Síguenos

Contracciones de Braxton Hicks

Alrededor de la vigésima semana de gestación, incluso antes, el útero se contrae y se endurece por momentos preparándose para el parto. Como todo músculo, el útero debe tener cierto entrenamiento para soportar el trabajo de parto. Estas contracciones se caracterizan porque abarcan todo el útero, comenzando en la parte superior y extendiéndose gradualmente hacia abajo: son las contracciones de Braxton Hicks.

Aunque indoloras, son algo incómodas; sentirás que tu abdomen se endurece y una cierta tensión abdominal cuando aparecen. Las contracciones de Braxton Hicks suelen durar aproximadamente 30 segundos.

A medida que el embarazo avanza, estas contracciones se van tornando más frecuentes y duraderas, incluso dolorosas. Serás capaz, sin duda, de diferenciarlas de las contracciones de parto, pues son muy diferentes. Las contracciones de parto son muy regulares, suceden cada 2 o 3 minutos y llegan a durar 90 o 120 segundos cada una, sin contar que no pasan desapercibidas porque la mayoría de las veces son dolorosas.

¿Cómo aminorar los síntomas de las contracciones de Braxton Hicks? Las recomendaciones son muy sencillas.

Si sientes que tu abdomen se tensa, descansa y relájate. Acuéstate de lado y monitorea las contracciones por una hora, cambiando de posición. Resulta muy útil también levantarse y dar un paseo.

Atención, observa:

  • Más de 4 contracciones por hora si tienes menos de 36 semanas de embarazo o más de 5 contracciones si tienes más de 36 semanas.
  • Contracciones acompañadas de dolor abdominal, de espalda o pélvico.
  • Contracciones acompañadas de cualquier tipo de flujo vaginal inusual.
  • Historial de parto prematuro.

Si presentas cualquiera de estos síntomas o tienes dudas, consulta de inmediato a tu médico.

Más información | Medline

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario