Sigue a Bebesymas

muguet.jpg

Aproximadamente un tercio de los bebés de hasta tres o cuatro meses puede tener muguet. Pero, ¿qué es esta infección de nombre tan raro?

Es una infección muy común provocada por un hongo llamado “cándida albicans” (por eso, también se la llama candidiasis oral) que se manifiesta en forma de manchas blancas en el interior de las mejillas, el paladar, la lengua y los labios.

Tiene el aspecto de la leche cortada o el yogur y por eso a veces no nos damos cuenta de qué se trata realmente. Para comprobarlo se puede pasar por la lengua una gasa estéril humedecida en agua hervida; si los puntitos blancos continúan ahí, se trata de muguet, sino las manchas desaparecerán.

En principio, es totalmente inocua, aunque a veces puede ser un poco molesta para el bebé, causándole ardor y por ende, el rechazo de los alimentos. En algunos casos más acentuados en los que la infección se extiende hasta la faringe es posible que impida la deglutición y produzca afonía, que se advierte cuando el niño llora.

El hongo desaparece en pocos días. Lo único que podemos hacer para eliminarlo es limpiar el interior de la boca del bebé con una gasa empapada en solución preparada con una cucharadita de bicarbonato disuelto en una taza de agua templada, previamente hervida. Hay que envolver el dedo con la gasa y dar ligeros toques en las zonas afectadas tres o cuatro veces al día hasta que las manchitas desaparezcan totalmente.

Aunque el muguet es más común que salga en los bebés pequeños, también puede aparecer en niños más grandes, sobre todo después de un tratamiento antibiótico, que altera la flora bacteriana de la boca.

Si notas que el bebés esta muy molesto, rechaza la comida o está afónico, consulta con el pediatra. Puede que notes también puntitos blancos en el culete a la hora de cambiarlo, se trata de la dermatitis por cándida, el mismo hongo extendido al intestino y eliminado con las cacas.

Más información | babysitio.com

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios