La "regla de la modestia", un lastre que puede condicionar el desarrollo de habilidades de las niñas
Infancia

La "regla de la modestia", un lastre que puede condicionar el desarrollo de habilidades de las niñas

HOY SE HABLA DE

Muchas de nosotras hemos sido criadas escuchando un "las niñas no chillan", "las niñas que lloran se ven feas", "las niñas no trepan a los árboles, y menos si llevan falda", y cosas por el estilo que se normalizaron y asimilábamos en forma de un "las niñas no deben hablar demasiado alto"... regla que al final se terminaba trasladando a las aulas de clase y finalmente al mundo profesional.

Esa forma de crianza se ha acompañado además por la poca visibilidad de las mujeres en la ciencia, en los deportes, en la política y en general en todos los entornos que se han considerado mayoritariamente masculinos (sin tener ninguna razón de fondo, dicho sea de paso). Esto ha dado lugar a una estigmatización de las mujeres en muchos campos profesionales, un fenómeno que ha trascendido generaciones y que a día de hoy aún sigue siendo un proceso del cual falta camino por recorrer.

¿Qué es la regla de la modestia?

En los últimos años se han realizado muchas investigaciones encaminadas a descubrir por qué si la inteligencia no entiende de género, hay menos niñas identificadas con altas capacidades que niños.

En varias de ellas se menciona un fenómeno llamado "la regla de la modestia" que se gesta en el entorno familiar y bajo la cual, se enseña a las niñas, desde bebés, a no alardear de sus habilidades y por el contrario, se anima a hacerlo a los niños. Se trataría, por lo tanto, de un efecto de base cultural.

Al parecer es entre los 5 y los 7 años cuando irrumpe en la mente de las niñas que la "brillantez" está asociada más a los niños que a las niñas. Un estudio mostró que es en ese momento cuando se produce ese cambio en la mentalidad, por lo que se intuye que ocurre de forma rápida. Todo lo que se recibe durante la niñez tiene efectos directos en la forma en la que nos autopercibimos, como por ejemplo "las experiencias de los niños en la escuela, como las actitudes y prejuicios de los maestros, que pueden estar implicados en el desarrollo de este estereotipo".

Cuando la regla de la modestia trasciende a la adolescencia y la edad adulta

El problema principal de estas manifestaciones, es que las asumimos tanto hombres como mujeres. Al llegar a la adolescencia repercuten en la toma de decisiones que tomamos, como la carrera profesional o el postgrado. Según se afirma en el Cuaderno de Cultura Científica, las preferencias en la elección de estudios de posgrado en función del género se debe al efecto de factores como las expectativas del grado de "brillantez" considerado necesario para cursar con éxito unos u otros. Cuanto mayor es esa brillantez que se supone necesaria (porque así se le atribuye) para cursar con éxito unos estudios, menor es el porcentaje de mujeres que los escogen.

Este tipo de actitudes al final se convierten en una barrera que nos autoimponemos y que terminan socavando las habilidades de muchas niñas que no encuentran referentes o no tienen la confianza necesaria para perseguir sus sueños. Es un problema de raíces muy profundas que llega a tener efectos muy graves en la vida de una persona.

¿Qué podemos hacer?

Ninas

Está claro que aún se deben producir muchos cambios culturales para que las niñas tengan igualdad de oportunidades en el campo académico y profesional, aunque es un trabajo en los que todos deberíamos implicarnos: desde los profesores en las aulas, los padres en casa estimulando la curiosidad de niños y niñas por explorar el mundo dejando de lado esos roles de género que han estado tan presentes en nuestra sociedad, educando en la igualdad y fortaleciendo su autoconfianza.

Los medios de comunicación también tenemos la responsabilidad de hablar sobre estos temas para que seamos conscientes de que existen y que se precisan cambios en nuestro entorno, así como de dar la misma visibilidad a los logros de mujeres y hombres. Los estímulos que reciben nuestros niños provienen de miles de fuentes, así que es un proceso sobre el que todos deberíamos reflexionar.

En Bebés y Más | Combatiendo estereotipos: cómo hablarles a tus hijos

Imagen | freepik

Temas
Comentarios cerrados
Inicio