15 juegos para enriquecer el vocabulario de los niños de forma divertida

15 juegos para enriquecer el vocabulario de los niños de forma divertida
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El vocabulario forma parte del desarrollo del lenguaje de los niños y es muy importante para lograr una comunicación clara y rica. Hablamos tanto del vocabulario expresivo (las palabras que los niños dicen o escriben y que conocen) como del vocabulario receptivo (las palabras que escuchan a los demás y que entienden).

El desarrollo del vocabulario se expande rapidísimamente los primeros años de vida. Es fácil observar cómo, a medida que el bebé empieza a decir sus primeras palabras, el crecimiento de su vocabulario es muy rápido.

Generalmente, los niños entienden o reconocen más palabras que las que usan cuando hablan (así, su vocabulario receptivo es mayor). Por ejemplo, un niño pequeño puede que solo diga cinco palabras diferentes (por ejemplo: mamá, papá, gato, agua, más...) pero entiende muchas palabras más.

¿Cuántas palabras conocen los niños según la edad?

Según los expertos, el primer año de vida (y hasta el año y medio) los niños tienen de media 20 palabras de vocabulario expresivo, las cuales aumentan enormemente los primeros años de vida.

Evolución del vocabulario los primeros cuatro años de vida

Edad

nº palabras

1-1,5

20

2

200-300

3

900-1.000

4

1.500-1.600

Y el cambio es muy pronunciado a partir de los cinco años; por norma general, los niños de cinco años ya tienen entre 2.100 y 2.200 palabras de vocabulario expresivo; a los seis años, conocen 2.600 palabras y entienden entre 20.000 y 24.000. A partir de los 12 años entienden ya alrededor de 50.000 palabras.

El vocabulario de los niños se puede potenciar de diferentes maneras; a través del juego, por ejemplo, encontramos una oportunidad perfecta para trabajarlo.

Os traemos una selección de 15 juegos para enriquecer el vocabulario de los niños y refrescar el que ya tienen.

15 juegos para enriquecer el vocabulario de los niños

Interpretar roles: el juego simbólico

Los juegos simbólicos en general son muy positivos para potenciar el vocabulario de los niños. Por ejemplo los juegos de roles, donde cada niño interpreta un papel.

Algunas ideas:

Con cada uno de estos juegos se puede aprovechar para incorporar palabras nuevas (y específicas de cada actividad), y también para practicar las estructuras sintácticas a la hora de hacer pedidos o de expresar emociones.

Cuidar a los muñecos

A través de este juego simbólico, que consiste en bañar, vestir, dar de comer y, en definitiva, cuidar a los muñecos, se puede aprovechar para trabajar el vocabulario de tu peque.

Podéis introducir palabras como: bebé, pañal, chupete, pipi, caca, calor, frío...

Scrabble

Un juego de mesa clásico y muy entretenido, ideal para trabajar el vocabulario. En este juego cada jugador intenta ganar puntos a través de la construcción de palabras, sobre un tablero de 15x15 casillas cuadradas.

Las palabras pueden formarse, siempre y cuando aparezcan en el diccionario estándar, de forma horizontal o verticalmente, y se pueden cruzar también.

¿Qué palabras te sugiere?

En este juego, un jugador dice una palabra a otro jugador, y este último tiene el reto de decir 10 palabras relacionadas con esa primera palabra, con un tiempo límite de 30 segundos (el tiempo lo adaptaremos a la edad de los niños). Por ejemplo:

  • Palabra seleccionada: CAMA. Palabras relacionadas: dormir, sueño, madera, colchón, sábana...

Memory

Con las cartas del memory también se puede trabajar el vocabulario de forma entretenida. Además, encontramos en el mercado una gran variedad de juegos de cartas del memory, con diferentes temáticas y niveles de dificultad (sino, también podemos crear las cartas nosotros, con nuestros hijos).

Podemos jugar con los niños y que el reto sea: pronunciar la palabra de cada imagen en voz alta (también podemos crear un memory con palabras escritas). Y para añadirle dificultad al juego, se puede incluir el reto de decir también sinónimos y antónimos de cada palabra que refleje la imagen.

Jugar con pelotas

Existe una gran variedad de juegos con pelota para niños, los cuales, ya que implican movimiento, permiten incorporar un vocabulario bastante diverso. Por ejemplo, adverbios como: "dentro", "fuera", "arriba", "a bajo", etc.

También se puede trabajar vocabulario relacionado con los colores de las pelotas, las formas o los tamaños.

Sopas de letras

Las sopas de letras también son ideales para mejorar el vocabulario de los niños.

A través de esta actividad, los niños no solamente están ejercitando la atención (concentración), sino que también aumentan el número de palabras que conocen y aprenden a escribir de forma correcta cada palabra.

El rosco de pasapalabra

Este juego lo podéis diseñar vosotros mismos; se trata de crear una pregunta para cada letra del abecedario. El niño ejercitará su memoria, con palabras que ya conoce, y aprenderá palabras nuevas.

Escoger una letra

En este juego, el objetivo será escoger una letra del abecedario y escribir (en un tiempo determinado) la mayor cantidad de palabras que empiecen con dicha letra. Otra variante es hacerlo de forma oral.

Con la letra...

En este juego se trata de escoger una letra cualquiera, por ejemplo la B. Y en una tabla, se trata de escribir un nombre de persona, una ciudad, un alimento, un color, un país o ciudad y un sentimiento que empiecen por B (las categorías pueden variar).

Se puede hacer a modo de competición, entre más personas; gana la que antes llena todas las categorías. Después, la persona que gana escoge la siguiente letra.

En esta actividad el niño ejercita su memoria semántica (con el vocabulario que ya conoce) pero también conoce palabras nuevas (las de sus compañeros).

Buscando sinónimos

Un juego ideal para trabajar vocabulario y sinónimos; se trata de decir (o escribir) sinónimos de una determinada palabra. Por ejemplo, hemos de buscar sinónimos de la palabra "casa" (hogar, vivienda, domicilio...).

Tabú

En este juego, que se hace en grupo, cada jugador tendrá que conseguir que el resto de jugadores adivinen una palabra, que les describirá (el resto de jugadores puede hacer preguntas).

Debajo de cada palabra, cada jugador tendrá una serie de palabras que no puede decir a la hora describir la palabra en cuestión. Por ejemplo, tendrá que hacer que los demás descubran la palabra "Navidad" pero sin decir "diciembre, "Papá Noel, "villancico" ni "arbolitos".

En internet hay plantillas para hacer este juego (que también se puede comprar). Es ideal para trabajar el léxico y potenciar el vocabulario.

Sílabas desordenadas

En este juego, se trata de escribir en diferentes trozos de cartulinas sílabas desordenadas de una serie de palabras. Se recortará cada sílaba y se le pedirá al niño que forme la palabra en cuestión.

Puede utilizarse una imagen como pista para ayudar al niño. Con juegos como este, de división silábica, los niños aprenden a reconocer las sílabas que componen cada palabra, reforzando así su conciencia fonológica (y también su vocabulario).

Sinónimos y antónimos

Este juego es parecido al de sinónimos, pero aún más elaborado. Para realizarlo, imprimiremos pequeñas tarjetas con palabras que tengan su respectivo antónimo.

Así, utilizaremos cartulinas con sinónimos de un color, y cartulinas con los antónimos correspondientes, de otro color.

A la hora de jugar, cada jugador tomará algunas de las tarjetas (solo de antónimos). Alguien sacará una cartulina de sinónimos, y cada jugador revisará sus tarjetas en búsqueda del antónimo. Gana el que primero se quede sin tarjetas.

Descubre el concepto

En este juego, similar al del tabú, se trata de escoger al azar algunas palabras. Las escribiremos en cartulinas y cada jugador tendrá una palabra, que deberá describir al resto de compañeros para que la adivinen.

Como padres, podemos utilizar este juego para incorporar palabras que el niño aún no conoce del todo, pero que le suenan. Por ejemplo, "lugar donde vemos muchos animales", "zoológico".

Fotos | Portada (freepik)

Temas
Inicio