Sigue a

Ligadura de trompas

La ligadura de trompas es un método de esterilización bastante usual en las mujeres según datos del Instituto Nacional de Estadística, como también es habitual que algunas de ellas deseen después tener un hijo.

Sin embargo, a pesar de estos datos no son muchas las mujeres que deciden dar un paso atrás, y ello es porque no son muchas las que conocen esta posibilidad. Pero la ligadura de trompas no es un método de anticoncepción definitivo.

Sí que es posible quedarse embarazada tras una ligadura de trompas, y se puede llevar a cabo de 2 maneras: mediante la fecundación in vitro o mediante una reversión de la ligadura.

La fecundación in vitro resulta cara si se quieren evitar las listas de espera de los hospitales públicos, supone un mayor riesgo de embarazo múltiple y requiere la estimulación ovárica mediante tratamientos hormonales. Sin embargo, por encima de los 40 años ésta es la mejor opción.

Por debajo de los 40 años, la reversión de la ligadura ofrece altos índices de éxito. Esta operación de microcirugía alcanza hasta un 55% de éxito de embarazos, un índice que podría llegar al 70% en mujeres de menos de 35 años.

Sin embargo, para que la reversión sea efectiva son necesarias ciertas condiciones: que la técnica de la ligadura haya mantenido viable la parte distal de las trompas (terminaciones próximas al ovario) y que éstas tengan una longitud mínima de 4 centímetros para que no hayan perdido funcionalidad.

Si en la ligadura se ha extirpado la trompa o una parte importante de ésta, lo cual sucede en algunas intervenciones, entonces la reversión es imposible.

Lo mejor es consultar a nuestro médico el modo en que se llevó a cabo la ligadura y que nos oriente en el caso de que deseáramos tener un hijo para saber cuál es nuestra mejor opción.

Vía | El País
Más información | Ligadura de trompas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios