebé

El asombroso vídeo de una madre que muestra cómo cambia el color y composición de la leche materna desde el nacimiento del bebé
Sin comentarios

En varios ocasiones hemos comentado que la leche materna es un líquido inteligente que se adapta a las necesidades del bebé según sus requerimientos nutricionales y su etapa de crecimiento.

La leche producida por las madres tras el nacimiento del bebé se denomina calostro y se caracteriza por ser densa, viscosa y por su color amarillo o anaranjado. Días después el calostro da paso a la leche de transición, cuyo aspecto es más cremoso en color y textura.

Este increíble cambio ha sido documentado en un vídeo por Beatriz Moreno, madre de cuatro peques, asesora de lactancia, educadora de porteo y directora de la Escuela de Porteo KangureArte.

Beatriz dio a luz a su bebé el pasado 23 de noviembre y tres días después comenzó a sacarse leche para ir haciendo su propio banco. De este modo, vemos como esas primeras bolsas de leche tienen un color mucho más anaranjado que poco a poco va dando paso a una leche más blanca y cremosa.

Así cambia la leche materna a lo largo de la lactancia

leche materna

La leche materna aporta todos los nutrientes que se necesitan para crecer los primeros meses (y años) de vida; pero además tiene una característica casi mágica que la hace única: es capaz de variar su composición adaptándose al lactante en cada momento.

Así, los primeros días tras el parto la madre secreta calostro que, como decíamos al inicio, es una leche densa y de color anaranjado o amarillo con altas cantidades de inmunoglobulinas, lactoferrina, oligosacáridos y elevados niveles de anticuerpos. El calostro tiene muchas proteínas y menos cantidad de grasa que la leche madura, y se digiere fácilmente.

Entre los días cinco y 14 tras el parto, el calostro da paso a la leche de transición. Esta leche tiene un aspecto más cremoso, y además de mantener todas las propiedades del calostro, sus niveles de grasa, calorías y azúcares –especialmente de lactosa– aumentan.

Finalmente, en torno a las dos semanas postparto el cuerpo comienza a producir leche madura. Esta leche presenta menores concentraciones de proteínas, minerales y vitaminas que el calostro, pero añade un gran número de componentes bioactivos: hormonas, que no solo contribuyen al buen funcionamiento de tejidos y órganos, sino también a la regulación del apetito, los patrones de sueño o al refuerzo del vínculo materno; inmonuglobinas, que neutralizan bacterias y virus; o enzimas, encargadas de acelerar las reacciones químicas del cuerpo, permitiendo, por ejemplo, la absorción del hierro.

La leche materna también cambia durante la toma

Pero además de variar su color, textura y composición a lo largo de la lactancia, la leche materna también cambia su color y densidad durante una misma toma.

Al principio de la tetada es más aguada, rica en hidratos de carbono y con menor contenido en grasa. Esto le puede conferir un aspecto blanquecino o muy clarito, tirando incluso a azulado. En cambio, al final y debido al considerable aumento de grasa, la leche presenta un color más amarillento  (similar al calostro de los primeros días).

Otras peculiaridades de la leche materna

lactancia materna

La leche también se adapta a la edad del bebé para proporcionarle en cada momento todo lo que necesita.

Así por ejemplo, la leche materna de las madres que dan a luz a bebés prematuros es diferente de las que tienen bebés a término. Contiene más proteínas, más grasa y más calorías, así como más lactoferrina y más Inmunoglobulina A; en cambio, tiene menos lactosa.

A medida que el niño va creciendo la leche también se vuelve más enérgica y calórica. No en vano, y en contra de lo que se suele creer, a partir del primer año aumenta en la leche materna el contenido en grasa y calorías.

En el caso de las madres que están amamantando en tándem, la naturaleza dará prioridad al recién llegado, de manera que la leche materna adaptará sus cualidades al bebé, pasando a ser diferente a la que el niño mayor tomaba.

Igualmente, cuando el bebé está enfermo la leche también adapta su composición produciendo mayor cantidad de anticuerpos específicos y leucocitos que le ayudan a combatir las infecciones y a recuperarse.


Foto | Facebook Escuela de Porteo Kangurearte

En Bebés y Más | La leche materna 'bacteriana' durante el primer mes de vida del bebé le protege de alergias durante la infancia

Temas
Inicio