Cómo volver a la rutina después de las vacaciones de Navidad y empezar el año con buen pie

Cómo volver a la rutina después de las vacaciones de Navidad y empezar el año con buen pie
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Tras estos días de vacaciones de Navidad, de comidas y cenas navideñas, fiestas y, viajes para ver a familiares en algunos casos, los horarios y las rutinas que teníamos se han desestructurado del todo. Y es normal que nos sintamos a medio gas o un poco confundidos. Y con los niños ¡igual!

Por ello hemos elaborado algunas ideas para volver a la rutina en familia después de estas vacaciones y empezar el año con buen pie, afrontando el 2023 con optimismo. ¡Toma nota!

Claves para volver a la rutina: paso a paso y con optimismo

1. Paso a paso

Para empezar, es importante asumir que la vuelta a la rutina será progresiva, es decir, paso a paso, no nos agobiemos. No pretendamos que sea todo de la noche a la mañana, porque eso sería poco realista.

Además, necesitamos un proceso de adaptación para la vuelta a la rutina, tanto nosotros, los adultos, como los niños. Deben regularse de nuevo los horarios de comidas, de ir a la cama, de tareas, etc.

2. Metas a corto plazo y realistas

Por todo esto es importante marcarse metas u objetivos, relacionados con la vuelta a la rutina, que sean realistas y asumibles (y centrados en una sola cosa). Por ejemplo, en lugar de plantearnos "este lunes ya volvemos a los horarios habituales en casa", tal vez sea mejor pensar "este lunes empezamos a ajustar el horario de ir a la cama".

Es decir, mejor empezar por pocos objetivos y progresivamente, ir añadiéndolos. No tiene sentido pretender que la rutina vuelva a ser la misma en dos días, por ello las metas realistas y a corto plazo pueden ayudarnos.

3. Hacer una lista de rutinas

En lugar de apuntar los clásicos "propósitos de año nuevo", podemos optar por hacer una lista de rutinas, para el 2023, con los niños. La idea es hacerla todos juntos.

Podemos también clasificarlas en diferentes grupos; rutinas del cole, rutinas de tareas de casa, rutinas de extraescolares, de la alimentación y el sueño... y enfocarlo como un juego o incluso, como una votación.

Por ejemplo, las tareas que ganen más votaciones, serán las escogidas, o apuntar las rutinas en trozos de papel, ponerlas en una caja e irlas sacándolas y votando.

4. El juego o las manualidades: nuestros aliados con los niños

Como hemos visto, a la hora de volver a incorporar las rutinas en el hogar, el juego puede servirnos para implicar y motivar a los niños.

Otra idea relacionada con ello es diseñar un juego de preguntas y respuestas personalizado. Por ejemplo, dibujar el rosco de pasapalabra con todas sus letras y añadir las tareas que queremos implementar en cada letra. Lo introduciremos así, a modo de adivinanzas con los niños: "vamos a buscar tareas que deberemos hacer en casa"...

  • Con la A: "Árbol": deshacer el árbol de Navidad.
  • Con la B: "Basura": acompañar a papá a tirar la basura.
  • Con la C: "Cama": hacer la cama cada mañana.
  • Etc.

También lo podemos hacer a través de una manualidad, dibujando y diseñando el nuevo horario de vuelta a la rutina con ellos, y colgándolo en la nevera.

5. Empezar alguna rutina dos días antes de la vuelta al trabajo o al cole

Otra idea que te puede venir bien es empezar la rutina dos días antes de la vuelta al trabajo o la vuelta al cole de los niños. Por ejemplo, empezar a ir a dormir a la hora de siempre, preparar la lista de las cosas que hacer o tareas pendientes del trabajo o revisar la agenda escolar en el caso de los niños. Se trata de decirle a nuestro cerebro que la rutina se acerca, y que vaya preparándose, para que la vuelta no sea tan dura. ¡Ánimo!

6. Tomaros tiempo para agradecer las cosas buenas de estos días

Para empezar el año con buen pie, no solo es importante ir estructurando las rutinas y prepararnos, sino agradecer el pasado y empezar con una mentalidad positiva. Y es que, enfocarnos en esta nueva etapa de forma optimista, requiere cargar las pilas de energía positiva. Pero, ¿cómo?

Por ejemplo, agradeciendo las cosas buenas de estos días de vacaciones. Así que, tomaros un ratito en familia para comentar estos días; cómo han ido, a quién hemos visto, cómo nos hemos sentido... y sobre todo, qué cosas nos han hecho sentir bien. ¿Qué recuerdos positivos guardamos de estos días? Repasemos juntos estos recuerdos, miremos fotos si las hemos hecho y agradezcamos estos buenos momentos que nos llevamos.

7. Buscar la motivación

Finalmente, es importante encontrar la motivación para encarar la vuelta a la rutina con optimismo, tanto en nosotros como en los más pequeños. Con los niños podemos hablar de las cosas buenas que tiene volver al cole; encontrarse con sus amigos, explicarles qué han hecho estos días, volver a las actividades extraescolares...

Y en nosotros, como adultos, igual. ¿Hay algo positivo de volver a la rutina? ¿Qué dirías que es? Busca tu propia motivación. También puede animaros a todos el hecho de preparar algún plan divertido para el fin de semana, para que la vuelta sea más amena y tengáis esa motivación al final de la semana.

Foto portada| Freepik Freepik

Temas
Inicio