Publicidad

Cómo adaptar tu cocina a la pedagogía Montessori para que los niños tengan más autonomía y aprendan colaborando en casa

Cómo adaptar tu cocina a la pedagogía Montessori para que los niños tengan más autonomía y aprendan colaborando en casa
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La cocina es probablemente la estancia de la casa en la que más tiempo pasamos, especialmente si también la usamos como comedor. Además, en los últimos meses la cocina se ha convertido en el escenario preferido por las familias para compartir ratos de ocio y actividades juntos, y ahora en Navidad vuelve a ser el punto de reunión de padres e hijos para disfrutar preparando rica repostería y dulces típicos.

Pero para que los niños puedan ayudarnos a cocinar con seguridad y libertad, la cocina debe estar adaptada a ellos. Y es que una cocina 'amigable' no solo les ayuda a desenvolverse con autonomía, sino que les permite sentirse útiles colaborando en las tareas domésticas, y por tanto, aprender y crecer con autoestima y confianza.

Almudena Palacios, maestra especializada en pedagogía Montessori, educadora en Disciplina Positiva y autora de Viviendo Montessori y Creciendo en Positivo, nos ofrece todas las claves para adaptar nuestra cocina a los niños y nos aconseja qué aspectos debemos tener en cuenta para hacer de esta estancia un lugar seguro y autónomo para ellos.

"En Montessori, la cocina es uno de los sitios clave para dar autonomía a los niños"

montessori

La experta en Montessori asegura que la cocina es uno de los sitios clave para comenzar a fomentar la autonomía de los niños, ya que es aquí donde comienza gran parte de la vida práctica. Y es que en esta estancia de la casa no solo se cocina el menú de la familia, sino que se llevan a cabo varias tareas domésticas como poner y quitar la mesa, lavar los platos, colocar los utensilios en diferentes armarios o cajones, o barrer el suelo.

Ahora en Navidad son muchas las familias que deciden pasar más tiempo en la cocina compartiendo momentos y experiencias. Esto es algo que se hizo notable también durante el confinamiento, pues cocinar se convirtió en una de las actividades preferidas para disfrutar con los niños

"Pero para que nuestros niños no se frustren en la cocina y les apetezca pasar tiempo en ella, esta debe estar adaptada a sus necesidades, cumpliendo las cinco características de un entorno Montessori: autonomía, belleza, orden, libertad y pertenencia".

"La cocina debe ser un sitio donde los niños disfruten, se lo pasen bien y no se estresen porque no les dejamos tocar nada por si manchan o se rompen las cosas. Ya os digo que van a ensuciar, pero también eso es fuente de aprendizaje, pues después tendrán que aprender a recoger y limpiar".

Seis claves para adaptar tu cocina a la filosofía Montessori

Si has decidido adaptar tu cocina para que sea un lugar seguro y amigable para los niños, y así puedan actuar de forma autónoma e independiente, estos son los consejos que nos facilita Almudena para realizar el cambio.

1) Los utensilios que utilicen deben estar a su altura

montessori

El primer paso para transformar tu cocina es colocar en armarios y cajones a la altura de los niños todos los utensilios y herramientas de cocina que vayan a utilizar, y dejar en los armarios superiores fuera de su alcance lo que no sea seguro: "colocaremos en estantes, cajones o armarios inferiores que puedan alcanzar todo lo necesario para poner la mesa, servirse ellos mismos el agua cuando tengan sed o prepararse un snack cuando tengan hambre".

"Resulta frustrante para un niño no tener las cosas a la altura de sus ojos. Podemos hacer la prueba sentándonos en el suelo, y nos daremos cuenta de cómo cambia la perspectiva del mundo cuando no hay nada a tu alcance"

"Este pequeño cambio trae muchísimos beneficios, tanto al niño como a los padres, ya que nuestros hijos ganarán autonomía y los adultos no tendremos que estar continuamente pendiente de lo que piden, pues ellos mismos podrán servírselo sin nuestra ayuda".

Algunas sugerencias para mantener el orden:

  • Emplear cestas o cajas dentro de los armarios o estantes, donde coloquemos nuestros utensilios clasificados por categorías. Por ejemplo, en una caja pondremos los cubiertos, en otra los paños de cocina, en otra los vasos...

  • Los carritos con cestas o bandejas que habitualmente se emplean para guardar la fruta y verdura también son una gran opción, pues tienen el tamaño de los niños y permiten visualizar de forma rápida el contenido que guardamos.

2) Emplear utensilios reales

El segundo consejo de Almudena es que los útiles y herramientas que tengamos en la cocina a disposición de los niños sean reales. Es decir, que no les demos a ellos instrumento de plástico por miedo a que puedan hacerse daño o romperlos si se caen al suelo.

"Los niños necesitan saber cuál es el tacto de los diferentes materiales. Necesitan tocar un vaso de cristal, una jarra de aluminio o una tabla de madera. Hay vasos pequeños, perfectos para que puedan sujetarlos con sus manitas, y no tienen por qué ser de plástico"

cuchillos Cuchillos de la marca KIDDIKUTTER (imagen de la web)

¿Y qué ocurre con los cuchillos?

Cualquier adulto sabe que un cuchillo puede suponer una amenaza para un niño si lo manipula sin supervisión o sufre un accidente al cortar. Sin embargo, la experta no aconseja que demos a los niños cuchillos de plástico, pero sí comenzar con cortadores o cuchillos adaptados según su edad.

"Los padres tenemos miedo de que los niños se corten, pero también los adultos nos cortamos en ocasiones y no por eso dejamos de utilizar cuchillos o los cambiamos por cuchillos de plástico. Los cuchillos deben ser reales, aunque si es la primera vez que los usan, y hasta que vayan mejorando la técnica, podemos ofrecerles cuchillos especiales o cortadores para niños (recomiendo la marca Kiddikutter), que cortan perfectamente pero no sus dedos".

