Compartir
Publicidad

Semana 40 de embarazo

Semana 40 de embarazo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llegamos a la recta final en nuestro recorrido del Embarazo semana a semana haciendo la última parada. Estamos en la Semana 40 de embarazo y por fin conoceremos al bebé, si es que no ha nacido ya o lo hace en los próximos días.

Porque podría ser que el bebé aún tardara una o dos semanas en llegar. ¿Qué sucede en esos casos? ¿Cuáles son los cambios en el bebé y en la madre durante la semana 40 de embarazo? De todo ello os hablamos a continuación.

Cambios en el bebé en la semana 40 de embarazo

El bebé en la semana 40 de embarazo mide entre 48 y 51 centímetros de la coronilla a las nalgas, y el peso se sitúa alrededor de los 3500 gramos. No obstante, el peso depende mucho del bebé, su tamaño, estatura, la herencia recibida…

Porque todos sabemos de bebés que nacieron con más o menos peso de estos tres kilos y medio. Lo que está claro es que, cuanto más nos alejemos de la fecha prevista del parto, más probable es que el bebé pese más. Hablemos un poco más del aspecto del recién nacido.

Cuando nace el bebé, tiene un color amoratado, puede que tirando a rosáceo o amarillo. La piel aparece cubierta de la vernix cerosa, restos de sangre y de lanugo… Los altos niveles hormonales hacen que sus genitales aparezcan hinchados.

Tal vez la cabeza la tenga algo deformada por haber atravesado el canal del parto, pero es normal y poco a poco la cabeza del bebé irá tomando su forma definitiva.

El nacimiento del bebé es un momento muy estresante, nace confuso y aturdido, normalmente llora en el momento en que el aire entra en sus pulmones por primera vez y después pasa a un estado de alerta tranquila.

El bebé nace con los reflejos primarios, instintos elementales que muestra todo recién nacido, como el de prensión o el de búsqueda.

Lo verás con los ojos muy abiertos, aunque apenas pueda percibir luces y sombras. Puede enfocar únicamente lo que está entre 30 y 45 centímetros de distancia. Durante las primeras horas tras el parto el recién nacido está muy sensible y receptivo. Es el momento de ponerlo piel con piel y ofrecerle el pecho.

Recién nacido manita

Cambios en la madre en la semana 40 de embarazo

Ha llegado el gran momento, y la madre lo va a notar porque empieza las contracciones de parto o rompe aguas. Para recordar cuáles son los síntomas de parto verdadero puedes leer lo que contamos en la Semana 39 de embarazo.

La madre a estas alturas se siente muy cansada y con molestias di diverso tipo (tirantez en la tripa, incomodidad, falta de sueño, dolores en el suelo pélvico...) y probablemente estará deseando que nazca el bebé. Hay que mantener la calma, porque como veremos después el parto aún puede retrasarse.

Ya tenemos asumidas las técnicas de relajación y respiración para ponerlas en práctica a la hora del parto. El dolor que sienten las mujeres a la hora de dar a luz varía mucho de unas a otras, y puede que aunque decidieras no recurrir a métodos farmacológicos para aliviar el dolor del parto, ahora los pidas. Es el personal médico el que dirá si es posible o conveniente.

Tras la dilatación latente o precoz que ya puede llevar en marcha varias semanas el cuello uterino empieza a dilatar activamente gracias a las contracciones. Al llegar a los 10 centímetros de dilatación empieza la fase de expulsión, cuando hay que empujar para que el bebé nazca vía vaginal.

Tras el nacimiento, que con suerte será sin intervenciones desaconsejadas como la episiotomía, llega la tercera fase del parto: la expulsión de la placenta. Pero esto será ya muy fácil después del gran esfuerzo previo. Y, sobre todo, ya tenemos a nuestro bebé con nosotras. Enhorabuena.

Cuando el bebé se retrasa

Superar en una o dos semanas la fecha prevista de parto no tiene por qué representar un problema, y los médicos se suelen esperar más allá a la hora de inducir el parto. No obstante, se realizarán algunas pruebas para comprobar que el bebé sigue sano, se harán monitores con frecuencia y ecografías.

Casi el 10% de los embarazos llegan a la semana 42, sobre todo en el caso de madres primerizas, por lo que hay que mantener la calma si el momento del parto no se produce.

Para inducir naturalmente el parto se recomienda la estimulación de los pezones, las relaciones sexuales (se produce oxitocina que estimula las contracciones uterinas) y los paseos, ya que el balanceo pélvico favorece el ablandamiento del cuello del útero.

Esperamos que en esta semana 40 de embarazo todo transcurra perfectamente y que el parto, como se suele decir, sea rápido. Esperamos que nuestro recorrido del embarazo semana a semana os haya resultado ameno y de utilidad y ¡enhorabuena por el bebé!

Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

Fotos | Footloosiety y QuinnDombrowski en Flickr En Bebés y más | Calendario de embarazo: de la semana 37 a la semana 40, Embarazo mes a mes: el noveno mes, Métodos naturales para aliviar el dolor de las contracciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos