Método Montessori: cuáles son sus pilares fundamentales y qué beneficios aporta al desarrollo y aprendizaje del niño

Método Montessori: cuáles son sus pilares fundamentales y qué beneficios aporta al desarrollo y aprendizaje del niño
1 comentario

El método Montessori fue creado por la educadora, pedagoga y médico italiana, María Montessori, y a pesar de tener una trayectoria de más de 100 años, cada vez son más las familias interesadas por este modelo educativo para enseñar y criar a sus hijos

Hoy analizamos en profundidad en qué consiste la pedagogía Montessori, sobre qué pilares se asienta y qué beneficios aporta a los niños.

¿Quién fue María Montessori y cómo nació el método que lleva su nombre?

Maria Montessori (1870-1952), creadora del método que lleva su nombre, nació en el seno de una familia de clase media italiana. A muy temprana edad rompió con las expectativas y estereotipos de género y decidió matricularse en la Facultad de Medicina, graduándose con honores como la primera mujer médico italiana.

Entre 1898 y 1900 inició sus prácticas en un hospital psiquiátrico de niños con enfermedades mentales. Allí observó que aunque estos niños tenían muchas de sus capacidades disminuidas, era posible potenciarlas si se fomentaba en ellos la autonomía y se reforzaba su autoestima y confianza. De esta forma les enseñó a leer y escribir.

Esto le hizo pensar que su método podría ser más eficaz con niños que no presentaran ningún tipo de dificultad, por lo que en 1907 María Montessori abrió su primera “Casa de Bambini”. Allí comenzó a enseñar a los niños con su particular método pedagógico, el cual ha inspirado desde entonces a millones de educadores y padres en todo el mundo.

Pilares de la pedagogía Montessori

pedagogía montessori

El Método Montessori se basa en tres pilares fundamentales:

  • El propio niño: cada niño es un individuo único, con su propia capacidad y ritmo para aprender, jugar, explorar o socializar. El método Montessori aboga por dar al niño libertad, autonomía y confianza para hacer todo esto.

  • Adulto que acompaña al niño: pero el niño necesita de un adulto que lo acompañe de forma respetuosa, es decir, sin interferir en su aprendizaje y siendo consciente de todas las etapas que atraviesan. Los adultos ejercen un papel de observador y guía en su desarrollo.

  • Ambiente preparado: para el aprendizaje del niño también es esencial un ambiente rico en estímulos, materiales y experiencias de vida que acompañen sus necesidades de auto construcción.

Beneficios en el niño de aprender con el método Montessori

montessori

Los beneficios de seguir los postulados montessorianos han sido respaldados por la neurociencia actual y diferentes estudios. María Moreno, asistente Montessori y divulgadora educativa de pedagogías activas que asesora a Chicco, explica cuáles son los aspectos positivos para los niños de aprender con este método:

  • El niño aprende por su propio interés, pues tanto su entorno como los juguetes y accesorios que utiliza están pensados para responder a su curiosidad innata y al periodo sensitivo que atraviesa.

  • El niño aprende siguiendo su propio ritmo e integrando los conocimientos de uno en uno. Esto a su vez le ayudará a ganar confianza y ver reforzada su autoestima.

  • Realizar de forma autónoma tareas acordes a su edad, así como aprender y jugar con artículos montessori favorece el correcto desarrollo motor del niño, pues le ayuda a trabajar su motricidad gruesa, fina y la pinza digital (esencial para favorecer el aprendizaje de la escritura más adelante), así como fortalecer la coordinación óculo-manual.

  • Fomenta la concentración, pues el hecho de realizar tareas por sí mismo conlleva una atención profunda.

  • Del mismo modo, el niño podrá aprender de los errores cometidos, poniendo en marcha su capacidad de razonamiento y búsqueda de alternativas ante las posibles dificultades que puedan surgir.

Pedagogía Montessori en las aulas y en los hogares: ¿cómo se aplica?

pedagogía montessori
El método de enseñanza Montessori es una filosofía muy positiva que acompaña con naturalidad el desarrollo del niño, y que puede aplicarse tanto en la escuela como en el propio hogar

Las escuelas Montessori disponen de aulas abiertas, despejadas y divididas por áreas de trabajo, lo que permite al niño interactuar de forma libre con su entorno para saciar su curiosidad y, por tanto, aprender según su propio ritmo, sin sentirse atado a unos horarios y rutinas convencionales.

Por su parte, la labor principal del guía Montessori es la de observar y acompañar a cada alumno de forma personalizada: analizando sus necesidades, capacidades e intereses, y ofreciéndole oportunidades de trabajo que le permitan actuar, querer y pensar por sí mismo, fomentando su confianza y disciplina.

Los principios que la Educación Montessori pretende desarrollar en los alumnos son:

  • Libertad.
  • Estructura y orden.
  • Énfasis en la naturaleza y en la realidad, fomentando la autodisciplina y la seguridad personal.
  • Apreciación de la belleza y respuesta positiva y espontánea hacia la vida.
  • Autoconstrucción y desarrollo psíquico.
  • Vida responsable en comunidad.

María Montessori daba mucha importancia al juego como estrategia de aprendizaje, para lo cual ideó un material didáctico para este fin y propuso un mobiliario adecuado al tamaño de los niños. También resaltó la importancia de la participación de los padres en el proceso educativo de los hijos.

Por eso, la educación Montessori no solo es exclusiva de las escuelas, sino que debe continuar también en el hogar. Y es que para la experta, María Moreno, "el método Montessori es mucho más que una metodología educativa con más de cien años de vigencia. Es una filosofía de crianza y una forma integral de acompañar el desarrollo de los niños en nuestro hogar"

Así pues, si queremos criar a nuestros hijos siguiendo las premisas de la filosofía Montessori, lo primero que debemos hacer es "empaparnos" de esta metodología, adecuar nuestro hogar a las capacidades de nuestros niños y fomentar su autonomía, teniendo siempre presente el ritmo madurativo del niño y los periodos sensibles que a traviese. También es fundamental nuestro acompañamiento respetuoso (sin dirigirle), fomentar su creatividad y capacidad de explorar y permitirle que aprenda libremente en contacto con la naturaleza.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Juegos al aire libre y nada de pantallas: así crían los Duques de Cambridge a sus hijos, Cómo adaptar tu cocina a la pedagogía Montessori para que los niños tengan más autonomía y aprendan colaborando en casa, Siete actividades Montessori para hacer con niños en casa

Temas
Inicio