Compartir
Publicidad
Cómo ayudar a los niños a dejar el pañal respetando sus ritmos
Educación Infantil

Cómo ayudar a los niños a dejar el pañal respetando sus ritmos

Publicidad
Publicidad

Acabamos de entrar en el mes de Julio y esto quiere decir que quedan apenas dos meses para que miles de niños empiecen su andadura en el colegio, en el de los "mayores", ese en el que los niños van sin pañal.

Esto significa que todos los niños de dos o tres años que aún llevan pañal tienen que dejar de utilizarlo en estos dos meses que quedan, y aunque algunos lo hacen fácilmente, a otros les cuesta un poco más. Para echaros una mano en el proceso, y sobre todo para que lo hagáis desde el cariño y sin lágrimas de por medio, os explicamos hoy cómo ayudar a los niños a dejar el pañal respetando sus ritmos.

El pañal fue cosa nuestra

El primer aviso es clave. Antes de pedirle a tu hijo o tu hija que deje el pañal debéis tener en cuenta que fuisteis vosotros, los padres, quienes decidisteis ponerle pañal al nacer para que todo lo que tuviera que hacer estuviera controlado.

Ellos nacen sin pañal, y de igual modo que hay culturas donde no los usan porque no los conocen, o porque no tienen medios para pagarlos, nosotros sí los usamos con nuestros hijos y les acostumbramos a hacerlo todo ahí, en el pañal. ¿Cómo lo hacen las otras culturas? Pues enseñando al niño en cuanto pueden a hacer sus necesidades cuando y donde les va bien a todos. En China, como ya os hemos mostrado en alguna ocasión, muchos niños van con el pantalón abierto para hacer lo que tengan que hacer en la misma calle.

En otros lugares hacen lo que se conoce como "comunicación de la eliminación", que consiste en entrenar al bebé desde bien pequeñito para asociar la relajación de esfínteres a algún sonido que hacen los padres: los padres observan al bebé para saber cuándo va a hacer pipí o caca y ellos asocian un sonido a ese momento (un siseo, un silbido...). Van creando esa asociación de manera que con el tiempo logran que el bebé espere al sonido para dar rienda suelta a sus necesidades de eliminación.

Con esto quiero decir que nosotros optamos por el camino fácil, el de no hacer nada especial, sino simplemente ir poniendo pañales y cambiándolos cuando están sucios, y por eso, al acostumbrarles al pañal, debemos ser respetuosos a la hora de desacostumbrarles.

La maldita presión de los colegios

Dice la lógica que los niños hacen las cosas cuando están preparados para ellas y que no todos tienen el mismo ritmo madurativo. Que unos hacen unas cosas antes y otros después. Pues bien, esta premisa que todos los colegios deberían tener clara no, clarísima (porque no creo que en ningún colegio se presione a un niño que no es capaz de aprender algo a aprenderlo), se la saltan antes de que el niño entre al decirle a los padres que no pueden entrar en el colegio con pañal.

¿Por qué no? Son niños de 2 y 3 años y es normal que muchos no tengan desarrollado el control de los esfínteres. ¿Por qué no puede llevar pañal? Pues eso mismo me pregunto yo siempre... y la respuesta es la que es: porque no tienen personal ni recursos para andar cambiando el pañal a un niño, y en algunos casos que me he encontrado (hablando con profesores de infantil), ni ganas: "Lo que me faltaba ya", es un resumen de lo que me suelen responder. Y es una pena, porque muchos niños lo pasan verdaderamente mal y sus padres ni te cuento: un verano en el que tienen claro que debe dejarlo sí o sí, y un niño o niña que, por lo que sea, dice que no.

Vamos, que soy de los que defiende que un niño debería dejar los pañales cuando él se sintiera preparado para hacerlo, y no cuando a nosotros o a los del colegio les parezca que debe hacerlo. Esto no quiere decir que no hagamos nada, siempre se puede intentar que el niño vaya al lavabo a hacerlo, pero si no lo consigue, si pasan días y no hay avance, no hay ninguna necesidad de seguir con ello. Se vuelve a poner el pañal y se espera a que esté preparado.

¿Cuándo están preparados los niños para dejar el pañal?

Controlar los esfínteres es algo que se aprende, pero que solo se puede aprender si el niño ha llegado a un momento de su maduración en que es capaz de hacerlo. Si no ha llegado ese momento, puedes tirarte días, semanas y meses para que logre hacerlo donde quieres que lo haga, y no será por tu insistencia de tanto tiempo, sino porque por fin llegó el momento en que su maduración le permitió aprenderlo. Si le hubieras mantenido el pañal hasta entonces y lo hubierais hecho más tarde, habría aprendido igual, más rápido y os habríais ahorrado un montón de lavadoras, de niño sucio y enfadado y de discusiones sin sentido.

Dice la tabla Haizea-Llevant, basada en un gran estudio sobre el desarrollo de los niños, que no todos los niños aprenden a caminar el mismo día. A los 13 meses el 50% de los niños camina libremente, el 75% lo hace a los 14 y el 95% a los 16. ¿Por qué? Pues porque no todos aprenden a hacer lo mismo al mismo tiempo. Pues bien, la misma tabla nos dice que a los 30 meses de edad sólo el 50% de los niños controlan los esfínteres. Eso son dos años y medio y es, más o menos, la edad que tienen algunos de los niños que en septiembre empiezan el colegio y están ahora campando por casa sin pañal. Vamos, que de todos ellos, la mitad aún no es capaz de controlarlo y están ahí dale que te pego sus padres tratando de enseñarles cómo aprender.