"Si das a un niño un cuchillo de plástico tendrá que hacer más fuerza para cortar (e incluso puede que no siempre lo consiga), de manera que cuando pase a utilizar uno real no controlará esa fuerza y tendrá un mayor riesgo de sufrir un accidente".

3) Útiles imprescindibles en una cocina Montessori

Además de los básicos para comer (platos, vasos, tenedores, cucharas y cuchillos de punta redonda y de sierra), Almudena Palacios recomienda tener también los siguientes utensilios en nuestra cocina, para fomentar la autonomía de los niños a la hora de prepararse la comida y ayudarnos a cocinar:

  • Cuchillos para untar
  • Cortadores, peladores de fruta y ralladores
  • Pequeños electrodomésticos como exprimidor para zumos (manual o eléctrico), tostador y batidora
  • Tazas o vasos medidores
  • Otros utensilios como tablas de cortar, mortero, embudo, moldes o rodillos
  • Reloj de cocina para que los niños aprendan a controlar el tiempo de las recetas
  • Y por supuesto, una trona evolutiva que se adapte al crecimiento del niño y que le permita compartir mesa con el resto de la familia. El niño debe poder subir y bajar de la trona sin ayuda.

"Conforme los niños vayan creciendo y aumentando su autonomía pedirán hacer más cosas en la cocina, y es en esos momentos cuando podemos incorporar objetos más específicos como las ollas (en casa mi hija utiliza la olla GMD desde que tenía tres años y medio, siempre con cuidado y supervisión), las sartenes o las pinzas para dar la vuelta a los alimentos"

"Al principio, a los adultos que no hemos sido educados así nos produce miedo que nuestros hijos se desenvuelvan en la cocina. Pero se olvida cuando eres consciente del aprendizaje tan importante que esto conlleva y ves su cara de felicidad por utilizar solos el microondas o hacer una tortilla francesa".

4) Zona de productos y útiles de limpieza

cocina montessori

Exceptuando los productos tóxicos o peligrosos para el niño, en la cocina también debemos disponer de un armario a su alcance para guardar productos de limpieza que fomenten la colaboración del niño en las tareas del hogar, como escoba o cepillo para barrer, recogedor, fregona, trapos, cubos y barreños, bayetas...

"También es necesario que el cubo de las basura y los cubos de reciclaje los coloquemos a su altura. Esto les permitirá tirar los desperdicios y aprender a separar para reciclar (cartón y papel, vidrio, latas...), fomentando la conciencia medioambiental desde pequeños y contribuyendo a cuidar el Planeta".

5) Torre de aprendizaje, imprescindible

Pero para poder ayudarnos y contribuir en la cocina, los niños necesitan llegar sin problemas al fregadero o la encimera, y así participar en lo que estemos haciendo. En este sentido, Almudena nos recomienda recurrir a torres de aprendizaje, más seguras y estables que los escalones, banquetas o sillas.

"En el mercado venden torres de aprendizaje, pero es una herramienta que puedes fabricar tú mismo de forma sencilla. Lo importante es que sea evolutiva y que permita al niño acceder fácilmente y desde el primer momento a la encimera".

MEOWBABY Torre de Aprendizaje Montessori Ayudante de Cocina Para Niños Taburete de Madera Taburete Asistente de Cocina Estantes Ajustables Natural

MEOWBABY Torre de Aprendizaje Montessori Ayudante de Cocina Para Niños Taburete de Madera Taburete Asistente de Cocina Estantes Ajustables Natural

6) Normas claras, paciencia y confianza

cocina montessori

Y ya por último, la experta Montessori nos recuerda la importancia de confiar en nuestros hijos para contribuir al buen desarrollo de su autoestima, así como tener paciencia a la hora de enseñarles y respetar sus tiempos.

"Hemos de presentar lentamente a los niños las actividades que vayamos a hacer en la cocina, y hacerlo con suma precaución, pues ellos estarán observando todos los detalles. Mientras estén aprendiendo, cuando estemos cortando o cocinando podemos pedirles que nos observen con sus manitas entrelazadas detrás de su espalda, con el fin de evitar accidentes y peligros."

"También es fundamental fijar desde el principio una serie de normas de seguridad que los niños deben aprender y respetar, como por ejemplo utilizar los cuchillos o la cocina solo en compañía de un adulto"

Almudena insiste en que es posible que al principio los adultos nos agobiemos con la suciedad o el desorden, pues cuando los niños empiezan a involucrarse en la cocina no tienen en cuenta estos aspectos. Por eso es importante ver el "desastre" como una posibilidad de aprender nuevas habilidades.

Lo mismo ocurrirá si tenemos niños más pequeños en fase de "explorar" el mundo que los rodea. "Es completamente normal que los bebés se pasen el día sacando y metiendo objetos de armarios y cajones. Pero si tenemos a su altura los utensilios adecuados, esto no debe suponer un problema. Al contrario, forma parte de su desarrollo y necesitan hacerlo; simplemente debemos darles el espacio adecuado para ello".

Agradecimientos | Almudena Palacios, Viviendo Montessori

En Bebés y Más | Hacer tareas en casa prepara a los niños con habilidades que sirven para toda la vida, El método de aprendizaje Montessori se pone de moda gracias al príncipe George. ¿Qué es y cómo sé si le conviene a mi hijo?, Quieres iniciarte en el método Montessori? Ève Herrmann, referente en pedagogía Montessori, nos aconseja qué debemos tener en cuenta

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio