Compartir
Publicidad

Los niños que tienen hueco en la cama de los padres sufren menos sobrepeso

Los niños que tienen hueco en la cama de los padres sufren menos sobrepeso
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que no digo nada nuevo si afirmo que la obesidad es uno de los mayores problemas de niños y adolescentes en la actualidad y que corremos el riesgo de llegar a cifras más que preocupantes si las cosas no cambian. En el intento de, precisamente, dar la vuelta a la tendencia, son diversos los estudios que tratan de vislumbrar las variables y condicionantes que hacen que los niños lleguen a tener sobrepeso.

Uno de ellos, bastante curioso, afirma que los niños que al despertarse tienen un hueco en la cama de sus padres tienen menos riesgo de padecer obesidad que aquellos niños que son enviados de vuelta a sus camas.

Cómo hicieron el estudio

El estudio tenía como intención valorar como, además del ejercicio y la alimentación, el sueño puede afectar en el peso de los niños. Según la hipótesis de los autores, mejorar la dieta, hacer ejercicio, reducir el estrés y mejorar la cantidad y calidad del sueño debería servir para disminuir el riesgo de obesidad.

Para hacer el estudio se tomó una muestra de 5.902 niños daneses de entre 2 y 6 años con riesgo de tener sobrepeso por tener alto peso al nacer, porque fueron sus madres las que tuvieron sobrepeso estando embarazadas o porque las madres eran pobres.

Dividieron a los niños en tres grupos, uno sobre el que se hizo la intervención, otro control sobre el que sólo se tomaron registros y un tercero sobre el que también se intervino, pero anotando los resultados sólo al principio y al final del estudio. La intervención duró un año y medio y consistió en guiar a las familias mejorando la dieta y la actividad física, reduciendo el estrés y tratando de mejorar el sueño de los niños.

Una de las conclusiones a las que llegaron es que los niños que podían dormir en la cama de los padres al despertarse tenían tres veces menos probabilidades de ser obesos que aquellos niños que, una vez llegaban a la habitación de los padres, eran "enviados" de vuelta a sus camas.

Nanna Olsen, una de las investigadoras, dijo al respecto:

Las respuestas psicosociales negativas, como los sentimientos de rechazo cuando no les permiten subirse a la cama de sus padres, podrían llevar al sobrepeso.

La duda es, ¿hay causalidad?

Aunque existe relación entre un índice de masa corporal más bajo en los niños y dormir con los padres, los investigadores afirman que la causalidad no está probada y que una cosa podría no ser consecuencia de la otra, por lo que es preciso seguir investigando en esta línea.

Personalmente no me atrevo a decir que dormir con los niños tiene incidencia en el peso. Yo más bien diría que el hecho de tener unos padres respetuosos, cariñosos, empáticos y atentos ayuda a que los niños tengan menos episodios de estrés, sufran menos ansiedad y que, en consecuencia, utilicen menos la comida como válvula de escape a la tensión y a los nervios acumulados. Esa conclusión sí me parece más lógica, aunque claro, respetar y tratar de entender a los hijos lleva implícito dejarles meterse en la cama si se despiertan de noche y no quieren estar solos.

Vía | Healthfinder Foto | Footloosiety en Flickr En Bebés y más | Beneficios del colecho en niños mayores de un año, Cinco grandes ventajas del colecho, Las diez prácticas de crianza más controvertidas: el colecho

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos