Sigue a Bebesymas

hermanos

En nuestro entorno, es bastante probable que el espacio entre embarazos se planifique y se tengan en cuenta factores diversos para decidir su idoneidad. Pero hay muchos lugares donde los nacimientos demasiado numerosos o demasiado seguidos ponen en peligro las vidas de las mujeres y representan una gran parte de las muertes de los recién nacidos.

Los riesgos de no dejar el espacio suficiente entre los nacimientos vienen dados por la reducción de nutrientes almacenados por la madre durante el primer embarazo, el desequilibrio hormonal que tiene lugar tras el primer parto y el estrés físico originado por el cuidado de los bebés.

Los problemas que se derivan de estas situaciones son, entre otros, riesgo de parto prematuro, de crecimiento intrauterino retardado, anemia materna, rotura prematura de membranas, hemorragias en la segunda mitad del embarazo y mortalidad intraútero.

La importancia de la planificación familiar

Por ello, como señala Unicef, la planificación familiar constituye uno de los medios más eficaces para mejorar el estado de salud de las mujeres y de los niños, una planificación que por desgracia no está al alcance de todos.

Más de 100 millones de mujeres en los países en desarrollo que están casadas o viven con un hombre informan que no disponen de acceso a métodos anticonceptivos.

El acceso de todos, incluidos los adolescentes, a los servicios de planificación de la familia, especialmente en los países donde las personas contraen matrimonio a una edad temprana, sumado al acceso universal a la educación, pueden prevenir muchas muertes y discapacidades entre las madres y sus hijos.

Bebés en fila

Dos años entre nacimientos

A este respecto, Unicef señala los puntos siguientes a tener en cuenta:

  • Para preservar la salud de la madre y de los hijos, es preciso que se produzca un intervalo de dos años entre los nacimientos.
  • A partir del cuarto hijo aumentan los riesgos para la salud derivados del embarazo y del parto.
  • Los servicios de planificación familiar pueden ofrecer a las personas los conocimientos y medios adecuados para planificar el momento de empezar a tener hijos, cuántos quieren tener, el intervalo de tiempo entre los nacimientos y cuándo dejar de tener más. Existen muchos métodos seguros y aceptables para evitar el embarazo.
  • La planificación de la familia es responsabilidad del hombre y la mujer: todos tienen que conocer los beneficios que representa para la salud.

Además, señalan los riesgos de los embarazos adolescentes (antes de los 18 años, cuando el organismo de la mujer no está suficientemente preparado) y después de los 35 años.

Hay estudios recientes sugieren que debería haber un intervalo de tiempo de al menos seis meses entre el nacimiento de un bebé y un nuevo embarazo, y que si este periodo se de más de once meses, los resultados son todavía mejores, pues existen menos riesgos potenciales para la salud de la madre y el bebé.

Aunque también hay otros estudios que amplían el periodo “de seguridad” a los 18 meses entre uno y otro embarazo y, como vemos, Unicef establece el espaciamiento entre nacimientos en dos años.

Y es que, aunque en nuestro entorno, con un seguimiento médico adecuado, los riesgos están más controlados, es cierto que hay ciertas comunidades donde no hay control ni planificación familiar y los embarazos próximos y numerosos sí constituyen un riesgo.

El espaciamiento tras un parto por cesárea

En el caso de las cesáreas, y en un entorno adecuado de control prenatal y asistencia médica, se aconseja esperar por lo menos 18 meses para la búsqueda de un nuevo embarazo.

Hasta hace poco tiempo se consideraba que debían pasar dos años de la cesárea para poder tener chances de un parto vaginal, pero poco a poco va quedando constancia de que el parto vaginal después de cesárea es una opción cada vez más segura.

Actualmente para los partos siguientes no sólo se evalúa el tiempo que ha pasado desde la cesárea, sino que se evalúan otros factores como la causa de la cesárea previa, condiciones obstétricas adecuadas para un parto vaginal, tamaño del bebé, etc…

En definitiva, vemos que al hablar del espaciamiento entre embarazos y nacimientos las recomendaciones varían según los estudios y los contextos, pues no es lo mismo un embarazo planificado y controlado que otros que no lo son, y los riesgos además aumentan cuanto más joven es la madre y más embarazos se produzcan.

Más información | Unicef
Fotos | Mario Spann y Mike Babcock en Flickr-CC
En Bebés y más | El tiempo más prudente entre embarazos, ¿Cuánto esperar para volver a intentarlo después de un aborto?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios