Publicidad

Lo académico no es lo único que importa: por qué debemos darle más valor al desarrollo social y emocional de nuestros hijos
Educación Infantil

Lo académico no es lo único que importa: por qué debemos darle más valor al desarrollo social y emocional de nuestros hijos

Publicidad

Publicidad

Como padres, queremos lo mejor para nuestros hijos y por ello desde que entran a la escuela buscamos las mejores opciones para que reciban una educación que les ayude a estimular su aprendizaje y les prepare para la vida adulta. Sin embargo, debemos recordar lo siguiente: las calificaciones no son lo único que importa ni las habilidades académicas definen el potencial de nuestros hijos.

Diversos estudios nos han demostrado que lo académico no es lo único que debe importarnos cuando nuestros hijos asisten a la escuela, y que debemos dar más valor al desarrollo social y la educación emocional de nuestros hijos, especialmente cuando son pequeños. Te contamos por qué.

El desempeño académico no es lo más importante

Como padres, a todos nos gusta ver a nuestros hijos alcanzar sus metas y continuar obteniendo logros a través del aprendizaje y desempeño en sus escuelas. Sin embargo, aunque debemos prestar atención a los resultados de sus evaluaciones, también es importante que comprendamos que una calificación no lo es todo.

Para muestra, tenemos dos estudios en los que se nos muestra que lo académico, si bien es importante, no es en lo que más debemos fijarnos como padres en cuanto al desarrollo y desempeño escolar de nuestros hijos.

El primer estudio, publicado en 2015 en el American Journal of Public Health, encontró que las habilidades sociales en los niños de edad preescolar eran más importantes que su desempeño académico, y que además eran un mejor predictor acerca de su éxito y bienestar en la vida adulta.

El estudio concluyó que aquellos niños en preescolar que demostraran mejor competencia social, tenían mejores posibilidades de terminar el bachillerato, asistir a la universidad y conseguir un empleo, en comparación con los niños que tenían bajos niveles de competencia social.

¿Y a qué se refieren con "competencia social"? A las habilidades sociales, emocionales, cognitivas y de comportamiento, que son pieza clave para lograr una adaptación social exitosa y tener una mejor relación con las otras personas.

Otro estudio, realizado en 2011, encontró que el nivel de autocontrol de los niños podía predecir mejor que el coeficiente intelectual el éxito que tendrían los niños en su vida adulta, a pesar de que éste último siempre se ha relacionado con el desempeño académico.

Para ello, se le dio seguimiento a 1.000 niños desde los tres hasta los 11 años, mediante pruebas que medían su autocontrol. Al llegar a los 32 años, se encontró que el autocontrol y no el coeficiente intelectual, era el mejor predictor para el éxito futuro, basado en aspectos como la salud, la riqueza y las ofensas criminales.

La explicación de esto, es que los niños que no tenían un buen autocontrol tenían mayores posibilidades de cometer errores en la adolescencia, lo que a su vez les llevaría a caer en estilos de vida o comportamientos dañinos. Un ejemplo de esto, es que los niños que tenían bajo autocontrol comenzaban a fumar a los 15 años, abandonaban la escuela y presentaban embarazo adolescente.

La importancia de la educación emocional y las habilidades sociales

Madre Hablando Hija

Si bien estos estudios muestran que aspectos educativos como el desempeño escolar o el coeficiente intelectual no tienen la última palabra en cuanto al éxito de los niños en su futuro, sí nos da un mensaje claro: no solo las notas importan y debemos darle un mayor valor a la educación emocional y las habilidades sociales desde temprana edad.

Por ejemplo, si desde pequeños comenzamos a educar a nuestros hijos acerca del autocontrol y la gestión de sus emociones, ellos podrán comenzar a tomar decisiones de una forma más segura y consciente, lo cual los preparará para la vida adulta, ayudándoles a tener una mejor calidad de vida y con mayor éxito a largo plazo.

¿Significa esto que las notas y el aprendizaje académico no importan? Claro que no, ambos también son parte esencial del desarrollo de los niños y nos indican cómo van aprendiendo nuestros hijos y dónde podemos ayudarles a reforzar o apoyarles.

Pero más que preocuparnos y presionarnos porque nuestros hijos sepan el abecedario completo o sepan leer a tal o cual edad, debemos preocuparnos por darles las herramientas necesarias para que tengan un desarrollo emocional y social saludable, que les beneficiará en todos los aspectos de su vida.

https://www.bebesymas.com/desarrollo/esperamos-demasiado-de-nuestros-hijos-un-estudio-nos-dice-que-si

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir