Compartir
Publicidad

"La alimentación complementaria autorregulada también beneficia a los padres". Entrevista a la psicóloga Mónica Serrano

"La alimentación complementaria autorregulada también beneficia a los padres". Entrevista a la psicóloga Mónica Serrano
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Comenzamos ayer la entrevista a la psicóloga Mónica Serrano con la que estamos abordando la cuestión de los beneficios emocionales de la alimentación complementaria autorregulada o "baby-lead weaning". Hoy seguiremos hablando con ella sobre esta cuestión, pero centrándonos en los aspectos que afectan más directamente a los padres: sus miedos y sentimientos.

Y los padres, ¿también experimentan beneficios alimentando a sus bebés de esta manera?

Claro. Los padres también se ven beneficiados emocionalmente cuando introducen los alimentos de manera autorregulada. En muchas familias, la alimentación de los bebés es una fuente constante de conflicto y preocupación. Sin embargo, cuando los padres confían en la capacidad natural de su hijo para autorregular su alimentación, los conflictos y preocupaciones desaparecen.

Así, la confianza de los padres en las capacidades innatas de sus hijos se incrementan y esto se traslada a muchos otros aspectos de la crianza.

Por lo tanto, ¿consideras la confianza en los hijos como aspecto esencial?

Absolutamente. En general, tendemos a creer que los bebés y los niños son seres tremendamente incapaces, que necesitan la guía y determinación del adulto para todos los aspectos relacionados con su desarrollo.

El obvio que la inmadurez de los bebés hace necesario el cuidado y protección del adulto para garantizar la supervivencia del niño. Sin embargo, esto no significa que los bebés nazcan completamente desprovistos de capacidades.

Por el contrario, poseen estrategias naturales orientadas a su supervivencia, a reclamar la protección y cuidado que necesitan. Tanto es así, que nada más nacer, el bebé sabe orientarse hacia el pezón de la madre y demandar el pecho siempre que lo necesita.

Así, el bebé, ya recién nacido, es capaz de identificar cuándo tiene hambre, reclamar alimento y regular la cantidad de leche que necesita ingerir en cada toma.

Entonces, ¿por qué crees que hay tantos padres preocupados de si sus hijos no comen suficiente?

Cuando el bebé cumple 6 meses, aproximadamente y se empiezan a introducir los alimentos complementarios en su dieta, las recomendaciones sociales sobre horarios, cantidad y variedad de comida ejercen una presión muy fuerte sobre los padres.

¿Y eso es un problema?

Puede serlo. Muchos padres se sienten inseguros y pierden la confianza en la capacidad de autorregular su propia alimentación de su bebé. Aquí empiezan los conflictos sobre la cantidad que debe comer el bebé, las preocupaciones sobre si está bien alimentado o no, etc.

Sin embargo, si el bebé era capaz de autorregularse durante la lactancia exclusiva, es deducible que esta capacidad sigue presente cuando se inicia la introducción de los alimentos complementarios en su dieta.

Pero no es siempre culpa de los padres, ¿verdad?

No hablemos de culpa, hablemos de falta de información. Y la falta de información juega malas pasadas. Muchos padres se sentirían mucho más tranquilos si supiesen que la leche, por sí sola, cubre las necesidades nutricionales del bebé hasta, aproximadamente, el año de vida. Sólo sería necesario un aporte extra de hierro, que se extrae con la ingesta de carne.

Por lo tanto, es esencial que los padres comprendan que entre los 6 y los 12 meses de edad de su bebé, la aproximación a los alimentos complementarios está más dirigida a la exploración, el conocimiento y la habituación a las nuevas texturas y sabores que a la nutrición.

Para terminar, ¿cuál crees que es el obstáculo más frecuente con el que los padres se encuentran cuando inician la introducción de los alimentos complementarios de sus hijos?

Indiscutiblemente, el miedo. Muchos padres desean prescindir de triturados cuando introducen los alimentos complementarios en la dieta de sus hijos pero el miedo a que el niño se atragante es tan intenso que les obliga a establecer los triturados como base de la alimentación de sus bebés.

Además, muchas veces la presión de familiares y amigos es tan fuerte, que padres que no tenían miedo comienzan a sentirse muy inseguros. En estos casos, la gestión de miedo del adulto es fundamental. Y eso se soluciona con información para sentirse más seguros y empoderados.

Le agradecemos a la psicóloga Mónica Serrano la entrevista que ha concedido a Bebés y más y esperamos que os haya servido de ayuda para entender mejor los beneficios de la alimentación complementaria autorregulada para vosotros y vuestros pequeños.

En Bebés y más | "Existe actualmente un patrón de hipersexualización en las niñas". Entrevista a la psicóloga Mónica Serrano, Sólo humanos y canguros tienen relaciones sexuales durante la lactancia". Entrevista a la psicóloga Mónica Serrano, "Cuando llegan los hijos la pareja pasa por un proceso de transformación". Entrevista a la psicóloga Mónica Serrano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos