Compartir
Publicidad

Juegos musicales con los niños (II)

Juegos musicales con los niños (II)
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos días tenemos ganas de marcha, de música y de diversión. Seguimos con la segunda entrega de las actividades musicales con los niños, hoy con nuestras propuestas para descubrir las cualidades del sonido que aún nos quedan: la intensidad y la duración.

Distinguir los sonidos fuertes de los suaves es algo que a partir de una edad temprana ya se tiene asimilado. Pero para que sean conscientes de ello, se pueden utilizar varias actividades que, además, harán que los niños observen y analicen su entorno. Uno de los más fáciles es prestar atención a un frondoso chopo (o cualquier otro árbol) cuyas hojas son mecidas por una suave brisa.

El sonido que producen irá desde el silencio (parámetro éste que también es importante trabajar y, sobre todo, apreciar) cuando no sople el viento, pasando por un suave murmullo, hasta un considerable rumor. Y si la intensidad del viento arrecia podemos llegar a un vigoroso fragor.

También podemos imitar el sonido de una incipiente y ligera lluvia que va cogiendo cuerpo y, poco a poco, se convierte en un chaparrón. Para ello, iremos "aplaudiendo" primero con un dedo, luego con dos… hasta utilizar toda la mano, incrementando así la intensidad.

Una vez alcanzado el punto más fuerte (podemos golpearnos en el pecho, la tripa y los muslos), invertimos el proceso, hasta que la lluvia escampa. A los niños les encanta imitar esta "lluvia" con su cuerpo y ojo, también con el nuestro... Lo pasan en grande.

Por último, para trabajar la duración del sonido con niños mayores os proponemos la realización de la siguiente práctica: enviar mensajes utilizando el código Morse.

Para ello podemos utilizar un pito o una flauta (sin intención de hacer un chiste) para emitir un sonido, siguiendo el código, que los niños han de tener delante (punto-corto, raya-largo). Los niños irán apuntando en un papel las combinaciones de sonidos largos y cortos que se corresponden con las letras del mensaje.

Iremos letra a letra, indicando claramente cuado pasamos de una a otra. Una vez "dictadas" todas las letras que irán apuntando, los niños descifrarán la palabra o el mensaje, consultando el código Morse. Sus nombres, el de la ciudad, el de sus amigos, pequeñas frases...

Además, no os privéis de escuchar las olas del mar con una caracola, crear el "teléfono loco" con una cuerda y dos tubos, hacer karaokes, cantar y bailar, pasando de lento a rápido e hiperveloz...

Esperamos que paséis un rato agradable con estos juegos musicales para niños, para que aprecien la música al tiempo que se divierten. Y ojalá los pongamos en práctica en más de una ocasión a lo largo del año, porque siempre es buen momento para jugar.

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Juegos musicales con los niños, Actividades con música para niños y para bebés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio