Sigue a Bebesymas

Ve el video en el sitio original.

Ultimamente hemos hecho unos talleres en casa con amiguitos y lo han pasado genial, incluso cuando han venido los más pequeños, y os voy a proponer algunas de esas actividades para que podáis hacerlas con los niños a partir de cuatro años. Hoy os propongo una tarde de experimentos con huevos.

Estos talleres científicos, incluso cuando los niños todavía no asimilan las explicaciones teóricas, sirven para que comiencen a desarrollar el placer por el conocimiento, el disfrute del descubrimiento y el elaborar teorías. Además, si los hacemos con intención lúdica pueden permitirnos organizar actividades muy divertidas.

Para los experimentos de hoy necesitaremos huevos (crudos y cocidos), cerillas, una botella de boca ancha, vinagre y alcohol. Dado que estamos hablando de niños pequeños la manipulación la debemos hacer nosotros con las cosas más peligrosas pero siempre hay cosas en las que nos van a poder ayudar y os aseguro que van a disfrutarlo mucho. Eso si, debéis explicarles que no pueden hacerlos solos y que estos huevos ya no van a poder comérselos.

Huevos de goma

Para este experimento necesitamos un huevo crudo, vinagre y un recipiente. Al final obtenemos un huevo sin cáscara y con una consistencia como de goma, tanto que puede hasta botar un poco, aunque tenemos que tener cuidado de no hacerlo demasiado fuerte.

Este experimento tardará un par de días en estar terminado, pero desde el principio podremos ir observando el efecto que hace el vinagre que disuelve la cáscara al reaccionar el ácido con el carbonato cálcico. Poco a poco la cáscara de irá cubriendo de burbujitas, dejando una substancia viscosa flotante y al final, aumentando el huevo de tamaño. A los dos días, cambiando el vinagre un par de veces, observaremos como el huevo bota como si fuera una pelotita de goma.

Huevos fritos sin fuego

Ve el video en el sitio original.

Los huevos fritos son un plato que les encanta a los pequeños. Pronto comprenden que es el calor al que ponermos el aceite el que cambia la estructura de alimento, pero podemos hacer este curioso experimento en el que es el diferente PH el que consigue que friamos un huevo sin fuego. La explicación la debemos adaptar al nivel del niño, pero incluso con palabras sencillas pueden ir acostumbrándose a conceptos científicos pues la ciencia, precisamente, explica las experiencias con la materia que van a tener en su día a día.

Necesitamos un huevo crudo, un recipiente y una botella de alcohol del botiquín. Al cascar el huevo (eso seguro que los niños se animan a intentarlo) y añadirle alcohol veremos como el huevo se pone blanco y compacto, con el mismo aspecto que frito en aceite, pero, por supuesto, incomestible.

Huevos dentro de una botella

Ve el video en el sitio original.

¿Es posible meter un huevo cocido en una botella que tenga el cuello más estrecho que el huevo? Seguro que, si les dejáis, lo van a intentar. Apretando y hasta aplastando el huevo. No importa mancharse un poco, lo que cuenta es el trabajo intelectual que conlleva la comprensión de los tamaños.

Pero una vez desistan les podéis enseñar como se puede hacer, aunque, en este caso, deben ser espectadores ya que vamos a usar una botella de cristal y cerrillas. Encendemos las cerillas y las metemos dentro de la botella, tapando la entrada con el huevo cocido (sin cáscara).

El fuego consume el oxígeno creando un vacío dentro de la botella, vacío que produce una intensa atracción hacia el huevo cocido, que entrará, estrujándose, dentro del estrecho cuello atraído por la intensa presión.

Con este experimento podemos explicarles algo que ya seguramente saben, que el aire no es un vacio aunque no se pueda tocar, sino que tiene una materia gaseosa que también existe. El concepto de gas, vacio y presión, dentro de sus posibilidades, os ayudará a que entiendan lo que ha sucedido. Y desde luego les asombrará.

Huevos pelados sin manos

Ve el video en el sitio original.

Es muy divertido pelar un huevo sin las manos, aunque los niños no consigan soplar con tanta fuerza para conseguirlo al principio, les encantará ver como sale disparado el huevo con la potencia del chorro de aire de tu boca.

Espero que con estas ideas podáis preparar vuestro taller lúdico de ciencias y hacer vuestros primeros experimentos con huevos en vuestra propia casa, haciendo del aprendizaje un momento divertídisimo con los niños. Habrá más talleres de ciencias que os voy a ir proponiendo.

En Bebés y más | Educa-ciencia, talleres de astronomía para niños, Talleres de verano en el Museo de Ciencias de Madrid, Los viajes de la patata, taller del Museo de América, Mantequilla casera, nutrición y diversión

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario