Sigue a Bebesymas

Eco-12semanas

El ultrasonido es una técnica que utiliza ondas sonoras para mostrar imágenes del bebé dentro del útero materno. El ultrasonido, que haría referencia a la técnica empleada, también es conocido como ecografía, sonograma o ultrasonograma, y no presenta los inconvenientes de la radiación (por ejemplo de los rayos-X) para tener una imagen del interior del cuerpo.

El ultrasonido permite obtener información importante sobre la salud del feto y las condiciones presentes en el útero, por lo cual ha supuesto un gran avance para la salud del embarazo y neonatal en aquellos lugares en los que su uso está extendido.

La información obtenida gracias al ultrasonido en el embarazo permite al médico planificar la atención médica de la mujer embarazada y mejorar su calidad de vida, así como detectar determinadas anomalías en el feto o posibles problemas para el parto.

El ultrasonido temprano en el embarazo se realiza para comprobar que la implantación del embrión se ha producido correctamente o para confirmar que hay embarazo.

La ecografía transvaginal

El utrasonido temprano en el embarazo suele ser a través de una ecografía transvaginal, esto es, realizada a través de la vagina, y no externa, sobre la barriga, como es habitual en las ecografías posteriores.

Para realizar un ultrasonido transvaginal el especialista inserta una sonda, llamada transductor, dentro de la vagina. La sonda se cubre con un preservativo y un gel. Dicha sonda envía ondas sonoras que reflejan estructuras corporales y un ordenador las recibe y las utiliza para crear una imagen que se puede observar inmediatamente en una pantalla de imagen.

El especialista desplaza la sonda dentro del área para observar los órganos pélvicos. El examen generalmente es indoloro, aunque algunas mujeres pueden experimentar una leve molestia por la presión de la sonda.

Como veremos a continuación, el ultrasonido temprano es el primero que se suele realizar a la mujer embarazada para confirmar la gestación y obtener otras informaciones, y suele efectuarse mediante esta ecografía trasvaginal.

La ecografía transvaginal también se utiliza más adelante durante el embarazo para evaluar casos de amenaza de aborto espontáneo, examinar la placenta, buscar la causa de un eventual sangrado, vigilar el crecimiento del embrión o el feto a comienzos del embarazo.

También se puede emplear a modo de guía durante otros exámenes (como la amniocentesis) y, hacia el final del embarazo, para ver si el cuello uterino está cambiando o abriéndose cuando el trabajo de parto está comenzando tempranamente.

Primera ecografía

Cuándo se realiza el ultrasonido temprano en el embarazo

En los lugares en los que existe esta técnica de control prenatal, el ultrasonido transvaginal se realiza bastante temprano en el embarazo, entre las semanas seis y siete, para confirmar si existe un embarazo, diagnosticar un posible embarazo ectópico o molar, y hasta detectar los latidos cardíacos del embrión. Además gracias a los datos anteriores se puede saber si el embarazo es simple o hay más de un feto.

El embrión se puede ver en una ecografia transvaginal hacia las seis semanas de embarazo (a partir de la octava semana veremos el feto). Pero incluso antes se puede detectar el embarazo, ya que se puede ver el saco gestacional. Estas fechas son aproximadas, pues dependiendo de la precisión del equipo o de la habilidad del especialista para interpretar las imágenes se podrá obtener resultados antes o después.

Por ello en el ultrasonido temprano en el embarazo es posible que los latidos del bebé no sean detectados, pero eso no significa que exista un problema si, por ejemplo, hay un error en el cálculo del tiempo de embarazo y es muy temprano para detectarlo. En estos casos, se suele recomendar repetir el ultrasonido una o dos semanas después, o realizar una ecografía con la técnica doppler.

Dependiendo de los países y de los centros médicos en los que la mujer embarazada realice su seguimiento, el ultrasonido temprano en el embarazo será realizado antes o después. Incluso hay lugares en los que no se realiza la primera ecografía hasta las 16 o 18 semanas, que ya no podrían denominarse “tempranas”.

En cualquier caso, dado que la ecografía es una técnica segura tanto para la madre como para el bebé siempre y cuando sea utilizado de manera adecuada por profesionales, sería recomendable hacer un ultrasonido temprano para detectar cuanto antes cómo se ha iniciado el embarazo.

Sin embargo, hay que señalar que en las mujeres de bajo riesgo el ultrasonido es muy útil para descartar problemas, pero no es tan eficaz para detectarlos. Y, además de no detectar algunos defectos congénitos, el ultrasonido de rutina puede, en ocasiones, sugerir la presencia de un defecto cuando en realidad no existe ninguno, por lo que se recomienda hacer otros estudios para demostrar si el bebé está sano o no.

En definitiva, el ultrasonido temprano en el embarazo es un análisis prenatal que usa ondas sonoras para capturar la primera imagen del bebé en el interior del útero materno. Se trata de la primera ecografía que nos confirmará la noticia y nos ofrecerá más datos importantes para la salud del feto y la nuestra.

Más información | KidsHealth
Fotos | seamusiv y Kelly Sue en Flickr-CC
En Bebés y más | Pruebas prenatales: ecografía, Las ecografías en el embarazo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios