Publicidad

Almohada Boppy, más que un cojín de lactancia

Almohada Boppy, más que un cojín de lactancia
Sin comentarios

Publicidad

Un artículo que considero imprescindible con la llegada de un recién nacido es un cojín que le permita a la mamá amamantar al bebé comodamente como es la almohada de lactancia Boppy.

Pero Boppy no es sólo útil para alimentar al bebé, sino que también tiene otros usos. Por algo ha sido elegida mejor producto infantil en Estados Unidos durante seis años y tiene la garantía de la marca Chicco. He podido compararla con otros cojines de lactancia y realmente su calidad me ha parecido superior a los demás.

Es semicircular por lo que se adapta a todas las tallas y mantiene al bebé a la altura óptima para hacer la toma, disminuir la regurgitación y evitar una mala postura al pecho.

Me ha gustado especialmente la textura de su relleno. Es blando en el exterior para apoyar el brazo, pero a la vez firme en el interior para sostener al bebé y que no se hunda en el cojín.

También me ha parecido muy práctico que no sólo sirve para alimentar al bebé más cómodamente. Puede utilizarse para acostarlo después de la toma y que permanezca en una posición semi-sentado facilitando así la digestión.

Además, gracias a su forma redondeada la almohada Boppy sirve para sostener al bebé una vez que empieza a sentarse solito y así evitar que se caiga hacia los lados.

Boppy

Tiene una funda desenfundable que se puede lavar en la lavadora y a la vez se venden por separado por si queremos renovarla. El precio ronda los 58 euros y la funda, alrededor de 16 euros.

Sitio oficial | Boppyworld

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios