Compartir
Publicidad

El aborto natural o espontáneo es más común de lo que se piensa: por qué se produce (y por qué no)

El aborto natural o espontáneo es más común de lo que se piensa: por qué se produce (y por qué no)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre el 20 y el 30 % de los embarazos acaban en un aborto espontáneo. Estos abortos naturales son un mecanismo natural del organismo que reacciona ante un problema y no son causados por una caída, sin que la mujer haya hecho nada para provocarlo: ni la práctica de ejercicio, ni el sexo, ni el estrés, ni levantar objetos pesados, ni una caída leve ni por supuesto las náuseas, son los responsables.

El doctor César Lizán, director médico de Clínicas Eva, nos explica cuáles son las causas naturales que sí pueden provocar un aborto antes de la semana 20 de embarazo, aunque en la mayoría de las ocasiones sucede en el primer trimestre de embarazo.

Anomalías cromosómicas

Aunque no existe una prueba para evaluar todas las causas que llevan a abortar, sí se sabe que, en la mayoría de los casos, la principal razón son las anomalías cromosómicas.

Esto significa que el embrión resultante de la fecundación del óvulo por el esperma tiene un número incorrecto de cromosomas o que se produjeron errores en la división celular (los cromosomas se pierden o copian mal). En estos casos el embrión no es viable.

Los investigadores estudian si ciertos factores ambientales, como la ingestión de ácido fólico o la radiación, afectan a las probabilidades de sufrir anomalías cromosómicas, pero no existe ninguna prueba científica que respalde la idea y de momento se cree que el azar es el responsable de que aparezcan estas anomalías.

Estructura del útero y del cuello uterino

Tras algunos abortos, el médico puede realizar un examen el útero y el cuello del útero en busca de anomalías estructurales que pueden provocar que el embarazo no llegue a término.

  • Si el útero tiene una forma irregular o la mujer padece útero septo (un tejido extra que divide el útero en dos secciones), el embrión no podrá implantarse de forma adecuada. Puede ser necesaria una intervención quirúrgica para corregir el problema.

  • También puede ocurrir que el cuello del útero esté débil y pueda dilatarse de forma prematura. También tiene solución: añadir unos cuantos puntos para fortalecer el cuello del útero.

Infecciones

Ciertas infecciones bacterianas invaden el revestimiento uterino, impidiendo la implantación y el crecimiento del embrión, lo que provoca un aborto.

Si el médico detecta la presencia de estas bacterias puede recetar antibióticos para tratar el problema.

Además, hay que estar pendientes de otras infecciones que pueden afectar al embarazo y, en casos graves, poner en peligro la vida del feto.

Ingesta excesiva de alcohol

El alcohol puede aumentar las posibilidades de un aborto natural, pero solo tras beber grandes cantidades de alcohol.

Aunque es difícil saber con exactitud dónde se encuentra este límite, Ava explica que un estudio descubrió que las mujeres que consumen más de cuatro copas por semana tenían muchas más posibilidades de sufrir un aborto, en comparación con las que no tomaban nada de alcohol.

Así que ante las dudas: ni una gota de alcohol durante el embarazo porque sí llega al bebé.

¿Y si se confirma el aborto?

Aborto1

La señal más clara de que hay una amenaza de aborto es sufrir una hemorragia vaginal, que a veces se acompañan de contracciones dolorosas uterinas. Ante la menor pérdida de sangre, hay que acudir de inmediato a urgencias para comprobar si el cuello uterino está abierto o cerrado, y la vitalidad del feto con una ecografía.

En algunos casos el reposo es suficiente para prevenir un aborto espontáneo, pero si la causa de la amenaza es una anomalía genética, descansar no podrá impedir la pérdida del embarazo.

Además, si el médico confirma la peor de las sospechas, que el pequeño corazón del bebé se ha parado, hay que tener en cuenta dos aspectos principales: por un lado, los cuidados médicos que la mujer necesita y casi igual de importante su salud emocional, como pérdida que es.

  • Salud física. Según la causa que ha provocado el aborto, el médico optará por un tratamiento farmacológico, un legrado o simplemente recetará calmantes para el dolor de las contracciones uterinas y dejará que sea el propio organismo el que expulse el contenido uterino (si el embarazo es muy reciente).

Después de esto, la mujer volverá a revisión cuando deje de tener pérdidas y podrá buscar de nuevo el embarazo. Tendrá las mismas opciones de lograrlo que si no hubiera tenido un aborto anterior.

  • Salud emocional. Es cierto que poco o nada se suele hablar sobre los abortos espontáneos ni en los medios de comunicación, ni siquiera entre grupos de amigos.

Por suerte, comienzan a surgir voces hablando de su pérdida, como Michelle Obama, quien contaba en su biografía, que sufrió un aborto y hoy tiene dos hijas que nacieron por FIV.

También daba voz y rostro al tema la ilustradora Paula Bonet en su cuenta de Instagram tras haber sufrido su segundo aborto espontáneo en un año. Y asegura que "tenemos que saber a qué nos enfrentamos las mujeres para poder estar preparadas”.

Pero si nos ponemos a pensar, casi todas (por no decir todas) conocemos a alguien que ha tenido que pasar este mal trago y muchas veces en solitario, porque no lo ha compartido.

Mi hermana es una de ellas y un buen ejemplo de que los miedos a no poder tener otro bebé o a sufrir otro aborto, muchas veces son infundados. Después de nacer mi sobrina mayor tuvo un aborto espontáneo y, tras superar la tristeza y el vacío, se quedó embarazada sin problemas a los pocos meses y un año después llegó la pequeña de la casa.

Y también una compañera del departamento de maquetación y mi vecina de puerta, que luego tuvo mellizos.

Eso sí, cuando sucede, un poco de cariño y comprensión les viene muy bien. Porque el temor al fracaso, la sensación de vacío y la pérdida hay que superarla.

En Bebés y más | Tras cuatro años, siete intentos, tres abortos y 1.616 inyecciones, la vida se abrió paso, La vitamina D tendría un papel fundamental en la mejora de la fertilidad y en la prevención de abortos, según un estudio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio