Compartir
Publicidad
Publicidad

Alimentación complementaria: el huevo

Alimentación complementaria: el huevo
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras tocar la fruta, las legumbres, las verduras y hortalizas, la carne y el pescado llega hoy uno de los grandes conocidos de la cocina: el huevo.

El huevo es rico en proteínas de alto valor nutricional (que se lo digan a los culturistas, que se inflan a claras) y lípidos ricos en fosfolípidos con una alta proporción de ácidos grasos poliinsaturados (ayudan a disminuir el colesterol malo).

¿Cuándo se empieza a ofrecer?

Es uno de los alimentos con más potencial alergénico y por ello se recomienda empezar a ofrecerlo a partir de los 12 meses.

¿Cómo prepararlo?

El huevo debe consumirse siempre cocido por el riesgo de transmisión de salmonella y para facilitar la digestibilidad de la albúmina de la clara, es decir, no se recomienda crudo ni parcialmente crudo (como podría quedar si no se fríe demasiado, pasado por agua menos tiempo del preciso, en mayonesa casera,…).

Se dice que son necesarios ocho minutos para que el huevo quede bien cocido (ocho minutos desde que el agua empieza a hervir, aunque en mi casa lo dejamos diez…).

Entre la clara y la yema, lo más alergénico es la clara, por eso se recomienda ofrecer primero la yema, la parte amarilla (sí, ya sé que es evidente, pero a veces me lo preguntan), y unos días después ofrecer el huevo entero.

La yema puede mezclarse con algún puré, trocearla con la carne, mezclarla con una sopa de letras, etc.

Existe algo de controversia entre la necesidad de separar la yema de la clara, pues se ha comprobado que parte de la clara acaba yéndose con la yema en la separación.

Sin embargo, en muchos casos de síntomas tras tomar la clara del huevo los niños habían tolerado correctamente la yema, así que como por separar yema y clara no va a pasar nada, recomendamos hacerlo, por si acaso.

La vacuna triple vírica

En la revisión de los doce meses se administra, normalmente, la vacuna triple vírica, que contiene trazas de proteína de huevo. Las cantidades son muy bajas y es muy poco habitual que un niño alérgico al huevo tenga problemas por esta vacuna.

Sin embargo, se recomiendan unas actuaciones especiales en caso de que un niño sea alérgico, tales como permanecer 30 minutos en el centro de salud por si se produjera una reacción tras la vacuna o administrarse la misma en un centro hospitalario si el niño ha sufrido reacciones cardiorrespiratorias graves tras haber comido huevo.

Con esta información quiero decir que, personalmente, recomiendo ofrecer huevo un poco antes (una o dos semanas) del día en que se administrará la vacuna triple vírica, básicamente, para descartar que el niño sea alérgico al huevo.

¿Cómo voy a saber si tengo que esperar con mi hijo 30 minutos tras la vacuna si aún no sé si es alérgico?

Más información | Junta de Andalucía, AEPAP, SEICAP
Foto | Flickr (1Happysnapper)
En Bebés y más | Alergia a los huevos, Recomendaciones de vacunación para niños alérgicos al huevo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos