Publicidad

Tener hijos resta calidad de sueño durante los siguientes seis años (y probablemente más) después del nacimiento del primer hijo

Tener hijos resta calidad de sueño durante los siguientes seis años (y probablemente más) después del nacimiento del primer hijo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Es sabido por todas las personas, con o sin hijos, que los primeras semanas y meses después de tener un bebé, la cantidad y calidad de horas que descansamos disminuye de forma considerable. Entre esos primeros meses en los que el bebé despierta frecuentemente por las noches, y nuestro nuevo instinto de padres que siempre está alerta, no es de sorprendernos que estemos siempre agotados.

Sin embargo, hay algo de cierto en esa frase (a veces molesta) que suele decirse tras tener un bebé: "no volverás a dormir una noche completa". Un estudio reciente, tener hijos resta horas y calidad de sueño, al menos durante los siguientes seis años después del nacimiento del primer hijo.

El estudio

Realizado en Alemania y publicado en la revista Sleep, de la Sleep Research Society (Sociedad de la Investigación del Sueño), el estudio analizó los reportes del sueño de más de 2.400 mujeres y 2.100 hombres para conocer cómo y cuánto afectaba en su descanso la llegada de los hijos.

A través de entrevistas realizadas cada año entre 2008 y 2015, los padres y madres participantes reportaron su satisfacción con el descanso, así como la cantidad que obtenían de éste cada noche. En el grupo, había padres y madres de uno, dos y hasta tres hijos, y se analizó a través de modelos de regresión los cambios en sus patrones de sueño tras tener hijos.

Como era de esperarse, la satisfacción y calidad del sueño declinó de forma muy fuerte tras el parto del primer hijo y alcanzó su punto más bajo durante los primeros tres meses de postparto, para después ir recuperando un poco de éste, conforme el bebé comenzaba a dormir más horas en los meses siguientes.

Tanto padres como padres reportaron no haber recuperado en su totalidad las horas y calidad de sueño a los seis años después de haber tenido a su primer bebé, en comparación con las que tenían antes de convertirse en padres, pues aunque los niños eventualmente comiencen a dormir toda la noche, muchos aún continúan despertando ocasionalmente por diversos motivos, como una pesadilla o enfermedad, por lo que se siguen perdiendo horas de sueño.

Pero aunque la crianza se divida en pareja, en la mayoría de las familias la madre tiende a ser la cuidadora principal, por lo que naturalmente, las mujeres se vieron más afectadas en sus patrones de sueño que los hombres.

Ellas reportaron que en total, sumando las horas de sueño que tuvieron durante los primeros tres meses después de haberse convertido en madres, perdían en promedio una hora por noche, en comparación con la cantidad de horas de sueño que tenían antes del nacimiento de su bebé.

Posteriormente, durante todo el primer año reportaban haber perdido en promedio 40 minutos, mientras que seis años después, perdieron 25 minutos. Además, seis años después su calidad de sueño también era menor.

En el caso de los padres, ellos reportaron haber perdido solamente 13 minutos de descanso por noche durante los primeros tres meses del postparto, aunque seis años después aún su calidad de sueño era menor a la que tenían antes de tener a su bebé.

Como dato curioso de este estudio, se encontró que el número de hijos no afectaba. Podría pensarse que a mayor cantidad de hijos padres y madres perdían mayores cantidades de sueño, pero en realidad, esto no influía grandemente.

Pero independientemente de los resultados de este estudio, no se trata de una competencia o de decir quién duerme más y quién duerme menos. Lo ideal es compartir la crianza de la mejor manera que a cada pareja le funcione, responsabilizándose ambos en cuidar a los niños también durante la noche dentro de la medida de sus posibilidades.

Foto | iStock
Vía | Working Mother

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir