Compartir
Publicidad

Hábitos de higiene indispensables para el bebé

Hábitos de higiene indispensables para el bebé
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al igual que el embarazo debe hacer que los hábitos de higiene de la mujer se modifiquen en parte y sean más específicos, también la llegada del bebé a casa hará que sea necesario adoptar algunos nuevos hábitos de higiene, tanto para cuidar directamente el cuerpo del niño como también, como veremos en un próximo artículo, para mantener adecuadamente su ropa y su entorno.

Vamos por tanto a hacer un pequeño respaso a los hábitos de higiene indispensables para el bebé, de forma que le evitemos infecciones pero tampoco aislemos su sistema inmune.

Hábitos de higiene indispensables para el bebé

Cuando llega el bebé a casa es importante estar atentos a la evolución, ante todo, del cordón umbilical, y limpiarlo adecuadamente. Pero aparte de eso las verdaderas necesidades de higiene del niño no requieren muchas complicaciones.

Más adelante, a medida que el niño crezca, deberemos inculcarle hábitos de higiene adecuados que deberá ir interiorizando y practicando durante su infancia. De hecho, los hábitos de higiene que el niño adquiere durante su primera infancia le van a acompañar toda su vida.

Pero volvamos al bebé, por ahora. Para limpiarles bien las partes íntimas hay que ser cuidadoso y evitar que las heces entren en contacto con los genitales, siendo el procedimiento algo difereente en los niños y en las niñas.

Es importante cambiar de pañal frecuentemente para que no se produzcan irritaciones y limpiar al niño con productos adecuados, lo menos agresivos posible, preferiblemente sin químicos. Además de un hábito de higiene indispensable, el cambio del pañal es momento ideal para compartir juegos y mimos con el bebé, lo que, en buena parte, es también parte de su higiene, de la emocional.

Si es importante evitar que el niño tenga la ropa húmeda, sea por un escape de pis o por la leche que se derrame. En ese caso hay que cambiarlo para que no se irrite su delicada piel.

El baño diario no es necesario, y mucho menos con jabón, ni hay que ponerles talco luego. Dicho esto ya dependerá de si al niño le relaja pero desde luego no es necesario obsesionarse ni frotarlo para limpiarlo a fondo. Es un bebé, no baja a la mina.

Los oídos, la nariz y los ojos del bebé también pueden requerir una limpieza específica pero sobre todo, hay que ser cuidadosos y no dañarlos por querer limpiar demasiado a fondo.

Bebés con exceso de higiene

Espero haber aprendido algo si llego a tener otro hijo, pues confieso que yo era de esas madres obsesionadas por la higiene hasta un punto ya preocupante que se pasaron un año esterilizando todo y no ponían la casa a hervir porque no tenían una olla bastante grand.

El tener una madre que va armada con el amoniaco por la vida y la propia lógica de la atención en casa un bebé prematuro, hicieron que perdiera un poco el control y me volviera obsesiva de la higiene.

Cuando mi hijo llegó a casa pesaba menos de dos kilos y estuvimos recibiendo visitas de la enfermera de neonatos durante un mes, en una fórmula llamada hospitalización en casa. Las recomendaciones de cuidados de un bebé prematuro eran estrictas tanto en el lavado de manos, contacto con personas, acciones en caso de que alguno se resfriara y la higiene y esterilización de los biberones que tomó durante ese tiempo.

Yo no se si exageramos pero creo que, en este caso, repetiría lo hecho: escaso contacto con otras personas, no salidas a la calle durante un mes, lavado de manos frecuente, esterilización, todo eso combinado, claro está, con contacto piel con piel 24 horas y un esfuerzo para lograr la relactación completa.

Pero luego me costó dejar la obsesión por la higiene y andaba lavando y esterilizando todo demasiado. Hoy se que no es bueno para los niños sanos el exceso de higiene y que hasta puede debilitar el sistema inmune.

Esperamos que estos consejos sobre la higiene indispensable del bebé os sirvan y que podáis relajaros y disfrutar de vuestro pequeño cuando llegue a casa. Veremos, más adelante, que hábitos de higiene serán indispensables para mantener el entorno del bebé adecuadamente limpio, tanto en lo que se refiere a su ropa, sus juguetes, la casa, las mascotas y lo que encontremos cuando salgamos a la calle.

En Bebés y más | Llega el otoño y llega la gripe: cinco consejos para librarse de ella, ¿Por qué tienen que lavarse las manos tus hijos?, Esterilizar los artículos del bebé ¿sí o no?, La limpieza de la casa con niños, ¿misión imposible?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos