Compartir
Publicidad

Canarias implantará dos horas de videojuegos en las aulas, una idea que no gusta a todos

Canarias implantará dos horas de videojuegos en las aulas, una idea que no gusta a todos
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es una realidad innegable: a los niños les gustan los videojuegos y resulta una ardua labor lograr que jueguen con moderación. Porque la clave, según los expertos, parece estar ahí, en la moderación.

Muchos colegios ya integran las nuevas tecnologías en su metodología educativa, como forma de motivar a una generación que ha nacido en la de era de las apps para todo y los videojuegos. Pero el gobierno canario ha dado un paso más allá: en el próximo curso 2018-2019, 20 centros escolares de Canarias participarán en un proyecto educativo piloto sobre el uso adecuado de los videojuegos.

¿En qué consiste la iniciativa canaria?

El proyecto, impartido durante un trimestre, durará 10 semanas y se desarrollará como actividad extraescolar dos veces por semana. Además, incluirá una liga escolar de tres 'e-sports', elegidos por su gran implantación entre los jóvenes: FIFA, League of Legends y Clash Royale.

La idea principal de esta combinación de talleres formativos sobre el buen uso de las tecnologías con una sesión de actividad física y otra de entrenamiento de videojuegos, es que el alumnado asocie todas estas actividades y conocimientos y se acostumbre a incluirlas todas en su vida. Así lo explican los responsables del proyecto. Evaluando las actitudes de los niños ante el juego, se sabrá en qué aspectos será necesario trabajar en las jornadas formativas.

Estas jornadas formativas están dirigidas a los niños, pero también a los profesores y a los padres. Al final del trimestre en el que se desarrollará este proyecto, se realizará una exhaustiva evaluación para que los alumnos hagan un uso responsable de las tecnologías.

Es más, Teresa Acosta, directora de la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa, asegura que:

"El proyecto está concebido para reducir la brecha digital existente entre el alumnado, sus familias y el profesorado, para que aprendan a hablar el mismo idioma que sus hijos e hijas, conozcan lo que les interesa y tengan muchas más facilidades para ayudarles si surge cualquier problema y para participar en su educación digital".

Según cifras de la la Consejería, en Canarias el 76% de niños entre 6 y 10 años juegan a videojuegos, y hasta un 78% entre 11 y 14 años.

¿Y los padres qué opinan de esto? Está claro que el debate sobre la conveniencia o no de utilizar los videojuegos en los centros escolares está servido. Puede ser una nueva forma de enseñar, quizás más motivadora que la tradicional, pero como todo: siempre que se use con moderación y sin que suponga una reducción del tiempo dedicado al deporte. Veamos los argumentos a favor y en contra.

Pantallazo del videojuego Fifa

Los pediatras, en contra

Ante el anuncio de la liga de e-sports en los centros educativos, la Asociación de Pediatras de Atención Primaria de esta Canarias (APap) alertan sobre el sedentarismo y riesgo de adicción que implican los videojuegos. Y piden la retirada del proyecto que se desarrollará el próximo curso en su Comunidad Autónoma.

Estos profesionales no consideran los videojuegos competitivos como un deporte. Aseguran que la promoción de las actividades de ocio sedentario "va en contra" de las recomendaciones oficiales para la prevención del sobrepeso y la obesidad realizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno de España y la propia Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.

Además, señalan que estos peligros son más patentes en Canarias, con cifras alarmantes de sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes, entre las más altas de España. En su opinión,

"los niños y adolescentes ya están bastante expuestos al ocio sedentario en su tiempo libre con el consumo de televisión, videojuegos y uso de teléfonos móviles y tabletas en el ámbito doméstico".

Es más, recuerdan que "la adicción a los videojuegos ha sido considerada recientemente una enfermedad mental por parte de la OMS, siendo incluida como tal en la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades), por los trastornos neurológicos y psiquiátricos que se han asociado a su uso excesivo.

La Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-2024 del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, exponía en su informe que el 18% de la población de adolescentes y jóvenes de 14 a 18 años usa de manera abusiva las tecnologías de la información y la comunicación.

Argumentos a favor

Ya en Bebés y Más nos hemos hecho eco en diferentes ocasiones de los estudios más actuales sobre los beneficios de los videojuegos en los centros escolares. Hablamos, por ejemplo, de los basados en la gamificación como técnica de aprendizaje, como videojuegos de estrategias o de planteamiento de retos tanto individuales como colectivos.

O de los beneficios que puede suponer en la relación padre-hijo compartir su afición a los videojuegos. Pero queremos “salir a la calle” y tantear qué dicen las voces expertas.

Los portavoces de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) defienden que su uso en los colegios mejora las capacidades y habilidades de los niños e, incluso, son útiles para regenerar los métodos educativos: “Se ha demostrado que el cerebro está predispuesto para un aprendizaje más rápido con juegos que con libros”. Pero hay más.

  • Los videojuegos mejoran la memoria y las habilidades cognitivas de los menores: desarrollan su inventiva, creatividad y la capacidad intelectual y de análisis.

  • Les motivan para superar retos, lo que incrementa su motivación y compromiso.

  • Enriquecen la capacidad de lógica, de deducción y el razonamiento y aumenta su orientación espacial. Se observan mejores resultados en matemáticas de los adolescentes que los utilizan.

  • Se puede aprovechar su parte educativa y su parte lúdica para estimular a los niños, por lo que son herramientas óptimas por su inmersión en cualquier tipo de actividad.

  • Son útiles de cara a acelerar y mejorar el proceso de adquisición de contenidos.

  • Potencian la agilidad mental, la toma de decisiones y la capacidad para resolver conflictos. Además, permiten comparar diferentes estrategias y consecuencias de las decisiones tomadas.

  • Ayudan a incrementar los reflejos, la coordinación y la confianza.

¿Qué opináis vosotros del uso de los videojuegos en las aulas?

Vía | Europa Press, ACENE
En Bebés y Más | Un grupo de investigadores estudia si el uso de videojuegos en las aulas podría mejorar el aprendizaje de los alumnos
En Xataka | Los videojuegos pueden enseñarnos a ser mejores personas, según la UNESCO: hablamos con el autor del informe

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos