Siete claves para reducir la exposición a los videojuegos de niños y adolescentes
Juegos y juguetes

Siete claves para reducir la exposición a los videojuegos de niños y adolescentes

El uso de videojuegos se ha disparado con la pandemia. Según datos de SuperData (que esta especializada en el estudio de este sector), se afirma que su crecimiento en el último año ha alcanzado un 14% (cuando lo normal es que lo haga a un ritmo de 5-6%). Teniendo en cuenta que los niños y los adolescentes son grandes consumidores de este tipo de entretenimiento, es fundamental que los padres estemos atentos para evitar que termine convirtiéndose en una adicción y solo nos quedemos con los beneficios que pueden traer en su aprendizaje.

¿Por que el uso abusivo de videojuegos genera riesgos para los niños y adolescentes?

El uso abusivo de videojuegos puede entrañar muchos riesgos para los niños. Según el Centro para el Tratamiento de Adicciones de la Comunidad de Madrid, SINADIC, son:

  • Cambio de comportamiento: Inquietud, impaciencia e irritabilidad, especialmente cuando no se puede tener acceso al medio adictivo.

  • Aislamiento y confinación. Merma importante en la comunicación.

  • Deterioro de las relaciones más cercanas.
  • Alteración del curso normal de la vida causado por el uso abusivo de internet y pantallas (no ir al colegio, al trabajo, descuido de obligaciones cotidianas...).
  • Justificación del tiempo utilizado al respecto.
  • Abandono de otras actividades, especialmente si antes eran especialmente gratificantes.
  • Incapacidad de controlar voluntariamente el uso.
  • Mentiras-engaño para llevar a cabo a escondidas las actividades adictivas.
  • Cambio de hábitos de sueño o alimentarios.

¿Cómo reducir la exposición a los videojuegos de niños y adolescentes?

Se deben establecer límites

En la crianza positiva es muy importante establecer límites pero de una forma respetuosa, porque de esta forma los niños se hacen conscientes de las consecuencias de sus actos y además les brindan seguridad. Ellos deben tener claro que su prioridad siempre debe ser cumplir con sus responsabilidades, que hay momentos en los que no deberían utilizar los videojuegos (como en la mesa, por ejemplo), y que estos pueden ser parte de las actividades a realizar en su tiempo de ocio, teniendo en cuenta que es muy importante que no dejen de practicar deporte y realizar actividades al aire libre.

Los videjuegos no deben convertirse en moneda de cambio para negociar con ellos

En línea con el anterior punto, es importante que los niños y los adolescentes tengan claras cuáles son sus responsabilidades (como hacer los deberes y recoger su habitación), y no intentar que las cumplan utilizando como medio de "chantaje" más tiempo en los videojuegos. De esta forma solo actuaríamos a corto plazo para conseguir algo de ellos y agravaríamos el problema del exceso de tiempo frente a las pantallas.

Debes predicar con el ejemplo

Aquí ocurre lo mismo que con el teléfono móvil: no les puedes decir que no te lo pidan o que no estén enganchados a él, si tú haces lo mismo. Si te gustan los videojuegos, aprovecha para jugar con ellos, enseñando autocontrol a través de tus actos.

Facilítales otro tipo de ocio

Planes Adolescentes

Si quieres que los niños dejen de pensar solo en los videojuegos como la única manera de entretenerse, debes facilitar otro tipo de ocio, como salir al cine, que practiquen algún deporte, que queden con sus amigos, y lo más importante: pasar tiempo con ellos desde que son pequeños. Está claro que cuanto mayores se hagan más independencia van a querer, pero es importante cultivar ese gusto por practicar otras actividades en su tiempo libre desde que son pequeños.

Dialoga con ellos sobre todo lo que entraña este tipo de entretenimiento

EL mundo de los videojuegos es enorme, y más ahora que se puede practicar de forma virtual (con los peligros que eso conlleva), con personas de todo el mundo y en escenarios que a veces pueden ser muy bonitos, pero que otras veces pueden llegar a ser bastante violentos e incluso pornográficos. Es fundamental que hablemos con ellos (nunca de forma forzada), sobre el tipo de juegos que les gusta, qué sucede en ellos y cuál es su filosofía. De esta forma nos será un poco más fácil conocer sus gustos y de paso estimular en ellos un punto de vista crítico.

Deja claras las consecuencias del exceso de tiempo con los videojuegos

Con esto me refiero a que debemos hablar sobre las consecuencias para ellos (como por ejemplo, dejar de jugar a otras cosas que también les gusta mucho), y con las consecuencias que puede tener el no cumplir lo pactado. Quitarlos por un tiempo corto, por ejemplo, puede ser una opción, aunque debes mantenerte firme si quieres que la enseñanza quede clara, pero ten siempre presente que el castigo físico nunca es el camino para conseguirlo.

Aprovecha los beneficios de los videojuegos

Es verdad que los videojuegos han ganado muy mala fama en los últimos años, pero personalmente creo que el problema ha sido que los padres hemos tardado en aprender a gestionarlos y a consensuar su uso con nuestros hijos. Sin embargo no podemos olvidar que también nos pueden traer muchos beneficios, como ser una "excusa" para pasar más tiempo con ellos, para tener temas de conversación e incluso para mejorar su aprendizaje, ya que estimulan el razonamiento lógico, la orientación espacial y la toma de decisiones.

En Bebés y Más | "Prohibidme jugar a los videojuegos", la desesperada petición de auxilio a sus padres de un niño de ocho años 'adicto' a Fortnite

Imagen | freepik

Temas
Inicio