A los 36 meses, que son 3 años, son capaces de ir sin pañal el 75% de los niños, y a los 42 meses es cuando lo logra el 95% de los niños. Eso son 3 años y medio y aún falta un 5% por conseguirlo. Y fíjate, que a esa edad están todos en el colegio y allí consideran que todos, absolutamente todos, tienen que ir sin pañal. Lamentable, ¿verdad?

Menos mal que cada vez más centros tienen esto en cuenta y ya no presionan tanto a los padres en este sentido. Te dicen algo así como "inténtalo, pero si no lo consigue tranquilos, puede venir con pañal y aquí ya los cambiaremos". Ahora solo falta que esta filosofía se siga extendiendo, pues el respeto por los ritmos de aprendizaje y maduración de los niños debería ser una premisa universal.

Cómo ayudarles a dejar el pañal

Dejar el pañal

Como en realidad estáis leyendo esto, no para que os diga cómo deberían ser los colegios, que también, sino para saber cómo ayudarles a dejar el pañal, os dejo a continuación con los consejos para hacerlo de manera lo más respetuosa posible:

  • Sin prisas: ya hemos dicho que el control de esfínteres es un proceso madurativo, así que como somos nosotros los que tratamos de poner fecha a su maduración no podemos ir con prisas y andar enfadándonos, regañándoles o limpiando las fugas de mala gana y con mala leche.
  • Acompañar en el crecimiento personal: crecer como persona no se hace solo dejando el pañal. Debe ser una cosa más de tantas, así que debemos permitir que maduren en otros sentidos, dándoles autonomía para que se vistan solos, o se quiten la ropa, para comer, para beber en vaso (si es que usan biberón), para comer, para dejar el chupete, para ducharse en vez de bañarse, ponerse ellos mismos el jabón, lavarse los dientes (aunque luego nosotros afinemos la higiene), etc. Esto les ayuda a sentirse más mayores, menos bebés y madurar antes.
  • Hablar de ello: tienen que entender qué están haciendo. Por qué queremos que lo hagan en el retrete o el orinal, por qué hay que dejar atrás el pañal, explicarles qué es el pipí, qué es la caca, enseñarles cómo son, que muchos no saben ni lo que es la caca, y tranquilizarles si les pone nerviosos, que los hay que sienten que están perdiendo una parte de sí mismos.
  • Dar libertad para escoger dónde hacerlo: el retrete les puede dar miedo al principio, por aquello de la profundidad y de ser un gran agujero que de repente hace una ruidosa cascada de agua. Es recomendable que lleven ropa cómoda que puedan subirse y bajarse fácilmente y que tengan a su disposición un orinal, un pañal y el retrete, y que escojan dónde hacerlo. Muchos niños controlan perfectamente y piden un pañal para hacer caca porque es lo que les da más confianza y con lo que se sienten más seguros. Luego se lo quitan y tan contentos. A la práctica, es lo mismo que hacerlo en el váter. Con el tiempo, solo hay que cambiar pañal por orinal o retrete.
  • Aprovecha que es verano: ahora hace calor, así que aprovecha para dejarles desnudos por casa. Yendo desnudos es como ven perfectamente lo que están haciendo y dónde lo están haciendo. Ven salir el pipí y ven salir la caca. Y ven que cae al suelo. Ahí es donde les decimos que para no manchar el suelo pueden hacerlo en el váter, como lo hace mamá y papá.
  • Si no va bien, daros un respiro: puede suceder que pasen los días y no logréis ningún avance. Que pasen una o dos semanas y veáis que se lo sigue haciendo todo encima y no solo eso, sino que empieza a llorar cuando se lo hace porque no quiere, porque sin presionarle vosotros, se sienta en la obligación de conseguirlo. Es entonces un buen momento para volver a poner el pañal y tomarse un respiro. Volvéis a lo de antes y ya lo intentareis más adelante otra vez. ¿No es dar un paso atrás? No, porque si no ha habido avance, no podemos hablar de retroceso.

¿Y si al final no lo consigue?

Pues señal de que has intentado que haga algo para lo que no está preparado tu hijo o hija. Vas al colegio y lo comentas. Les explicas sus avances, sus progresos o que ni siquiera ha avanzado y si hace falta les decís que no os preocupa, que sabéis que a ellos les va mejor no tener que cambiar pañales, pero que no tenéis prisa y que no queréis que allí le presionen para lograrlo. Y buscáis la mejor solución: "¿Te traigo pañales, te traigo ropa? ¿Lo cambiaréis en seguida, verdad? Nosotros vamos a seguir trabajándolo en casa, pero hay que tener paciencia". En el mejor de los casos lo comprenderán y se sumarán a vuestro parecer. Es, de hecho, lo que debería suceder. En el peor de los casos se mostrarán inflexibles y contrariados, y entonces tocará defender los intereses de vuestro hijo.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Diez consejos para ayudar a los niños a controlar los esfínteres y dejar el pañal, Tras controlar los esfínteres por el día, ¿cuándo le quitamos el pañal por la noche?, ¿Y si después de los cinco años no hay manera de quitarle el pañal de noche?: la enuresis nocturna

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio