Sigue a Bebesymas

lactancia materna

Cuando somos padres por primera vez las dudas y temores se presentan inevitablemente y más si el entorno interviene con consejos y comentarios desafortunados. La cuestión fundamental que puede ayudaros es mantener la calma y dejaros guiar por vuestro instinto de protección y por lo que vuestro hijo, sin hablar, os comunica. De todos modo, aqui van algunos consejos para papás primerizos. Vamos a empezar por la lactancia materna.

Consejos para papás primerizos: lactancia materna

Parece de cajón, pero lo de que la lactancia materna sea a demanda es que a veces hay que aclararlo. Y de nuevo es sencillo, la lactancia, en un bebé sano, es a demanda y a demanda es a demanda. El reloj es vuestro hijo y él pedirá cuando tenga que comer.

Si pide cada diez minutos, hay que darle la teta. Si mama una hora, teta. Nada de darle cada tres horas ni contar ni diez, ni quince ni treinta minutos a cada pecho. Dejádle mamar que el solo va a pedir lo que necesite. Hay que revisar la postura y que moje pañales adecuadamente, pero, fuera de eso, cada niño es un mundo diferente.

El estómago del bebé es realmente muy pequeño cuando nace y la cantidad de leche que va a tomar en cada tetada es, lógidamente, minúscula. Por eso es completamente norma que pida casi continuamente y además, cuanto mayor sea la succión bien asentada, más aumentará la producción.

Otras cosas que hay que tener en cuenta es que algunos bebés van a regurgitar leche después de mamar y, mientras no existan otros síntomas como dolor o pérdida de peso, no hay que preocuparse especialmente.

Tampoco hay que obsesionarse con que el bebé eche los gases, especialmente si hablamos de lactancia materna y sobre todo si el pequeño se queda dormidito mamando. Nada de darle meneos si está dormido, y mucho menos golpearle la espalda. A veces basta con incorporarlo un poco y darle unas pasaditas suaves por el espalda, pero, en general, si el bebé descansa en nuestros brazos o si al rato echa un eructo, nos daremos cuenta que no hay que hacer nada más.

Como os decía, es perfectamente normal y deseable que el bebé se quede dormido al pecho. Es más, es lo esperable y ver esa carita de satisfacción es maravilloso. Si se queda dormido mamando, chorreándole la leche por la comisura de la boca, es que todo anda bien. Esa dulce cara es una de las grandes alegrías de la lactancia. No hagáis ni caso a los supuestos expertos que amenazan con que el niño nunca dormirá sin teta.

Esos absurdos consejos sobre que si se duerme mamando nunca aprenderá a dormir sin teta son para robots y no para bebés humanos, ni caso, simplemente no hagáis ni caso, son tonterías. Lo normal es que un bebé se quede dormido mamando y solo os deberíais preocupar si es un pequeño con bajo peso o mal agarre que no toma suficiente pecho.

Mañana, consejos para papás primerizos que se enfrentan a dificultades son la lactancia y algunas orientaciones básicas para afrontarlas. Tened en cuenta que estos consejos son muy generales y que os va a ayudar mucho aprender y profundizar en este tema.

En Bebés y más | “La lactancia materna tiene que ser a demanda, da igual que hayan pasado cinco minutos o cinco horas”. Entrevista a Mónica García Calzada (I), Diez pasos hacia una feliz lactancia materna, Lactancia materna, todo lo que necesitas saber

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario