Publicidad

Juegos musicales con los niños (I)

Juegos musicales con los niños (I)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Estamos en periodo estival y las vacaciones son un buen momento para inventar nuevos juegos, para divertirnos en familia al tiempo que los más pequeños aprenden. Hoy os proponemos una serie de actividades musicales que pueden ocupar el tiempo libre y, al mismo tiempo, ser divertidas, interesantes y provechosas.

Además ayudarán a desarrollar las capacidades musicales de los más pequeños, aprendiendo a discriminar sonidos atendiendo a su timbre, la cualidad del sonido que podríamos relacionar con el color y que ayuda a distinguir un instrumento de otro, o que caracteriza las voces de las distintas personas.

Comenzamos con una propuesta sencilla. Se trata de sentarnos en el suelo haciendo un círculo. Se establece una frase sencilla que se tiene que decir, por ejemplo: "El verano es divertido". Todos cierran los ojos excepto una persona, que tocará a cualquiera de los participantes, que tiene que pronunciar la frase. El resto tiene que adivinar quién ha sido la persona que ha hablado.

La siguiente actividad tiene también un componente de trabajos manuales. Debemos recoger cajitas de cartón que sean del mismo tamaño. Se pueden utilizar también botes de plástico. Es importante que el aspecto externo de todas ellas sea el mismo, por lo que se pueden forrar con papel de regalo.

Las cajas se rellenan de dos en dos con distintos elementos: arroz, tuercas, piedrecitas, garbanzos secos, sémola o cualquier otra cosa que se nos ocurra (bien cerradas las cajas si existe riesgo de que se lo echen a la boca). El juego es como «Busca tu par», es decir, consiste en elegir una de las cajas y agitarla para hacerla sonar y encontrar la pareja correspondiente atendiendo al timbre del sonido. Cuantas más parejas de cajas, mejor y más divertido.

Bebés con instrumentos musicales

Los sonidos de un cohete, de los animales...

Os ofrecemos ahora unas actividades que se centran en la distinción del sonido desde el punto de vista de la altura. No se trata de hacer distintas sesiones sino que, os mostramos los juegos a modo de lluvia de ideas, esperando que escojáis los que más os gusten en cada momento y los mezcléis de la manera que deseéis, aportando otras variantes.

Pero por seguir alguna división, nos hemos centrado en las cualidades del sonido. No hace falta que se las mencionemos a los más pequeños (algunos juegos se pueden practicar desde bien pequeñitos) pero a partir de los cuatro o cinco años sí pueden conocer estos conceptos. Sin olvidarnos del objetivo primordial: divertirnos.

La siguiente actividad consiste en la construcción de un pequeño cohete espacial con un rollo de cartón (de papel higiénico, papel de cocina…). Una vez decorado, haremos que el cohete despegue, y conforme se va elevando iremos subiendo la altura del sonido, de manera que cada vez se corresponda con un sonido más agudo.

Una vez alcance lo más alto, el vehículo espacial iniciará el descenso, con el correspondiente sonido, que será cada vez más grave. El movimiento acompaña en cada momento al sonido emitido, de manera que se asocia el ascenso y las posiciones altas con los sonidos agudos y el descenso y las posiciones bajas con los sonidos graves. Los niños aprenderán a ser astronautas enseguida…

También podemos buscar animales que emitan sonidos graves e imitarlos, como por ejemplo, un león, un orangután, un gran danés; lo mismo con animales que produzcan sonidos agudos, como un pajarillo, un ratoncito…

De esta forma se asocian los animales grandes con sonidos graves y viceversa, que es lo mismo que ocurre con los instrumentos musicales: los de gran tamaño (tuba, contrabajo) generan sonidos graves, mientras que los de dimensiones reducidas (flautín, violín) producen sonidos agudos.

Una variante de esta última actividad es buscar otras fuentes sonoras distintas a animales, como máquinas (un barco, un tractor para sonidos graves o un taladro, una batidora para sonidos agudos), para acabar, finalmente, con instrumentos musicales.

Además os recordamos que en la música clásica hay muchos ejemplos de animales, seguro que podéis inventar nuevos juegos a partir de esas composiciones.

Esperamos que estas ideas de juegos musicales os hagan pasar unos ratos divertidos con vuestros niños en vacaciones o en cualquier época del año, en fiestas de cumpleaños… Pronto volveremos con más ideas muy rítmicas y melodiosas.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Música clásica divertida para niños, Actividades con música para niños y para bebés

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir