Compartir
Publicidad

Evitar accidentes en niños menores de dos años

Evitar accidentes en niños menores de dos años
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A menudo hablamos en el blog de los riesgos para bebés y niños, y es que, aunque no hay que ir obsesionándose con la seguridad, sí son necesarias algunas medidas y mucha atención con los más pequeños.

Los mayores riesgos son los accidentes y caídas, muchos de los cuales se producen en el hogar, que probablemente es donde bajamos la guardia y donde pasamos más tiempo con los bebés. Por eso siempre viene bien recordar algunas pautas para evitar accidentes en niños menores de dos años, y pronto volveremos con los mayores.

Estos son algunos consejos de seguridad:

  • Si el bebé duerme en la cuna, debemos adaptar las barandillas de la cuna a la edad del niño y utilizar siempre una cuna homologada (separación de barrotes adecuada, pinturas y barnices no tóxicos...).

  • Si se practica el colecho, hay que hacerlo de manera segura y sin riesgos, en una superficie firme, temperatura adecuada, sin cojines, no fumar...

  • Los niños han de tener juguetes adecuados a su edad, tenemos que evitar objetos pequeños o desmontables y llevar cuidado con la pintura. La seguridad en los juguetes es importante desde que son bebés.

  • No hay que dejar visibles los enchufes, debemos protegerlos.

  • Junto a los enchufes, se ha de controlar el resto de fuentes de calor en el hogar: los radiadores han de llevar protectores, las estufas no estar a su alcance, los utensilios de cocina y comidas calientes en lugares en los que no puedan volcarlos, evitar cerillas o encendedores...

  • Vigilemos con cuidado que el niño no esté cerca mientras planchamos o realizamos otras actividades peligrosas.

  • La cocina es un punto estratégico del hogar en cuanto a peligros. Es más seguro que el niño no esté en la cocina cuando estemos cocinando.

  • Para cocinar, usemos siempre que sea posible los hornillos interiores y pongamos el mango del cazo o sartén hacia adentro.

  • Cuando el horno está encendido debemos evitar que el niño se acerque, ya que las puertas transparentes llaman su atención y puede quemarse.

  • Guardemos los medicamentos bajo llave fuera del alcance de los niños, a menudo tienen formas y colores que recuerdan a los caramelos, pero no lo son y pueden llegar a ser muy peligrosos. Las intoxicaciones más frecuentes en la infancia se producen por medicamentos en primer lugar, y por los productos del hogar que comentamos a continuación.

  • Retiremos del alcance de los niños los productos de limpieza del hogar, nunca hay que guardarlos en botellas o envases de refrescos.

  • Debemos evitar o mantener fuera de su vista y alcance los productos de limpieza con forma, color y olor atractivos para los niños.

  • El niño debe viajar en el asiento trasero del coche convenientemente sujeto mediante el sistema de retención adecuado. Para los viajes son imprescindibles las sillas especiales para el automóvil.

  • No hemos de dejar que coma caramelos ni frutos secos hasta los tres años. A esta edad podemos comenzar a ofrecerles, educándolos en la forma correcta de comerlos.

  • Tengamos cuidado para no dejar al alcance del niño objetos pequeños: monedas, botones… y cuidado con los juguetes de los hermanos que correspondan a otra edad. Recordemos que las maquinitas llevan pilas de botón que son muy peligrosas en caso de ser ingeridas por los niños.

  • Hemos de evitar que los niños usen bolsas de plástico como juguetes, podrían meter su cabeza dentro de ellas y asfixiarse.

  • Un niño solo en el baño es un peligro, pues podría resbalar y golpearse o ahogarse, no hemos de dejarlos solos ni un momento en la bañera, en el mar o la piscina. Vigilemos al niño también cuando esté próximo a una piscina o al mar, o cuando se bañen en piscinas hinchables.

  • Cuidemos de que no estén al alcance de los niños cuchillos, tijeras y otros elementos cortantes.

  • Cuando vamos por la calle o estamos en el parque, hemos de tener presentes los consejos de seguridad para los niños que empiezan a caminar, así como cuando estamos en casa, pues a estas edades los peligros se multiplican.

Los bebés y los niños no tienen conciencia del peligro, por lo que ellos seguirán con su afán de explorarlo todo, y somos nosotros los que debemos velar por su seguridad y evitar los accidentes de los niños pequeños en la medida de lo posible. Pronto volveremos con más consejos para los niños mayores.

Vía | AEP Foto | Felixe en Flickr-CC En Bebés y más | Prevenir accidentes en el cuarto de los niños, Cuaderno educativo para prevenir accidentes en la familia, Consejos de seguridad en el baño, Prevenir accidentes en la cocina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos