Sigue a

aborto espontáneo

Una de las situaciones que preocupan a las embarazadas, especialmente en el primer trimestre pero también a lo largo de toda la gestación hasta la semana veinte, es el aborto espontáneo. En este artículo vamos a explicaros qué es y porqué sucede.

¿Qué es un aborto espontáneo?

Un aborto espontáneo es aquel que se produce antes de la semana veinte provocado por causas, conocidas o desconocidas, pero no intencionadas.

La mayoría de los abortos espontáneos se producen durante el primer trimestre de gestación. Las causas no siempre llegan a determinarse, pues son, muy posiblemente, problemas genéticos que hacen que el embrión no sea compatible con la vida y no sigue adelante.

A pesar de que una mujer embarazada puede sufrir un aborto espontáneo por un trauma físico o quizá hasta emocional, el relacionar el aborto espontáneo con prácticar deporte o sexo es un error. No suele haber una “culpa”, la razón es, generalmente natural. Eso no evita que la madre y el padre se sientan emocionalemente afectados, como veremos más adelante.

En ocasiones se puede presentar una amenaza de aborto, determinada por un sangrado inesperado. Se debe acudir al médico que, analizando el estado del cuello del útero y con una ecografía señalará si el hijo esperado sigue con vida. En esos casos es el médico el que determinará si es preciso hacer reposo u otras medidas de contención.

Síntomas del aborto espontáneo

El embarazo es un proceso complejo y los síntomas de un aborto espontáneo, aunque bastante claros, no siempre significarán una pérdida gestacional.

Los síntomas de un aborto espontáneo más característicos son una metrorragia (sangrado vaginal) más abundante que la del sangrado de implantación y especialmente con coágulos, dolores abdominales más fuertes que los de la regla y lógicamente, la constatación ecográfica de la ausencia de actividad del embrión o feto.

Tipos de aborto espontáneo

La terminología médica puede causar cierta confusión en un momento tan duro, por eso es conveniente conocerla para comprender bien lo que está sucediendo. Existen varios tipos de aborto espontáneo.

Los abortos precoces son aquellos que se producen antes de la semana doce de gestación y son la mayoría de ellos, hasta el 80%. En algunos casos incluso se producen antes de que la madre sea consciente de estar embarazada.

Los abortos tardíos se producen entre las semanas doce y veinte del embarazo y suelen precisar atención médica. Si la pérdida del bebé sucede a partir de la semana veinte ya no se habla de aborto, sino de parto prematuro, incluso si el bebé había fallecido antes del parto. Aunque el sufrimiento emocional no puede cuantificarse por las semanas de embarazo la situación de un aborto tardío o de un parto prematuro puede resultar especialmente traumática y hay que extremar el cuidado emocional a la madre y al padre también.

Si el cuello del útero está entreabierto pero no se ha expulsado el embrión o el feto se habla de un aborto incipiente; cuando se presenta borrado se hablará de un aborto inevitable. En ambos casos habrá contracciones y sangrado, que irán determinando el avance de la pérdida gestacional.

Un aborto completo es aquel en el que ya se ha producido la expulsión del contenido del útero de forma natural; un aborto diferido es aquel en el que se determina la muerte fetal pero no se produce la expulsión espontánea del contenido uterino y suele ser necesario intervenir con un legrado o con medicamentos, a fin de evitar la sepsis o infección. Sin embargo, en algunos casos, se puede optar por un manejo expectante de la evolución de la madre para evitar el legrado, siempre bajo estricto control médico para evitar riesgos.

Después de un aborto espontáneo

La mayoría de las mujeres que han sufrido un aborto espontáneo no tienen problemas para tener más hijos, sin embargo, en algunos casos, si puede producir complicaciones en el embarazo posterior.

Cuando se producen tres abortos espontáneos se va a hablar ya de abortos recurrentes y se analalizá si hay problemas para concebir o enfermedades genéticas. En algunos casos se habla de que estos abortos recurrentes se relacionan con un fallo para distinguir los embriones no viables, aunque la causa más habitual que se indica es la trombofilia, un desequilibrio en la coagulación de la sangre.

Aspectos emocionales del aborto espontáneo

Aunque a veces el entorno niega el dolor de un aborto, existen aspectos emocionales ligados al aborto espontáneo que es imposible negar. Dolor, pena, miedo a un nuevo embarazo y un verdadero duelo por el hijo amado son sentimientos que hay que aceptar como normales y nunca minimizarlos.

Terminamos rescatando las palabras que el ginecólogo y psiquiatra Emilio Santos, autor del libro La Cuna Vacía transmitió en una entrevista que concedió a Bebés y más.

¿Como puede una mujer que perdió un bebé en el parto o en el embarazo afrontar de nuevo el gestar un hijo sin sentir miedo?

El aborto espontáneo y la pérdida de un embarazo son eventos que debemos entender como algo que sucede en la naturaleza, una semilla puede llegar a producir una bella planta o puede no llegar a germinar o hacerlo pero no progresar. La naturaleza es así. No tenemos más remedio que aceptar la naturaleza como es. Cuando una mujer ha sufrido un aborto necesita pasar por un proceso emocional que puede ser duro, pero que también es un proceso de maduración, un proceso de aceptación. El buen profesional sabe respetar la importancia que para la mujer este proceso conlleva. Un error muy habitual por parte de los profesionales es intentar ayudar a olvidar o intentar contribuir a minimizar este proceso.

¿Qué debería hacerse para ayudar a estas mujeres?

El error del que hablaba se traduce en frases bien intencionadas pero equivocadas como : “ Ya tendrás otro bebé”, “Esto no es nada”, “Olvídalo”. La mujer que ha sufrido un aborto lo ha vivido como algo muy impactante y muy importante.

Necesita su tiempo de duelo, su tiempo para digerirlo, su tiempo para aceptarlo, y sus rituales para darle a ese bebé perdido la importancia que se merece. Cuando esa mujer tenga otro embarazo, será otro diferente; no se puede pretender que una madre substituya a un hijo perdido por otro hijo venidero. Son seres diferentes y cada uno debe tener su lugar en la mente de sus seres queridos. De lo contrario se pueden producir ciertos trastornos psicológicos en el nuevo hijo o en los propios padres.

Esperamos haber podido ayudaros a comprender las causas, síntomas y tipos del aborto espontáneo y a entender, también, los aspectos psicológicos de las pérdidas gestacionales, algo que debemos tener en cuenta si nosotros o alguien de nuestro entorno debe pasar por esta dolorosa situación.

Foto | Rebeca López. Kisikosas
En Bebés y más | Abortos naturales: ¿se pueden prevenir?, Abortos naturales: causas y tipos de aborto, No estás loca. Entrevista a la psicóloga Mónica Álvarez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios