Sigue a Bebesymas

Sindorme de ovarios poliquisticos

El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es un desequilibrio hormonal muy común (de 6 a 8 mujeres de cada 100 lo padecen) y generalmente leve. También recibe los nombre de “Síndrome de Stein-Leventhal” (fueron los primeros en describir el síndorme, en 1934), “enfermedad ovárica polifolicular” o “enfermedad ovárica poliquística”.

El término “poliquístico” indica que hay varios pequeños quistes en uno o ambos ovarios, aunque por regla general no presentan ningún peligro ni necesitan ser extraídos. Los quistes son benignos, aunque muchos de los síntomas pueden causar angustia emocional.

No todas las mujeres con el SOP comparten los mismos síntomas. Algunas pueden presentar sólo alguno de ellos. El síntoma más habitual del SOP es una menstruación irregular, anormal, muy ligera o poco frecuente. Por ello, las mujeres que buscan un embarazo no pueden guiarse por calendarios o calculadoras de ovulación ni calendarios de fertilidad. Su ovulación no es cíclica, de ahí la dificultad para quedarse embarazada.

Pero, aunque haya un temporadas en las que no se ovule, sí hay momentos en que se es fértil: la menstruación consecuencia de la ovulación llega tarde o temprano, por lo que el embarazo es posible y habitual.

Muchas mujeres desconocen tener este síndrome y son madres. Algunas mujeres se enteran de que tienen SOP después de ser diagnosticadas tras haber sido madres después de embarazos sin complicación alguna.

No hay nadie mejor que el ginecólogo para orientar acerca del alcance del síndrome en cada mujer, y es muy habitual que nos tranquilicen ante la inquietud de si podremos quedar embarazadas y nos orienten al respecto, pues no tienen por qué darse complicaciones. La mujer con SOP no sufre amenorrea (desaparición de la ovulación y regla) sino oligomenorrea: frecuencia entre las menstruaciones superior al ciclo habitual.

La explicación fisiológica más probable del SOP es la siguiente. En algunas mujeres, el ovario no crea todas las hormonas que necesita para que cualquiera de sus óvulos madure. Los folículos (saquito que contiene los óvulos) comienzan a crecer y a acumular fluído, pero no llegan a soltar el óvulo, por lo que alguno puede convertirse en pequeños quistes.

La falta de maduración folicular y la incapacidad para liberar un óvulo probablemente son ocasionadas por bajos niveles de la hormona foliculoestimulante. La ovulación no ha ocurrido, por lo que no se crea la hormona progesterona: sin ella, el ciclo menstrual de la mujer es irregular o está ausente. Además, los quistes crean las hormonas masculinas o andrógenos, lo cual también se suma a la dificultad en la ovulación.

Ovarios poliquisticos

Es esa dificultad para quedarse embarazada lo que puede producir cierto malestar psicológico en la mujer, aunque existen síntomas más visibles que no en todas las mujeres se hacen patentes, pero que pueden acarrear más problemas de aceptación.

El síndrome en ocasiones también puede venir acompañado de un alto nivel de andrógenos. Los niveles de andrógeno elevados pueden conducir a acné, a un excesivo crecimiento del vello en cara y cuerpo, o a una calvicie de tipo masculina en el cuero cabelludo, aparte de a las irregularidades con la ovulación que ya hemos comentado.

También obesidad o un aumento de peso (sobre todo alrededor de la cintura) se asocian al síndrome, así como el acné, la piel grasienta, o caspa . Siempre será el médico especialista el que oriente a la mujer sobre el tratamiento de estos casos.

Lo mismo sucede en el caso de que la mujer tenga una sensibilidad reducida a la insulina (la hormona que regula el azúcar en la sangre) y que supone un factor de riesgo para la diabetes. Los niveles de colesterol también puede verse afectados y deberán ser controlados médicamente.

Hay varios métodos para lograr un equilibrio hormonal. Los síntomas son tratables con medicamentos (existen distintos tratamientos según el síntoma sobre el que se quiera actuar) y son importantes los cambios de dieta y ejercicio. El médico es el que nos planteará y todas esas opciones y recomendará la más adecuada para cada caso. Algunos medicamentos usados para tratar los síntomas de la poliquistosis ovárica comprenden las píldoras anticonceptivas, el citrato de clomifeno, la flutamida o la espironolactona.

Sin embargo, repito que es posible que, excepto una menstruación irregular, ninguno de los otros factores aparezcan o se manifiesten claramente en una mujer con ovarios poliquísticos ni ésta necesite ningún tipo de tratamiento porque no se produce ninguna complicación.

Tampoco pensemos que por un ciclo irregular en nuestra menstruación hemos de tener el síndorme de ovarios poliquísticos, ya que esta irregularidad puede deberse a múltiples razones. El síndrome cuenta con un diagnóstico claro que puede realizar un profesional médico mediante las pruebas pertinentes. El indicador más usado es la presencia de una imagen ecográfica característica de ovario poliquístico (observar en uno o ambos ovarios la presencia de más de 8 folículos menores de 10 milímetros de diámetro).

Recordemos que el SOP necesita ser controlado para prevenir problemas como los anteriores. Los objetivos del tratamiento se basan en sus síntomas, desee o no la mujer quedar embarazada, para disminuir las posibilidades de padecer diabetes, colesterol, hipertensión… y no caer en complicaciones.

Y, en cualquier caso, el arsenal terapéutico farmacológico con el que se cuenta da buenos resultados en el control de síntomas, y mejora las tasas de embarazos en las mujeres que desean ser madres en el caso de que necesiten tratamiento.

Más información | Young Women’s Health
Más información | Medline Plus
Más información | Imss
En Bebés y más | Cómo reconocer tu periodo de máxima fertilidad
En Bebés y más | Quedarse embarazada padeciendo el síndrome del ovario poliquístico
En Bebés y más | Abandona el estrés, recupera la fertilidad
En Bebés y más | Causas más frecuentes de infertilidad

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios