Compartir
Publicidad

Las amistades en la adolescencia: por qué son importantes y cómo debemos actuar los padres con los amigos de nuestros hijos

Las amistades en la adolescencia: por qué son importantes y cómo debemos actuar los padres con los amigos de nuestros hijos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A medida que nuestros hijos se adentran en la adolescencia irán pasando más tiempo con sus amigos y menos con nosotros. Es algo totalmente normal y natural, además de muy positivo para su desarrollo.

Hoy vamos a analizar por qué son tan importantes las amistades en la adolescencia, y qué debemos tener en cuenta los padres para asegurarnos de que los amigos de nuestros hijos son una buena influencia para ellos.

Los amigos, pilar fundamental en la vida del adolescente

La relación de amistad comienza en edades muy tempranas, y va evolucionando con el paso del tiempo hasta llegar a la etapa adulta. Sin embargo, es en la adolescencia cuando la amistad se vuelve especialmente intensa, siendo muy probablemente, una de las relaciones más especiales de cuantas tendremos a lo largo de la vida.

Durante la adolescencia, nuestros hijos pasan por una serie de cambios físicos y emocionales que les lleva a alejarse de nosotros y construir su propia identidad independiente. Pero dado que el ser humano es un ser social por naturaleza, la figura de los amigos se hace imprescindible en esta nueva etapa.

Para el adolescente, un amigo es aquel que está viviendo lo mismo que él y, por tanto, quien mejor puede entender sus dudas, miedos e inquietudes sin temor a ser juzgado o ridiculizado, como siente que podría ocurrir con los adultos.

Tipos de amistades adolescentes

adolescentes

Según podemos leer en la web En Familia, de la AEP, las amistades adolescentes van cambiando conforme el niño se adentra en nuevas etapas de desarrollo:

  • Durante la adolescencia temprana (entre los 11 y los 14 años), los niños tienden a constituirse en grupos pequeños del mismo sexo con intereses comunes. Estas amistades ofrecen protección, empatía y diversión.

  • A partir de los 14 años los grupos de amigos crecen en número y se mezclan con personas del sexo opuesto, dando origen un poco más adelante, a las primeras relaciones de pareja.

Por lo general, las amistades adolescentes suelen ser homogéneas, de manera que el niño escogerá amigos con rasgos, valores, actitudes o ideas muy similares a las suyos.

¿Qué busca el adolescente en sus amigos?

  • Lo primero que busca el adolescente en su grupo de amigos es comprensión, empatía y hablar libremente sin sentirse juzgado.

Como hemos comentado más arriba, los cambios propios de esta etapa pueden llegar a provocar en el niño un cúmulo de sensaciones y emociones difíciles de asimilar. En este sentido, los amigos son quienes mejor pueden entenderle, al estar viviendo lo mismo que él.

  • La amistad adolescente exige más lealtad que cualquier relación de amistad en otro momento de la vida.

El adolescente confía sus problemas, dudas y preocupaciones a los amigos, y espera que estos le entiendan, no le fallen, no le juzguen y le apoyen en los momentos buenos y malos.

  • El adolescente busca sentirse aceptado y acogido en el grupo de iguales, pues al igual que en cualquier otra etapa de la vida, es importante satisfacer el sentimiento de pertenencia.

El peligro de las influencias negativas durante la adolescencia

Con todo lo mencionado no es difícil entender la gran influencia que ejercen los amigos sobre el adolescente. Esta influencia se puede apreciar en distintos aspectos como la forma de vestir o hablar, los gustos musicales, las opiniones ante un tema o incluco la forma de comportarse.

Aunque la influencia no tiene por qué ser negativa, puede ocurrir que el adolescente se sienta presionado por su grupo de iguales para actuar de una manera determinada, y evitar así el aislamiento y la soledad que le provocarían mantenerse al margen.

En la actualidad, esta presión se hace más evidente con el fenómeno de las redes sociales, por lo que la educación de los padres es clave para que nuestros hijos adolescentes aprendan a manejarse por Internet de manera segura y no se sientan influenciados por las opiniones negativas de los demás.

Los padres debemos interesarnos por las amistades de nuestros hijos

adolescentes

Aunque puede ser tentador para los padres buscar amistades para nuestros hijos adolescentes (y así evitar el peligro de las malas influencias), debemos dejar que sean ellos mismos quienes lo hagan, motivándoles a tener amigos y pasar tiempo con ellos.

Pero es fundamental que los padres conozcamos a los amigos de nuestros hijos, nos interesemos por sus vidas y hablemos de ellos de manera respetuosa, sin juzgarlos ni menospreciarlos, pues en ese caso el adolescente lo interpretaría como un ataque hacia él.

Una buena forma de conocer a sus amigos es invitándoles a casa o procurando un acercamiento con sus padres. También es importante haber realizado un trabajo previo que propicie un clima de confianza con nuestro hijo, y que nos permita mantener una comunicación abierta y sincera, de cara a manifestarnos mutuamente nuestras inquietudes, miedos y dudas.

Recordemos que aunque pueda parecernos que en esta etapa de la vida nuestros hijos se alejan de nosotros, nos siguen necesitando tanto o más que antes. ¡No les fallemos!

Fotos | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio