¿Cuáles son las causas de la tartamudez?

¿Cuáles son las causas de la tartamudez?
Sin comentarios

La tartamudez es un trastorno de la fluidez del habla, de inicio en la infancia, y así se recoge en el DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). Conlleva una marcada alteración de la fluidez normal y la estructuración temporal (el ritmo) del habla.

Normalmente, los síntomas de la tartamudez empiezan a manifestarse durante la niñez; en muchos casos se limitan a este período y desaparecen a medida que el niño crece, pero no siempre es así (y también depende, en parte, del tipo de tartamudez).

Es importante saber que hablamos de una alteración en la actualización del habla y no en la competencia del habla (es decir, la persona que tartamudea tiene un lenguaje adecuado y lo conoce bien, pero el ritmo y las pausas del habla están alterados).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 1 % de la población mundial padece tartamudez.

Pero, ¿cuáles son las causas de la tartamudez? ¿Qué niños es más probable que tartamudeen? ¿Con qué palabras es más probable que lo hagan? Descubre las respuestas a estas incógnitas y mucho más, ¡aquí!

¿Cuáles son las causas de la tartamudez?

Qqq

La etiología o causa de la tartamudez sigue siendo desconocida hasta la fecha. Sin embargo, sí conocemos algunos factores de riesgo de la tartamudez, y las teorías explicativas del trastorno proponen la influencia de múltiples factores que intervienen en su aparición:

  • Factores biológicos/fisiológicos
  • Factores psicosociales
  • Factores lingüísticos

Pero, ¿en qué consisten cada uno de estos factores? Vamos a conocerlo:

Factores biológicos/fisiológicos

Parece que algunos estudios han vinculado la tartamudez con alteraciones en el procesamiento lingüístico cerebral.

Se ha planteado la hipótesis de una inadecuada dominancia cerebral para el análisis del lenguaje, es decir, una dominancia del hemisferio derecho para el lenguaje y otras alteraciones en el funcionamiento cerebral para el lenguaje, pero que no han llegado a concretarse del todo.

En otras palabras; sabemos que el lenguaje se encuentra centralizado, en gran parte, en el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro.

Esto quiere decir que en general, el lenguaje se procesa en este hemisferio; sin embargo, en las personas con tartamudez, este procesamiento podría tener lugar en el hemisferio opuesto, es decir, en el hemisferio derecho.

Descoordinación entre labios, lengua y cuerdas vocales

Pexels Photo 8460047

Por otro lado, se han encontrado otras alteraciones en las personas con tartamudez, como por ejemplo: déficits en la planificación y coordinación del habla.

Esto quiere decir que los niños con tartamudez podrían presentar una escasa coordinación de los labios, lengua y cuerdas vocales. Este hecho ocasionaría una asincronía en los movimientos rápidos que se requieren para hablar.

Falta de sincronía entre el cerebro y los órganos del habla

Encontramos también teorías perceptivas del habla, que sostienen que la tartamudez se debe a un error en los procesos de retroalimentación del habla.

Esto se relaciona con una falta de sincronía entre los centros cerebrales del lenguaje ("dónde" se produce el lenguaje en el cerebro) y los órganos efectores (boca, lengua...).

¿La tartamudez se hereda?

Por otro lado, en relación a la heredabilidad de la tartamudez, los estudios de familias y gemelos han proporcionado sólidas pruebas de que existe un factor genético en su origen.

Además, la presencia de un trastorno fonológico en el niño, o de un trastorno del lenguaje expresivo de tipo evolutivo, o bien la historia familiar de ambos (que haya antecedentes en la familia), también incrementan la probabilidad de la tartamudez.

Riesgo de tartamudez

El riesgo de padecer este trastorno entre familiares biológicos de primer grado (por ejemplo, los padres), es tres veces superior al riesgo que podemos encontrar en las personas que no tienen antecedentes en su familia del trastorno.

Así, en el caso de hombres tartamudos, se sabe que alrededor del 10% de sus hijas y del 20% de sus hijos también lo serán.

Factores psicosociales

Pexels Photo 8613092

También encontramos factores psicosociales, en este caso, en el mantenimiento de la tartamudez. Se trata de conductas que, como padres, debemos evitar, y de señales que debemos atender en el niño, como por ejemplo:

  • Una actitud negativa de los interlocutores.
  • La atención a los errores y las correcciones realizadas a los niños.
  • Un alto nivel de exigencia por parte de padres y madres.
  • Tendencia al retraimiento.
  • Dificultades o escasas habilidades sociales en el niño.
  • Baja autoestima.

La ansiedad en la tartamudez

En relación a las causas de la tartamudez, desde la psicología se postuló también un modelo que explica el trastorno como un proceso de condicionamiento de ansiedad al habla (es decir, el acto de hablar se convierte en una acción que genera ansiedad en el niño).

¿Cómo se produciría esta adquisición de la ansiedad? Los niños, al empezar a hablar, muchas veces presentan disfluencias en el habla, totalmente normales y comprensibles.

Sin embargo, si esas disfluencias son recriminadas por parte del entorno, puede surgir la ansiedad al hablar, y esa ansiedad facilitaría la aparición de nuevas alteraciones en el habla, al aumentar la tensión en el sistema fonador (el que le permite hablar) del niño.

Un modelo integrador que explica las causas de la tartamudez

Se ha planteado también un modelo integrador (que recoge diversos elementos), que explicaría por qué algunos niños presentan tartamudez. En este modelo se plantean, como factores:

  • La ansiedad condicionada al hablar (por lo anteriormente explicado).
  • La exposición a modelos familiares inadecuados (es decir, familias que recriminan el lenguaje "inadecuado" del niño).
  • Los hallazgos en estudios que señalan la existencia de un patrón cerebral anómalo en la tartamudez.

Factores lingüísticos

Finalmente, la tartamudez se ha asociado también a ciertos tipos de palabras. Así, los niños tienen más probabilidad de tartamudear en:

  • Palabras con contenido (por ejemplo, sustantivos, adjetivos, verbos...).
  • Palabras largas.
  • Palabras que empiezan por una consonante.
  • Al principio de la frase.

En cambio, tienen una menor probabilidad de tartamudear en:

  • Palabras funcionales (preposiciones, determinantes, etc.).
  • Palabras cortas.
  • Palabras que empiezan por una vocal.
  • Al final de la frase.
Pexels Photo 10652946

Como hemos visto, la tartamudez sigue siendo un trastorno con una causa que no ha quedado demostrada al 100% en los estudios actuales, aunque las teorías explicativas ya aportan un poco de luz, y sabemos que se trata de un trastorno de origen multifactorial (en el que intervienen diferentes causas, sobre todo psicológicas).

Y tú, ¿conocías las causas de la tartamudez? ¿Tienes un hijo que tartamudee? ¿Teníais antecedentes de tartamudez en la familia?

Fotos | Portada (freepik), Imagen 1 (freepik), Imagen 2 (pexels), Imagen 3 (pexels), Imagen 4 (pexels)

Bebés y más | Cómo identificar trastornos del desarrollo del lenguaje en los niños, Desarrollo del lenguaje en el niño: nueve signos que deben ponernos en alerta

Temas
Inicio