Sigue a Bebesymas

bits de inteligencia

Los bits de inteligencia que tan de moda están, en realidad parten de un concepto bien sencillo y natural en los humanos, o al menos tan natural como ver objetos y reconocerlos por su nombre. Los bits de inteligencia son unidades de información, tarjetas de información visual que constituyen un método de estimulación temprana, basado en la visualización (y escucha) repetitiva de dichos bits.

El “creador” de los bits de inteligencia (aunque estoy segura de que este método era frecuentemente usado con anterioridad como juego) fue Glenn Doman, fisioterapeuta estadounidense, y los definió como:

Unidades de información que se presentan a los niños de una forma adecuada. Su realización concreta se encuentra en la utilización de una ilustración o dibujo muy preciso o una fotografía de buena calidad acompañado de un estímulo auditivo, que consiste en enunciar en voz alta lo que representa.

Como vemos, se trata de un concepto sencillo que probablemente muchos de vosotros hayáis usado con vuestros hijos sin saber que se trataba de bits de inteligencia.

De hecho, estas tarjetas pueden ser elaboradas por nosotros mismos de manera muy sencilla, aprovechando dibujos o fotos de revistas, de envases, con procesadores de texto e imagen, o simplemente con un folio o cartulina y rotuladores para dibujar. Además, existen generadores de fichas personalizadas que se pueden emplear como bits.

Algunas fichas simplemente están formadas por el dibujo o fotografía, que han de ser sencillos, sin detalles pequeños, fácilmente reconocibles, y otras se acompañan de la palabra escrita. Lo que importa es que el adulto que le muestra las tarjetas al bebé (o que lo deja manipularlas) le vaya diciendo qué nombre recibe lo que aparece en cada tarjeta.

Se suelen agrupar por temas o categorías, los hay dedicados a los animales, las prendas de vestir, los alimentos, los números o hasta las señales de tráfico (aquí ya entra en juego el lenguaje simbólico)...

Lo que triunfa de este “método” es la conjunción de dos términos tan valorados en la actualidad, estimulación e inteligencia, y que a veces lleva a pensar que nuestros hijos serán genios precoces. Y, aunque no sea así, los bits de inteligencia sí conllevan algunos beneficios, que no son exclusivos de los bits (se pueden lograr con otros métodos):

  • Los bits de inteligencia ayudan a mejorar la atención y concentración de los niños en las tareas.
  • Ayudan a desarrollar y estimular el cerebro, la memoria y el aprendizaje.
  • Contribuyen al desarrollo visual y auditivo del niño.
  • Aprendizaje de vocabulario.

Respecto al aprendizaje de vocabulario, soy de las que opina que si no sabe decir una palabra al año y la sabe decir al año y medio, no sucede nada. De hecho, las diferencias en cuanto a la adquisición de las lenguas es muy diferente en cada niño y no significa que no vayan a saber comunicarse cuando crezcan.

Según su “creador”, el mejor momento para poner en práctica este método, es cuando el niño no supera los seis años de edad. Habría que repetir la presentación de las mismas diez tarjetas tres veces al día (en sesiones separadas entre sí), durante cinco días seguidos, o parar antes si observamos que el niño se cansa.

Lo cierto es que esta secuenciación tan repetitiva no me parece demasiado atractiva para los niños, personalmente prefiero utilizar los “bits de inteligencia” o tarjetas de información como juego con los niños, y no como un método con un fin determinado. Que en realidad ya es mucho, pues jugando es como se aprende.

Más información | Red Tic
Foto | Buster Benson en Flickr
En Bebés y más | Fichas de actividades para niños de tres años, cuatro años y cinco años, Los bebés que gesticulan desarrollan un mayor vocabulario, Bits de inteligencia y estimulación temprana

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios