Las mascarillas dejarán de ser obligatorias en exteriores a partir del 26 de junio: cómo preparar a los niños para esta nueva etapa

Las mascarillas dejarán de ser obligatorias en exteriores a partir del 26 de junio: cómo preparar a los niños para esta nueva etapa
Sin comentarios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer que a partir del 26 de junio la mascarilla dejará de ser obligatoria en exteriores, siempre que se cumpla con el distanciamiento interpersonal de 1,5 metros. Esta medida, que debe aprobarse en Consejo de Ministros el próximo jueves, ya la han tomado otros países como Estados Unidos y Francia, y supone un importante paso en la vuelta a la normalidad.

Tras un año y medio utilizando mascarillas en las calles, en interiores y en las aulas, es fácil creer que los niños vivirán el momento de la retirada con gran alegría. Sin embargo, los expertos en educación emocional también alertan de la posible aparición de sentimientos como el miedo o la indefensión.

Por ello, y como hemos venido haciendo a lo largo de toda la pandemia, Sonia Martínez, psicóloga y directora de los Centros Crece Bien, nos recomienda vivir este momento con nuestros hijos desde la serenidad y el acompañamiento, prestando atención a sus emociones y aclarando todas sus dudas y preocupaciones.

Un importante paso que puede no ser fácil para algunos niños

mascarillas en niños

Desde el principio, los niños han hecho gala de una gran madurez y capacidad de resiliencia a la hora de afrontar la pandemia y los cambios que ha traído consigo; desde el estricto confinamiento que vivimos el año pasado, hasta después la desescalada, la vuelta al cole en unas condiciones completamente atípicas o las peculiaridades asociadas a las festividades y reuniones sociales.

En cuanto al uso de mascarillas, también nos han dado grandes lecciones, pues no solo la han llevado a diario durante varias horas seguidas, sino que los propios niños han dado indicaciones a muchos adultos sobre cómo llevarlas correctamente para protegerse a uno mismo y a los demás.

Pero el uso de mascarillas está llegando a su fin -por el momento solo en exteriores - y toca afrontar un nuevo e importante cambio. Son muchas las personas que han recibido la noticia con gran alegría y emoción, pero para otros -incluidos los niños- puede suponer un motivo de estrés (como ocurrió el año pasado cuando volvimos a salir a la calle tras meses de estricto confinamiento):

"Nos hemos acostumbrado a que el contacto físico sea peligroso y hemos estado especialmente alertas por el peligro de contagiarnos, así que es normal que cuando todo esto acabe, esa sensación de peligro que hemos experimentado continúe durante un tiempo" - ha explicado la psicóloga Sonia Martínez.

Aunque la experta reconoce que "los niños se adaptan con facilidad a la realidad y tardan muy poco en aceptarla como normal", también alerta de que puede haber casos en los que sea necesario sostenerles emocionalmente y acompañarles de forma positiva y respetuosa en este proceso.

"Al igual que ha ocurrido con muchos adultos y jóvenes, hay niños que han desarrollado un mayor miedo al contagio. En estos casos, confiar en que las mascarillas ya no son necesarias puede resultar difícil" - afirma Sonia.

Para ayudarles a afrontar este paso sin miedo, Sonia nos recomienda buscar ejemplos cotidianos que comparen el hecho de dejar de usar mascarillas con otros hábitos a los que los niños estén acostumbrados:

"Por ejemplo, a los más pequeños les podemos decir que observen cómo en verano dejamos de llevar manga larga para evitar calor. También podemos proponerles que vean la mascarilla como una medicina que solo tomamos cuando es necesario. Estos ejemplos les ayudarán a ver lo circunstancial de llevar la mascarilla"

Por su parte, Gema Fuentes, psicóloga de los Centros Crece Bien, recomienda a los padres y madres aceptar como algo normal y común el hecho de que haya niños que muestren miedo o reticencia a dejar la mascarilla. Y es que debemos comprender que especialmente en el caso de los más pequeños, volver a vivir sin mascarilla es algo que quizá ya no recuerden:

"Es normal que nuestros hijos, por ejemplo, cuando vayan a dar dos besos a alguien les salte la alerta de contagio y se retraigan. Llevamos mucho tiempo estando alerta en estas situaciones, así que todo entra dentro de la normalidad"- afirma.

Cómo ayudar a los niños que manifiesten miedo e inseguridad

Como venimos diciendo, el abandono de las mascarillas en exteriores puede acarrear estrés, miedo e inseguridad que según afirman las expertas, en el caso de los más pequeños se manifiesta en forma de lloros y rabietas.

Para ayudarles y acompañarles en este nuevo paso hacia la normalidad, nos aconsejan lo siguiente:

Hablar y explicar a los niños este cambio

Cuando los niños afrontan un cambio importante en su vida y en su rutina, es fundamental que los adultos les expliquemos los motivos de ese cambio, adaptando el mensaje a la edad y capacidad de comprensión de cada niño.

"Siempre es una buena idea preguntarles a ellos qué piensan de todo esto, y a partir de ahí explicarles, haciéndoles ver el fin de la mascarilla como un progreso y una ventaja", nos aconseja Sonia Martínez.

Escucharles y empatizar

Pero no solo tenemos que hablar los adultos, sino dejarles hablar a ellos y escuchar atentamente lo que tienen que contarnos, empatizando con sus emociones y brindándoles todo el apoyo que necesitan. En este sentido, las expertas nos aconsejan crear en casa un espacio para que nuestro hijo para hablar libremente y sin juicios de aquello que le preocupa de esta nueva situación, con el objetivo de sacar afuera sus miedos, dudas o temores.

"Es normal que haya niños que tengan miedo y los adultos debemos hacerles sentir comprendidos, ya que de esa forma les estaremos ayudando a superar esos miedos" - recomienda Gema Fuentes.

Elaborar una lista de deseos

Una excelente y emotiva forma de ayudar a los niños a superar sus miedos y reticencias a dejar la mascarilla o relajar el distanciamiento social llegado el momento, es elaborando una lista de las cosas que podrán hacer a partir de entonces.

"Se trataría de hacer una especie de 'lista de deseos' para cuando llegue la normalidad; como por ejemplo dar besos, abrazar, volver a ir al pueblo, ver a los abuelos, hacer una fiesta de pijamas... Esto ayudará a que la alegría y la ilusión superen el miedo que puedan llegar a sentir", aconseja Sonia Martínez.

Felicitarles por su esfuerzo

A los niños los catalogamos de héroes desde que comenzó la pandemia, y si bien lo han sido y así nos lo han demostrado en infinidad de ocasiones, también han sufrido, han llorado, se han frustrado y se han sacrificado mucho.

Por eso, las expertas aconsejan a los padres que no dudemos en felicitar a nuestros hijos y en reconocer el enorme esfuerzo que han hecho durante el último año: "digámosles lo valientes que han sido y lo orgullosos que estamos de ellos", apuntan.

Fotos | iStock

Vía | Centros Crece Bien

En Bebés y Más | La fatiga pandémica también afecta a los niños: cómo ayudarles a gestionar sus emociones y mejorar la convivencia familiar

Temas
Inicio