Sigue a Bebesymas

Primer-trimestre


Una de cada tres embarazadas presenta alguna pérdida de sangre en el primer trimestre de gestación. Pueden ser provocadas por un problema menor o ser síntoma de que algo no va bien, pero siempre, como es normal, son motivo de gran preocupación en las embarazadas. Una de las causas más comunes de hemorragia durante los primeros meses son los hematomas intrauterinos en el embarazo.

A los hematomas intrauterinos se los conoce como hematomas interdeciduotrofoblásticos. Aparecen al producirse pequeños lagos de sangre en el interior de la cavidad endometrial, entre la capa más superficial del útero y el tejido propio del embarazo.

Es algo bastante frecuente en la primera etapa del embarazo, sin embargo su causa es desconocida. No suele estar acompañado de dolor abdominal y el sangrado puede ser variable (incluso puede no presentarse sangrado). En cualquier caso, siempre ante una pérdida de sangre en el embarazo hay que acudir inmediatamente al médico para que valore la causa.

En general, los hematomas intrauterinos no suelen provocar la pérdida del embarazo, especialmente cuando se observa latido cardíaco. En la mayoría de los casos, haciendo reposo los hematomas se reabsorben y desaparecen espontáneamente, aunque si el hematoma es muy grande tardará más tiempo en desaparecer y el sangrado será más largo.

Ante un hematoma, como medida de precaución, el embarazo se considera de alto riesgo y se realiza un control intensivo para valorar la evolución del mismo.

Hematomas intrauterinos

Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. Según donde están ubicados se dividen en: retroplacentarios, subcoriónicos o retrocoriónicos, marginales o supracervicales.

Ante una hemorragia, el ginecólogo realiza una ecografía para valorar el estado del feto y comprobar si la causa es un hematoma uterino. En el caso de no haber sangrado, el hematoma se detecta en la ecografía de control. El volumen del hematoma se mide usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm), la cual arroja el tamaño que presenta el hematoma dentro del útero.

El pronóstico del hematoma intrauterino se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: la ubicación y el tamaño.

Un hematoma pequeño o moderado sin compañía de otros síntomas tiene buen pronóstico y no suele constituir amenaza de aborto. A medida que el embarazo va avanzando la circulación se normaliza y la mayoría de los hematomas desaparecen gradualmente.

Si el hematoma es grande y está ubicado en un sitio comprometido puede estar relacionado a complicaciones en el embarazo como un desprendimiento de placenta o rotura prematura de bolsa lo cual puede producir un aborto o parto prematuro en las gestaciones más avanzadas.

Muchas mujeres sufren pérdidas en el primer trimestre de embarazo. Como dijimos antes, siempre son motivo de consulta. Si el médico detecta un hematoma intrauterino es importante seguir sus indicaciones, que seguramente serán reposo absoluto, prohibido relaciones sexuales y en algunos casos, progesterona.

Más información | Ecografía en Obstetricia y Ginecología – Google Books
Foto | virexmachina en Flickr
En Bebés y más | Pérdidas de sangre en el primer trimestre de embarazo

Deja un comentario

Ordenar por:

10 comentarios